Mercado laboral
Imagen de la competición nacional de FP.
Imagen de la competición nacional de FP.

Las empresas piden un contrato sin límite de edad y abierto a turnos para la FP dual

Empresarios y expertos piden eliminar los límites de edad y permitir los turnos

Educación ultima una norma para desarrollar este modelo formativo

El ministerio de Empleo se ha comprometido con los agentes sociales y las comunidades autónomas a negociar una reforma del contrato de formación y aprendizaje “para impulsar la Formación Profesional Dual”, en especial en el ámbito de las pymes. Sin embargo, la reforma legislativa de este tipo de formación está en estos momentos en el seno del Ministerio de Educación, por lo que los empresarios de la patronal CEOE urgen a que los cambios contractuales --que debría liderar Empleo-- se produzcan cuanto antes.

Estas modificaciones del contrato de formación que quieren los empresarios persiguen eliminar el actual tope de edad para la celebración de esta modalidad contractual –actualmente fijado en 30 años– y permitir que los contratados por formación puedan hacer turnos de trabajo, nocturnos o de fines de semana, algo a lo que ahora no están autorizados.

Además, persiguen que estos contratos establezcan un periodo de prueba de un mes. La relación contractual terminaría cuando el alumno se gradúe y no se fijaría ningún tipo de indemnización si el contrato se rescinde antes de tiempo. El estudiante no sería considerado plantilla de la empresa.

La jornada sería la máxima prevista en el convenio colectivo de referencia o la máxima legal, sumando el tiempo que el alumno está en el centro formativo y en la empresa. Mientras que la retribución sería la del salario mínimo interprofesional en proporción a las horas de trabajo en la empresa. Y los empresarios piden que contratar a un estudiante previamente contratado por la FP dual esté bonificado.

En cualquier caso, dado que ya existen más de 24.000 estudiantes de FP dual, los empresarios recomiendan “que la vinculación entre la empresa y el alumno se formalice siempre mediante una relación contractual”. Es más, CEOE aconseja a las empresas que hasta que la actual modalidad contractual formativa se flexibilice, realicen el contrato de formación y aprendizaje vigente, a pesar de sus “rigideces”, o que suscriban una beca de formación.

Estos cambios que quieren las empresas están incluidos en un documento de 60 propuestas regulatorias elaborado por un grupo de trabajo formado fundamentalmente por representantes empresariales y del Ministerio de Educación en el seno de la Alianza para la FP dual. Esta alianza es una red estatal de centenares de empresas, centros e instituciones interesadas en desarrollar la FP dual y que está impulsada por la Fundación Bertelsmann, la Fundación Princesa de Girona, la CEOE y la Cámara de Comercio de España.

De momento, los empresarios, a través de estas 60 propuestas, están en negociaciones con el Ministerio de Educación para la elaboración del Real Decreto que pretende regular las titulaciones de FP Dual en toda España y que podría estar listo a principios del próximo año.

Pero dado que las competencias en materia de FP están transferidas a las comunidades autónomas, el Real Decreto, que se está desarrollando en el seno de Educación, además de homogeneizar las titulaciones que sí son competencia estatal, se limitará a dar recomendaciones a las regiones para intentar acabar con las enormes diferencias regulatorias actuales.

De hecho, según el director de Formación de CEOE, Juan Carlos Tejeda, una de las mayores preocupaciones de los empresarios y que es compartida por los responsables de Educación, es la enorme disparidad normativa “que hace que existan 17 sistemas de FP dual en toda España”. En concreto, este dirigente empresarial da cuenta de las quejas, sobre todo, de las grandes empresas presentes en varias comunidades y que ya tienen estudiantes de FP dual como aprendices en sus plantillas.

Una de las cuestiones que estas empresas demanda es, por ejemplo, la homogeneización de cómo se reparten las horas de formación y las de trabajo. En este sentido, las propuestas de la patronal para este grupo de trabajo aconsejan que la alternancia entre la formación y el trabajo se dé en los dos años que dura un ciclo formativo, pudiéndose ampliar hasta tres años. Si bien precisan que debería darse una mayor intensidad de la fase formativa en el centro educativo durante el primer año y en la empresa en el segundo y tercer año. Pero, dicho esto, alertan de que no deberían acumularse las horas trabajadas en las empresas en el segundo curso académico, “para evitar una excesiva concentración temporal y una inadecuada alternancia”.

Dicho todo esto, Tejedo concluyó que la FP dual no debe ser una FP diferente, sino una modalidad dentro del sistema actual, “en la que el alumno obtenga el mismo título de grado superior o grado medio que el impartido en modalidad no dual”.

La figura del tutor es clave

Uno de los factores que, según los empresarios, marcará el éxito de la FP dual es la conveniente regulación del tutor y formador en la empresa. Además, quieren que se articule una financiación específica para esta modalidad formativa y su fomento y difusión.

  • El tutor. Se trata, según la propuesta del grupo de trabajo de la Alianza para la FP Dual, de “la persona que, en la empresa, ayuda a que se cumplan los objetivos pedagógicos que persigue esta formación”. Deberá tutelar a los alumnos en “puestos de aprendizaje” diseñados en las empresas y podrá hacerlo personalmente o encargando a alguien de su plantilla que lo haga. Así, en estas recomendaciones diferencian entre el tutor que será quien esté en contacto con el centro formativo y el “formador” que podría ser un trabajador de la empresa, que imparte los conocimientos prácticos al alumno. Debería incluso regularse si la figura del tutor puede ser externo a la empresa.
  • Financiación. Quieren regular el origen de los fondos y su territorialidad;al salario del estudiante; la retribución y acreditación de los tutores; y el presupuesto para la sensibilización del modelo y los incentivos a las empresas para que lo utilicen.
Normas
Entra en EL PAÍS