El BCE comienza a auditar los riesgos de los planes de pensiones

Desea valorar el impacto del entorno de los tipos cero en sus carteras

El sector deberá presentar datos pormenorizados de sus inversiones cada trimestre

BCE
Sede del BCE EFE

El BCE ha decidido estrechar la vigilancia sobre los fondos de pensiones. La institución que preside Mario Draghi ha anunciado hoy que pretende mejorar la transparencia de un sector que mueve 2,5 billones de euros, volumen que se ha duplicado desde 2008 y correspondiente al ahorro de 50 millones de ciudadanos de la zona euro, y ha presentado el formulario que las gestoras de este producto de ahorro para la jubilación deberán empezar a rellenar, dando cuenta de sus riesgos e inversiones.

El BCE argumenta que un mayor control de este segmento del sector financiero se hace necesario para asegurar la efectividad de su política monetaria, en un momento en que el largo tiempo de tipos de interés a cero está haciendo a gestoras y aseguradoras asumir mayores dosis de riesgo en sus inversiones con tal de garantizar el capital y la rentabilidad esperada a sus clientes. Draghi ya advirtió recientemente de la necesidad de que el sector revise su modelo de negocio, en especial rebajando su dependencia de los productos garantizados.

“Los efectos de la crisis financiera, el entorno de bajos tipos de interés y el envejecimiento de la población en Europa han acentuado la necesidad de datos más comparables y de mayor calidad en este sector”, argumenta hoy en una nota el BCE. La institución sostiene que las deficiencias en los datos disponibles y la falta de datos comparables por países hace difícil obtener una visión del papel del sector en el mecanismo de transmisión de la política monetaria y de los riesgos asociados a los planes de pensiones. El BCE recuerda que los planes de pensiones juegan un doble papel: no solo sirven para la planificación del ahorro de cara a la vejez sino que permiten la asignación eficiente de activos en la inversión a largo plazo en el sector financiero.

El BCE comenzará por tanto a solicitar datos homogéneos al sector, que deberá completar formularios que están aun así sujetos todavía a consulta pública. Los fondos de pensiones deberán reportar de forma pormenorizada el listado de activos en los que invierten, que están comprando y qué están vendiendo. En definitiva, se trata de observar “cómo reaccionan a nuestra política monetaria”, ha reconocido Aurel Schubert, responsable de la división estadística del BCE, que trabajará en coordinación con EIOPA, la autoridad supervisora de seguros y planes de pensiones en Europa.

Los bancos centrales nacionales serán los encargados de recopilar los datos, de modo que cada país audite a entre el 80% y el 85% del sector de planes de pensiones. Fuera del ejercicio de transparencia podrían quedar los planes de pensiones de menor tamaño, en especial si tienen un patrimonio inferior a los 10 millones de euros y menos de 100 partícipes. El BCE añade que el ejercicio incluirá a entre 1.500 y 2.000 planes de pensiones. Quedarían excluidos de esta exigencia de transparencia los fondos de inversión.

Tras la presentación preliminar avanzada hoy y sujeta a consulta pública con el sector, los planes de pensiones deberán hacer una primera entrega trimestral de datos en el primer trimestre de 2019.

Normas