Arcano exprime el nuevo ladrillo: su fondo logra rentabilidades del 20%

Compran urbanizaciones inacabadas, edificios para apartamentos vacacionales...

Utiiza técnicas de gestión propias de los fondos de capital riesgo

Un edificio de apartamentos en construcción, en la costa de Málaga
Un edificio de apartamentos en construcción, en la costa de Málaga

El banco de inversión Arcano Capital está aplicando técnicas de capital riesgo para la gestión de activos inmobiliarios. Y los resultados están funcionando. Su fondo Arcano Spanish Opportunity Real State Fund (Asoref) logra rentabilidades de más del 20% y, con algunas operaciones específicas, los rendimientos de la inversión superan el 50%.

El funcionamiento de este vehículo se basa en “identificar activos y proyectos inmobiliarios, comprarlos, transformarlos para aportar valor y después venderlos”, explica José Luis del Río, socio y co consejero delegado de Arcano.

Operaciones singulares

  • Compra de deuda. En ocasiones el fondo inmobiliario de Arcano adquiere crédito promotor que tiene como subyacente un determinado solar con una urbanización a medio terminar. Tras hacerse con la parcela y desatascar las licencias urbanísticas, el fondo vende el inmueble a una promotora.
  • Edificios antiguos. El fondo ya ha adquirido varios edificios de más de 40 años en Madrid, para destinarlos a sedes corporativas, apartamentos vacacionales y viviendas.
  • Promoción. Asoref, el fondo de Arcano, también ha comprado una parcela en el municipio de Las Rozas (uno de los más ricos de España) para constriuir unas viviendas unifamiliares de alto standing.

La firma lanzó el primer fondo de este tipo en julio de 2015 y logró levantar 80 millones de euros para realizar operaciones en el mercado inmobiliario. Ahora va lanzar un segundo vehículo, con el que espera captar unos 120 millones de euros.

“Tenemos la confianza de que el mercado inmobiliario va a seguir creciendo con fuerza y nosotros tenemos las capacidades para aportar valor para el inversor”, apunta Del Río.

El tipo de operaciones que acomete Asoref son muy variadas. Una de las más emblemáticas consistió en comprar a La Kutxa (la antigua caja de ahorros de Guipuzcoa) una deuda que tenía como subyacente una parcela en primera línea de playa de Benalmádena. Tras resolver un problema de licencias con el Ayuntamiento, se reactivo el proyecto para construir una urbanización y el fondo revendió el proyecto a una promotora. ¿El rendimiento? Un 50% en un par de años.


Diversificación

Una de las claves de este fondo inmobiliario es la variedad de operaciones en las que participan. Han comprado un edificio en Madrid para rehabilitarlo y convertirlo en una sede corporativa, y también otro en el céntrico barrio de Malasaña, con licencia hotelera, para convertirlo en 40 apartamentos para uso vacacional. “Cuando se complete la rehabilitación del edificio se venderá a algún inversor patrimonialista, que busque únicamente rentas. Nuestra misión ya habrá concluido”, explica Del Río .

El fondo Arcano Spanish Opportunity Real State Fund es un fondo de capital riesgo luxemburgués (conocidos por su siglas en francés, Sicar) y está reservada a grandes inversores, puesto que los mínimos de inversión son muy altos y tan solo hay un par de ventanas de liquidez al año.

“Hay sobre todo inversores internacionales, desde firmas de banca privada a planes de pensiones o fundaciones universitarias americanas, a quienes les interesa destinar una pequeña parte de sus carteras en este tipo de activos”, comenta el banquero.

Aunque la inversión en inmobiliario es una de las líneas de negocio que más están creciendo en Arcano, aún es una parte minoritaria. La firma se ha hecho un nombre en España con sus fondos de capital riesgo (inversiones a medio plazo en compañías no cotizadas). Ha lanzado ya 11 fondos de este tipo y gestiona 2.800 millones de euros en esta estrategia. Su seña de identidad es no hacer inversión directa en empresa, sino en invertir en grandes fondos de capital riesgo.

Otra de las grandes líneas de negocio es el préstamo directo a empresas (crédito alternativo o direct lending, en la jerga), donde ya manejan una cartera de 600 millones de euros.

Normas