Liderazgo empresarial
Sala que recrea las celdas de una cárcel, de la que el equipo debe lograr huir.

Juegos de escape, asesinos y cárceles para entrenar a las empresas

Estos juegos consisten en seguir pistas para huir de una habitación

Compañías como Telefónica o The Westin Palace ya recurren a ellos

Un grupo de personas entra en una sala, ambientada como si de la casa de un asesino se tratase. A unos se les encadena con una mano a la pared; a otros se les sienta en una silla frente a un escritorio, con las dos muñecas inmovilizadas encima de la mesa. Se deja una llave en el suelo, a la distancia suficiente para que nadie alcance a cogerla. A continuación, se cierra la puerta durante una hora, el tiempo que falta para que el asesino regrese a casa, y el necesario para escapar. Comienza la partida.

Estas líneas introducen El Asesino del Zodiaco, uno de los muchos escenarios que representan los ya famosos juegos de escape, en los que hay que seguir una serie de pistas para poder huir de una habitación ambientada con diferentes y múltiples temáticas, y así superar la prueba. Estos pasatiempos, de sobra conocidos en España, están entrando en una nueva dimensión más allá del ocio, y comienzan a ser utilizados por muchas empresas como aula de formación. “Nosotros teníamos un pequeño local en Chueca, venían a jugar equipos de amigos, de unos ocho o diez participantes, hasta que un día llegó una empresa, con un equipo de unas 20 personas, y vimos el potencial que esto tenía”, cuenta Sergio Abendivar, director general en Madrid de Fox in a Box, una de las compañías que ofertan estos servicios. A partir de ese momento, la firma se mudó a un local más grande, en la plaza de Santo Domingo, y hoy cuenta con 400 metros cuadrados divididos en varias salas temáticas en las que ya han jugado equipos de empresas como Telefónica, Expedia, Leroy Merlin, Cinesa o, recientemente, The Westin Palace.

“Decidimos buscar una forma innovadora de plantear la colaboración y el trabajo en equipo para reforzar los aspectos teóricos que trabajamos habitualmente de una forma más experiencial”, explica la directora de recursos humanos de The Westin Palace, Noelia López. La firma se decantó por los juegos de escape debido a que tenían limitación de tiempo y querían experimentar una actividad nueva y que les impactase. “Fuimos en torno a 20 personas, casi todas del equipo financiero. Muchas de ellas trabajan todos los días de una forma cercana, pero otras tienen un contacto menos habitual con el resto. Fue una muy buena oportunidad para estrechar lazos entre todos”, apunta.

Sala de la casa del asesino, en El Asesino del Zodiaco.
Sala de la casa del asesino, en El Asesino del Zodiaco.

El equipo de la empresa hotelera jugó a El Asesino del Zodiaco y la Escapada de la Cárcel, en la que el equipo debe conseguir huir de una celda siguiendo pequeñas pistas e hilos conductores. Pero hay muchas más recreaciones, como un búnker de la Guerra Fría, un laboratorio zombi o la sede del Banco Central de Madrid, que hay que conseguir asaltar. Y en todos estos escenarios, aunque la temática sea diferente, el fin es el de fortalecer al equipo. “Recreamos una atmósfera, caracterizamos a los personajes y lanzamos una aventura. A partir de ahí, nuestra misión es sacar a los profesionales de la rutina, de su teléfono móvil, y lograr un feedback continuo con los participantes”, prosigue Abendivar. A nivel formativo y de gestión y organización de personas, recalca, la experiencia es brutal: “Son juegos muy elaborados y en los que la presión del tiempo es vital, por lo que el equipo debe aprender a gestionar las tareas, lidiar con los perfiles más conflictivos, desarrollar una estrategia común y aprender a comunicarse”.

El equipo aprende a gestionar tareas y lidiar con los perfiles conflictivos

Sergio Abendivar

Son situaciones, ilustra el responsable de Fox in a Box, totalmente habituales en el día a día de las empresas, pero en un escenario diferente, donde las capacidades de muchos profesionales se multiplican o, incluso, salen a la luz. En la aventura del asesino y en la huida de la cárcel “hemos visto que se genera un trabajo en equipo enorme. Son pruebas que exigen de mucha comunicación y cooperación”. Sin embargo, al menos de momento, otros como el laboratorio zombi están en proceso de transformación, para darle un aire diferente, “ya que suelen sugestionar demasiado a muchos participantes”, reconoce Abendivar.

Sea como sea, todas se basan en la percepción de pequeños detalles, casi invisibles. Por eso, en aquellos casos en los que la dinámica se entorpece por una pista que no se consigue descifrar o por culpa de un fallo imprevisto, los organizadores ayudan a los participantes para avanzar en el juego y que la experiencia no quede en balde: todo lo que ocurre dentro de las habitaciones queda grabado por varias cámaras y micrófonos, que permiten al equipo de gestión de personas de Fox in a Box ver y controlar lo que sucede en cada sala. “Desde nuestro puesto visualizamos y escuchamos todo, y podemos condicionar el juego con la música o las luces, ya que, por ejemplo, el factor ambiental crea presión”.

Teníamos poco tiempo y queríamos una experiencia que nos impactase

Noelia López

Pero además de ser útiles durante la trama del juego, donde verdaderamente sirven estas cámaras y micrófonos, continua Sergio Abendivar, es una vez finalizado el juego. “Una vez que acabamos, se haya logrado o no el objetivo del juego, relacionamos la experiencia vivida con la realidad del puesto de trabajo y el día a día”. Porque acabada la partida, a veces los jugadores no recuerdan cómo ha ocurrido algo, quién ha tomado una decisión importante, cuándo se ha improvisado o en qué momento ha funcionado el equipo. “Nosotros se lo mostramos para que saquen conclusiones y vean todos los pequeños detalles”.

En el caso del equipo de The Westin Palace, “con la experiencia reforzamos aspectos que ya conocíamos, como la importancia del trabajo en equipo, que las habilidades de todos los miembros son vitales y que un equipo unido es mucho más fuerte. Además, fue una oportunidad fantástica para estrechar lazos con otros compañeros en un entorno agradable y distinto”, reconoce Noelia López.

El laboratorio zombi de Fox in a Box.
El laboratorio zombi de Fox in a Box.

Normas
Entra en EL PAÍS