Juan Pedro Moreno: "Es vital que exista sintonía personal"

Opina que las buenas decisiones se toman en el largo plazo y las duras en el corto, y si algo le define es su pasión por innovar

Liderazgo

Juan Pedro Moreno (Madrid, 1965) es un gran conversador. Durante nuestro almuerzo hablamos de diferentes temas como la democracia, la familia o la educación. Se siente un afortunado, genera confianza y buena sintonía. Antes de su posición actual desarrolló la práctica de servicios financieros a nivel global y esta visión le está ayudando en los apasionantes retos de Accenture para el presente mientras que en miras de futuro encuentra un marco de “vértigo digital”.

¿Qué entiende como un buen liderazgo?

Un líder es sinónimo de visión, comunicación e influencia. Es alguien que consigue tener una visión sugerente, con la capacidad de influencia suficiente para aglutinar el entorno con una ejecución excelente. Debe ser abierto, inspirador y flexible, es decir, escuchar activamente y ser permeable, apreciando y promoviendo la diversidad y colaboración. Mientras permanece firme y transmite claras convicciones y valores. Pero sobre todo, creer profundamente en lo que persigue y trabajar por ello.

¿De quién ha aprendido a liderar?

Particularmente me inspira JFK. Muy social, comunicativo e influyente, con estilo y formas de gestión muy personales con rasgos diferenciales y modernizadores, pero con fuertes convicciones y firmeza en la ejecución. En lo cercano admiro el liderazgo que en nuestro país mostró Adolfo Suárez, quizá menos influencer y comunicativo para los cánones actuales pero de gran capacidad a la hora de aglutinar voluntades y orientar acuerdos y estrategias. Pero nunca olvido mis role model de Accenture, Carlos y Vicente que me lo enseñaron todo de la profesión y con su liderazgo desarrollaron también el mío.

En su trayectoria, ¿cuál ha sido su reto más complejo o su mayor fracaso?

Probablemente transitar de una responsabilidad de gestión y supervisión de un negocio local -con ascendencia directa sobre los equipos - a liderar una organización mucho más grande y global, como la de la Industria de Banca. Me sirvió de aprendizaje para enfrentarme a mi responsabilidad actual como presidente de Accenture en España, Portugal e Israel.

En lo personal tengo muchos retos, como ser capaz de tocar el piano o hacer de la cocina un espacio de relajación y disfrute. Como fracaso diré que en mi juventud flirtee con la política y aprendí a que tener la razón no es condición suficiente para conseguir algo.

 En mi juventud flirtee con la política y aprendí a que tener razón no es condición suficiente para conseguir algo

¿Cuáles son las claves para dirigir a su equipo y qué valora al contratar a un colaborador cercano?

Es vital que exista sintonía personal y alineamiento en la visión. Ya que se trata de trabajar juntos en pos de un objetivo común, pero aprecio mucho la discrepancia, la diversidad de opinión, la franqueza para contrastar y debatir opiniones diferentes. Confianza, lealtad y compromiso es al algo que siempre doy y que por lo tanto, espero recibir.

 

¿Cómo balancea el corto y el largo plazo, la estrategia con los resultados?

Teniendo siempre en mente y trabajando por el largo plazo. Casi todas las buenas decisiones se toman en el largo y las duras y difíciles en el corto. Para mí, un buen plan de medio y largo es la clave para orientar, influir y compartir con los equipos en pos de un objetivo, mediante el trabajo conjunto y así conseguirlo.

 

¿Considera que gestiona eficientemente su tiempo? ¿a qué no llega a cubrir?

El trabajo si te gusta lo disfrutas. La clave no está en trabajar menos, sino en encontrar ocupaciones que te atraigan y te recompensen tanto que “expulsen” un poco al trabajo. Para mí el piano, la cocina y los amigos. Yo animo a mis equipos a poner en su agenda -como si de una reunión se tratase- un rato para su ocio personal.

 

¿Qué importancia reciben las relaciones en su actividad profesional?

Hoy en día vivimos en la economía de la experiencia; somos apreciados por la calidad y precio de nuestros productos, pero también por la experiencia de estos. Las relaciones son parte clave de la experiencia en una compañía de servicios: confianza, compromiso y lealtad con el clientes se construye con mucho esfuerzo y tiempo. Las relaciones son fundamentales para generar confianza y mostrar la vocación de servicio que nos caracteriza, por eso deben cultivarse y desarrollarse a todos los niveles.

 

¿Qué aconsejaría a un recién licenciado para tener éxito? ¿Suerte o sacrificio?

A nuestros New Hires, les digo que les contratamos por el potencial que pueden llegar a alcanzar y no por lo que ya saben. Deben ser comprometidos porque sin esfuerzo nada se consigue.

Normas