Recta final de la ampliación de Santander: cómo sacar el máximo provecho

Los derechos de la entidad marcan mínimos en los 0,082 euros

El miércoles, último día para decidir si acudir o no a la operación

Evolución de la acción y del derecho de Santander Ampliar foto

La ampliación de Santander llega a su fin. Este jueves, 20 de julio, se cierra el periodo de negociación de los derechos de suscripción preferente, títulos que comenzaron su andadura en el parqué el pasado 6 de julio. Los derechos de la entidad que preside Ana Botín cerraron con una caída del 6,82%, descenso que le sirvió para marcar su mínimo (0,082 euros por título) desde que comenzaran a cotizar hace dos semanas. Desde entonces la caída acumulada por los derechos alcanza el 15%.

Más moderado ha sido el comportamiento que han mantenido las acciones, que si por algo se han caracterizado durante este periodo ha sido por la estabilidad. Desde el pasado 6 de julio, sesión en la que estos títulos empezaron a cotizar ex derecho, se han dejado un 0,89%, hasta los 5,68 euros. La evolución de la entidad en Bolsa ha seguido las pautas del resto del mercado, inmerso en las últimas sesiones en una etapa de lateralidad a la espera de nuevos catalizadores.

Los accionistas que no hayan tomado una decisión sobre si acudir o no a la ampliación hasta el momento, tienen las horas contadas. Aunque los derechos cotizarán hasta el jueves al cierre del mercado, a lo largo de este miércoles muchas entidades procederán a la venta de los títulos, una operativa que suele ser frecuente en operaciones de elevados importes, como esta. El objetivo que se persigue con esta estrategia, conocida como barrida de derechos, es el de asegurar el precio de los derechos, que el último día de cotización caen con fuerza.

No obstante, aunque queden horas, todavía los accionistas tienen la oportunidad para decidir qué es lo que quieren hacer. En concreto disponen de tres opciones. La primera de ellas pasa por quedarse con los derechos que darán lugar a las nuevas acciones. Según las condiciones remitidas por la entidad a la CNMV el pasado 3 de julio, la ecuación de canje que fijó el banco establece que son necesarios 10 derechos de asignación gratuita para tener acceso a una acción de nuevo cuño. Los que quieran mantener su peso en el capital de Santander deberán quedarse con los derechos.

El banco, que busca captar 7.072 millones en el mercado, emitirá 1.458.232.745 nuevas acciones ordinarias.Esta cifra equivale a un incremento del capital del 10%. Es decir, todos aquellos que no acudan a la ampliación verán diluida su participación.

La segunda opción pasa por vender los derechos en el mercado. Esta alternativa está pensada para aquellos que buscan liquidez. Hasta el pasado 1 de enero contaba con la ventaja fiscal de que no tributaban hasta que el inversor se desprendiera de los títulos que habían dado origen a esos derechos. Sin embargo, a comienzos del ejercicio cambiaron las reglas del juego y a día de hoy reciben es el mismo tratamiento fiscal que cualquier acción. 

La tercera opción pasa por hacer una mezcla de las dos anteriores. Es decir, vender parte de los derechos a otros accionistas y quedarse con otra parte.Esto supondría cierta dilución, pero menor que si se desprendiera de todos los derechos.

Por su parte, todos aquellos que quieran entrar en el capital del banco o incrementar su participación en la entidad pueden aprovechar el descuento que suele ofrecer este tipo de operaciones. Para ello los interesados disponen de dos opciones: entrar en la entidad vía derechos o comprar directamente acciones, a elegir según los precios de cotización.

A cierre de este martes, entrar en Santander vía derechos suponía desembolsar 5,67 euros por acción. Esta cantidad resulta de abonar los 10 derechos que exige cada acción nueva más 4,85 euros (precio de emisión de los nuevo títulos). Comprar acciones en el mercado equivalía a pagar 5,68 euros por cada una. Es decir, apenas presentan diferencias, una constante que se ha mantenido desde que arranca la ampliación.

Este miércoles puede ser la oportunidad para aquellos que quieran entrar en la entidad y disponer de un descuento más suculento que el que ha habido hasta la fecha. El penúltimo día de cotización de los derechos, coincidiendo con el proceso de barrido que efectúan las entidades, se acumulan las órdenes de venta y los derechos pueden ser adquiridos por los inversores a un precio inferior, según explican fuentes del mercado.

El 27 finaliza la operación

Aunque el periodo de negociación de las acciones concluye este jueves, no será hasta el 27 de julio cuando se cierre la operación. Un día después, el 28, la entidad publicará las cuentas del primer semestre, unos resultados que serán seguidos de cerca por los inversores, pues serán los primeros desde que se hiciera con Popular el pasado 7 de junio.

El pasado 3 de junio, junto a las condiciones de la ampliación, Santander aprovechó la oportunidad para publicar un avance de los resultados del primer semestre. Las cuentas, que todavía no habían sido auditadas, revelaban un aumento del beneficio del 24% hasta los 3.600 millones. Este incremento se reduce al entorno del 14% ajustando las cuentas de 2016 con el impacto extraordinario de la reestructuración de la plantilla, que restó 248 millones al resultado. Por su parte, los ingresos habrían aumentado un 7% respecto al mismo periodo de 2016 (11% teniendo en cuenta el efecto de los tipos de cambio), impulsados por el margen de intereses y las comisiones.

Desde que a comienzos de julio Santander anunciara las condiciones de la ampliación, los analistas se han mostrado unánimes y desde primer hora se han mostrado favorables con la operación y han aconsejado acudir a la ampliación.

Los expertos de Bankinter han sido unos firmes defensores de la idea de que las acciones de Santander no iban a perforar los 4,85 euros el tiempo que durara la operación. Desde el departamento de análisis de la entidad fijaron como rango orientativo los 5- 5,5 euros por título.De momento, las acciones se han mantenido por encima de ese nivel.

Normas