¿Dónde ven los expertos al Ibex a final de año?

Los cambios en política monetaria, la mejora macro y los resultados empresariales, los catalizadores

Las firmas de análisis se muestran optimistas con la renta variable

¿Dónde ven los expertos al Ibex a final de año?
EFE

Primera prueba superada. Después de un semestre en el que la banca se convirtió en el objeto de deseo de los inversores, ahora ha llegado el momento de realizar los ajustes pertinentes para seguir aprovechando las subidas en Bolsa, o en caso de corrección, mitigar los efectos.
El optimismo que imperaba a comienzos de año entre las casas de análisis sigue vigente. Eso sí, los expertos estiman que las revalorizaciones no serán tan abruptas como las vividas en los primeros cinco meses del año, sino que a lo largo del camino habrá momentos de corrección que servirán para incrementar las posiciones.

Con la vista puesta en diciembre, los expertos realizan sus previsiones de objetivo de Ibex.Aunque no existe unanimidad sobre el nivel en el que podría cerrar el selectivo, en lo que todos coinciden es en la idea de que los repuntes seguirán acompañando a la renta variable.

Entre los más optimistas están los analistas de BNPParibas Personal Investors que fijan como techo los 11.800 puntos, algo que permitiría a la Bolsa española corregir el abaratamiento respecto alEuro Stoxx. Los expertos de Bankinter se mueven en la misma horquilla y establecen los 11.875 puntos como un nivel razonable.Es decir, desde las cotas actuales (10.500 a cierre del viernes), supondrían unas revalorizaciones de entre el 12,75% y el 13,75%. Hasta la fecha, el Ibex acumula un ascenso del12% en el año.

Antonio Sales, analista de XTB, prevé un verano tranquilo, a diferencia de lo acontecido en los últimos ejercicios. “Superados los momentos de corrección (en junio la Bolsa española cayó un 4%, su mayor descenso desde noviembre), prevemos que la mejora macro, el tirón del turismo y los resultados empresariales sirvan de revulsivo al mercado”, afirma. El experto cree que los inversores podrían llegar a ponerse nerviosos si los cambios en política monetaria con los que se ha llegado a especular no se producen o no se anuncian. Es precisamente este aspecto el que impulsaría las rentabilidades de la deuda al alza y serviría de palanca a las subidas del sector bancario, precisamente el que más peso tiene en la Bolsa española.

Las expectativas de que el BCE realice cambios encaminados al proceso de normalización monetaria, lleva a las firmas de análisis a incluir en su selecciones de valores a representantes del sector financiero. El más repetido es Santander, entidad que está en pleno proceso de ampliación de capital. Entre las fortalezas del banco presidido por Ana Botín, los expertos resaltan la mejora de los resultados enEspaña y Brasil.

Junto a la banca, otras de las opciones más repetidas son las eléctricas. Si los esperados cambios en política monetaria se materializan las rentabilidades de la deuda registrarían ascensos y las cotizadas eléctricas, altamente endeudadas y que suelen contar con el gancho de una rentabilidad por dividendo elevada, perderían atractivo. Sin embargo, todavía queda mucho camino para que la renta fija vuelva brillar como lo ha hecho en épocas pasadas.Los bajos tipos de interés y el programa de compra de activos delBCE sirven de freno a esta tendencia. Telefónica, Inditex, algunas de las últimas salidas a Bolsa –Gestamp, Neinor o Prosegur Cash–, y valores de pequeña y mediana capitalización como Europac completan la lista.

Los cambios en política monetaria tanto a un lado y otro del Atlántico serán los acontecimientos a vigilar más de cerca. Después de que Mario Draghi afirmara la semana pasada que las presiones deflacionistas habían dado paso a las inflacionistas, muchos especulan con que en septiembre se comuniquen modificaciones y fijan para 2018 el inicio del tapering. La Reserva Federal de EE UU tiene pendiente acometer la tercera subida de tipos y proceder a reducir su balance. No obstante, para todo esto es necesario que la inflación repunte y es aquí donde el precio del crudo juega un papel destacado.Desde BNPfijan como objetivo los 50-60 dólares.

Normas