Ana Botín, presidenta de Santander
Ana Botín, presidenta de Santander

Faltan cinco días para el cierre de la ampliación de Santander: ¿qué hacer?

El 20 concluye el periodo de negociación de los derechos

Las acciones cerraron ayer a 5,85 euros

Se cumple una semana desde que Santander dio el pistoletazo de salida a la ampliación de capital para integrar a Popular. Durante este periodo los derechos de suscripción preferente han experimentado un fuerte movimiento. El último de ellos, ayer mismo, día en que los títulos se anotaron un 6,45%, hasta los 0,099 euros. Es decir, pese a la fluctuación continúan próximos a los 0,097 euros con que comenzaron a negociarse.

Durante este periodo los accionistas que hayan querido acudir a la ampliación han contado con dos opciones: la compra de acciones de la entidad directamente en el mercado o hacerse con los derechos de suscripción a los que hayan renunciado aquellos inversores que buscaban el efectivo. Cualquiera de las dos opciones ha supuesto un desembolso similar por parte de los interesados. Es decir, no han ofrecido grandes descuentos. A precios de ayer al cierre entrar en la ampliación vía derechos suponía el pago de 5,84 euros por acción frente a los 5,85 euros en que cerraron ayer la acción de Santander en el mercado.

Según las condiciones remitidas a la CNMV el pasado 3 de julio, son necesarios 10 derechos de suscripción preferente para hacerse con una acción nueva. El precio de suscripción de las nuevas acciones será de 0,5 euros más una prima de 4,35 euros, con lo que el tipo de emisión de los títulos queda fijado en 4,85 euros

Los accionistas que quieran acudir a la ampliación disponen hasta el 20 de julio, último día de negociación de los derechos de suscripción preferente. Durante este periodo la cotización de derechos y acciones puede dar lugar a descuentos para los inversores. La volatilidad puede ser una de las señas de identidad en próximas sesiones y más en un momento como el actual, en el que los bajos volúmenes de negociación característicos de la época estival pueden provocar alguna sacudida que otra en el mercado. Hasta la fecha, esto no ha pasado y el comportamiento de Santander en Bolsa ha mantenido el tono de la renta variable.

La ampliación de capital supondrá la emisión de 1.458.232.745 nuevas acciones ordinarias, cifra que supone un incremento del 10% del número de títulos en circulación. Todos los accionistas que no acudan sufrirán una fuerte dilución. Si el objetivo es incrementar o, al menos, mantener la participación en Santander, al inversor no le quedará otro remedio que suscribir la oferta.

El objetivo de esta operación es doble: sanear los activos tóxicos de Popular y lograr limitar el impacto de consumo de capital que supone la integración de la entidad.

Normas
Entra en EL PAÍS