deliveroo huelga

Los autónomos de Deliveroo en pie de guerra

Esta situación ha sido criticada por asociaciones de defensa del colectivo

Los trabajadores de Deliveroo, conocidos como riders, se encuentran en pie de guerra. En concreto, estos profesionales denuncian encontrarse bajo el Régimen Especial del Trabajo Autónomo (RETA) sin que, realmente, sus condiciones laborales pertenezcan a las de este colectivo. Una situación que, a su juicio, les impide tener “condiciones laborales dignas, garantías de ingresos y protección de su empleo”

Esta situación ha sido criticada por asociaciones de defensa del colectivo, como es el caso de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), que ha anunciado su apoyo a la huelga que han realizado, al entender que están expuestos a una situación de “desprotección laboral”, producida por estar bajo un régimen de trabajo que no les corresponde, que dificulta la acción sindical y negociación colectiva”.

Al respecto, María José Landaburu, secretaria general de UATAE, ha asegurado que el caso de los riders encarna dos graves problemas laborales. De un lado, el “predominio de la precariedad en el trabajo joven y los nuevos modelos de negocio”. De otro, la “constatación de que el régimen de autónomos es la precariedad y la desprotección hecha ley”.

“Los mayor parte de los riders deberían ser trabajadores asalariados o Trabajadores Autónomos Dependientes Económicamente (TRADE), ambos tienen derechos como vacaciones, paro, jubilación o posibilidad de la negociación colectiva”, ha lamentado.

Reivindicaciones

Durante el servicio de noche del pasado domingo los trabajadores de Deliveroo pararon en protesta de sus condiciones actuales, lo que ha ocasionado el despido de al menos tres riders.

Entre sus reivindicaciones piden un mínimo asegurado de 20 horas semanales y al menos el pago correspondiente de dos pedidos a la hora. La huelga tuvo un notorio éxito en redes sociales con el hashtag #HuelgaDeliveroo con el que también se pidió la readmisión de los trabajadores despedidos.

Normas
Entra en EL PAÍS