Ampliación de Santander: ¿Qué es más rentable, comprar acciones o derechos?

El primer día de negociación los derechos avanzan un 7,22%

Se necesitan 10 títulos para acceder a una acción de nuevo cuño

Banco Santander Ampliar foto

No se ha hecho esperar. Después de que el lunes Santander comunicara las condiciones de la macroampliación de capital, este jueves dio comienzo el proceso de suscripción. A diferencia a la operación puesta en marcha en 2015, esta sí que cuenta con derecho de suscripción preferente para los accionistas.Desde que se anunció la operación (el 3 de junio al cierre del mercado), la entidad ha mantenido un comportamiento estable en Bolsa y, coincidiendo con el primer día de negociación de los derechos, se anotaron un 0,89%. Más significativo fue el comportamiento que registraron los derechos de suscripción preferente en su primera sesión. Estos títulos, que a lo largo del jueves llegaron a caer más de un 8%, concluyeron la jornada con un ascenso del 7,22%, hasta los 0,104 euros.

Este fue el punto de partida con el que se dio el pistoletazo de salida a la ampliación de capital de Santander por importe de 7.072 millones para acometer la integración de Popular. El objetivo de esta operación es doble: sanear los activos tóxicos de Popular y lograr limitar el impacto de consumo de capital que supone la integración de la entidad.

La ampliación de capital, fruto de la cual se emitirán 1.458.232.745 nuevas acciones ordinarias, supone un incremento del 10% del número de títulos en circulación. Es decir, todos los accionistas que no acudan sufrirán una fuerte dilución. Si el objetivo es incrementar o, al menos, mantener la participación en Santander, al inversor no le quedará otro remedio que suscribir la oferta. 

Para acceder a la ampliación de capital, los inversores disponen de varias opciones en función de lo que consideren más rentable.La primera de ellas pasa por comprar acciones directamente en el mercado mientras la segunda consiste en hacerse con los derechos de suscripción preferente de los que se desprendan los inversores. Estos pueden, o bien quedarse con los títulos o venderlos para obtener liquidez, lo que implicaría una dilución.

Según las condiciones remitidas a la CNMV, el precio de suscripción de las nuevas acciones será de 0,5 euros más una prima de 4,35 euros, con lo que el tipo de emisión de los títulos queda fijado en 4,85 euros, cifra que supone un descuento del 17,3% respecto al cierre. Además el pliego establece que cada 10 derechos de suscripción preferente corresponde una nueva acción.

En el primer día de negociación, no existía una opción rentable clara. Entrar en la ampliación vía derechos suponía para el inversor desembolsar 5,89 euros frente a los 5,87 euros que debería haber abonado por la compra de cada título en el mercado. No obstante, a lo largo del día la caída registrada por los derechos provocó que fuera más rentable acudir a la operación adquiriendo derechos.

Todavía es demasiado pronto para evaluar qué alternativa es más rentable. Todo dependerá de cómo evolucione la cotización de derechos (hasta el 20 de julio incluido) y acciones. Por delante quedan 10 sesiones en los que la cotización puede ser presa de la volatilidad.

Recomiendan acudir

El consenso de los analistas aconseja acudir a la ampliación. Pero las coincidencias no se limitan a esta.Los expertos señalan que el descuento ofrecido por Santander es mayor al esperado por el mercado. Esta diferencia responde a que la entidad consciente de los retos que tiene por delante.El primero de ellos, hacer frente a las reclamaciones que pueden presentar los accionistas de Popular.

Nuria Álvarez, analista de Renta 4, se muestra optimista y sostiene que pese a que no descartan cierta volatilidad, “aprovecharían las correcciones para entrar en un valor con visibilidad de generación de beneficios a futuro”.Desde la firma aconsejan sobreponderar el valor y fijan como precio objetivo los 6,18 euros. Es decir, respecto al cierre, el potencial alcanzaría el 5,28%.

En la misma línea se mueven los analistas de Bankinter.El departamento de análisis del banco estima que pese a la corrección que puedan sufrir los títulos durante el periodo que dura la operación, es de prever que las acciones no caigan de los 4,85 euros. Es decir, que no perforen a la baja el tipo de emisión. Y establecen como horquilla los 5- 5,5 euros por título.

Fin al privilegio fiscal de los derechos

Los descensos que Santander en Bolsa (-0,42%) desde que se anunciara la ampliación son significativamente menores que los anotados el 8 de enero de 2015, día en que comunicó la ampliación de 7.500 millones que efectuó entre inversores institucionales. La razón es sencilla. Esta vez los accionistas que quieran dinero podrán desprenderse de los derechos en el mercado.

Esta fórmula contaba con el privilegio, hasta enero de 2017, de estar exentas de tributación si no se desprendían de las acciones que había dado origen a estos títulos. Sin embargo, a comienzos de año cambiaron las reglas del juego. Ahora el tratamiento fiscal que reciben es el mismo que cualquier acción. De entrada el intermediario retendrá un 19% y en función de las ganancias, el tipo puede quedarse ahí (hasta los primeros 6.000 euros), subir al 21% (para los siguientes 44.000 euros) o al 23%, a partir

Normas