¿Invertir ahora? Este es el nivel de estrés del mercado español

¿Invertir ahora? Este es el nivel de estrés del mercado español

La CNMV determina un nivel de tensión de la Bolsa y la renta fija sigue por los suelos

El mercado de bonos sí ha sufrido una disminución de su liquidez

¿Es buen momento para comprar Bolsa o renta fija? El indicador de estrés de los mercados financieros españoles que elabora la CNMV ha pasado de 0,21 en abril a 0,19 a finales de junio. Su máximo fue de 0,24 en los primeros días de junio. "Valores todos ellos que se corresponden con un nivel de estrés reducido", sentencia el supervisor que preside Sebastián Albella en su informe trimestral.

El mayor nivel de estrés se observa en el mercado de bonos, en el que se ha producido un incremento de la volatilidad y una disminución de la liquidez durante los últimos meses. Con todo, el indicador global se sitúa en mínimos desde mayo desde 2015 (véase gráfico).

En el trimestre no se ha observado aumento apreciable alguno del nivel general de estrés y tampoco, a pesar del proceso de resolución del Banco Popular y el episodio de alta volatilidad que afectó a continuación a la cotización de una entidad financiera de menor tamaño, en el segmento de intermediarios financieros (principalmente bancos) o en el de renta variable no financiera.

"En los mercados financieros, el riesgo de mercado y el riesgo de liquidez continúan siendo los más destacables", señala el supervisor de los mercados. El riesgo se percibe con más intensidad en los activos de renta fija, pero también empieza a ser significativo en determinados segmentos del mercado de renta variable, a pesar de que en el último trimestre se ha producido una cierta corrección en los precios.

La CNMV añade que "en el actual escenario de tipos de interés reducidos, conviene hacer un seguimiento continuo de las circunstancias que pueden dar lugar a un repunte de las primas de riesgo o de los tipos de interés, y advertir las consecuencias que los tenedores de bonos y de otros activos de escasa liquidez pueden experimentar".

Estos son los niveles de riesgo por segmentos; el rojo es el mayor, el verde el menor y el amarillo el intermedio.

Riesgo de mercado: amarillo

El mayor peligro se mantiene en los activos de renta fija, cuyos tipos de interés a largo plazo volvieron a descender en el segundo trimestre entre 12 y 14 puntos básicos, favorecidos por el efecto de los programas de compras -tanto de deuda pública como corporativa- del BCE, así como por la relajación de las incertidumbres de tipo político en Europa.

El mercado anticipa una reducción de los estímulos por parte del Banco Central, y el efecto arrastre de las subidas de tipos en Estados Unidos ahonda la posibilidad de un posible ascenso de los tipos de interés. Este tendría efectos sobre los agentes que están más endeudados y los que tienen una exposición elevada a activos de renta fija y a activos complejos poco líquidos.

Riesgo de crédito: verde

La prima de riesgo de los emisores españoles del sector privado tuvo un comportamiento positivo, que fue más intenso en el sector financiero una vez que el Banco Santander adquirió el Banco Popular, tras la resolución de este.

La prima de riesgo del bono soberano (evaluada como la diferencia de rentabilidades entre el bono a diez años en España y Alemania) disminuyó también de modo significativo en el trimestre, hasta siturse en 106 puntos básicos, su nivel más bajo en el año, favorecida por la disminución de la incertumbre política en Europa y la expansión de la economía española.

Riesgo de liquidez, financiación y fragmentación: amarillo

Las emisiones de renta fija registradas en la CNMV se situaron en 46.759 millones de euros en el primer semestre del año, un 33,2% menos que en el primer semestre de 2016. Riesgo de contagio: amarillo El valor mediano de la correlación entre los precios de las diferentes clases de activos financieros españoles se situó durante el primer semestre de 2017 en su nivel más bajo desde el año 2009. En general, menores niveles de correlación permiten alcanzar un mayor grado de diversificación y suponen un menor riesgo de contagio entre las diferentes clases de activos.

Normas
Entra en EL PAÍS