Mercado laboral
Ignacio Fernández Toxo (CC OO) (derecha) y Pepe Álvarez (UGT).
Ignacio Fernández Toxo (CC OO) (derecha) y Pepe Álvarez (UGT).

Obstáculos para la firma del pacto salarial entre patronal y sindicatos

Toxo y Álvarez creen que la pelota está en el tejado de la patronal

Las diferencias entre CC OO y UGT o la falta de interés patronal, son algunos escollos

Madrid / Santander

“Unos días parece que el acuerdo está muy cerca, otros parece que estamos absolutamente alejados, jamás me he encontrado con una negociación de estas características”, ha reconocido hoy el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo al intentar describir en qué momento están las negociaciones del pacto de salarios para 2017.

Más de siete meses de negociaciones, en los que las reuniones no han sido muy numerosas, no han servido a los empresarios y los sindicatos para cerrar una banda de recomendación de subidas salariales para la negociación de los convenios.

La negociación está aparentemente estancada en dicha banda salarial, que los empresarios sitúan en entre un mínimo del 1% y un máximo del 2%, pudiendo llegar a un 2,5% ligado a la mejora de la productividad de las empresas o sectores.

Los sindicatos, por su parte, como ha recordado hoy el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, mantienen que las alzas salariales deberían estar más cercanas a una horquilla que fuera entre el 1,8% y el 3%. Y, además, defienden la recuperación de las cláusulas de revisión salarial, que garantizan que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo ante un eventual repunte inflacionista. En la actualidad, apenas el 20% de los asalariados con convenio tiene una de esas cláusulas, frente al 80% que las llegaron a tener hace unos años.

Sin embargo, esta diferencia es más aparente que real, y fuentes de la negociación aseguran que los empresarios estarían dispuestos a incrementar el suelo mínimo de la banda salarial, hasta el entorno del 1,3% o incluso alguna décima más, a cambio de que los sindicatos renuncien a las cláusulas de garantía salarial. “Si aceptamos recomendar subidas mínimas en el entorno de la inflación o un poco menos ellos (los sindicatos) tienen que dejar de pedir garantías por el IPC”, aseguran fuentes patronales.

En ese sentido, Toxo ha dicho hoy en Santander –donde participó junto a Álvarez en que el seminario La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?’ organizado en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE)– que el acuerdo salarial podría cerrarse “mañana mismo” con una sola llamada telefónica de las organizaciones empresariales, que “saben cómo tener el acuerdo”.

¿Dónde están entonces los obstáculos para la firma de este pacto? Fuentes consultadas apuntan a otras cuestiones distintas al contenido del acuerdo de convenios, en general, y a las recomendaciones salariales, en particular. Entre estos motivos, una parte patronal apunta a “la falta absoluta de sintonía en estos momentos entre las direcciones de CCOOy UGT”. Mientras que fuentes sindicales también reprochan a los empresarios “líos internos” y, sobre todo, “falta de interés” en sacar adelante el acuerdo, porque las subidas que se están firmando ya en los convenios son moderadas.

De hecho, el propio Toxo admitía hoy que los convenios se están firmando “a buen ritmo”. Hasta el momento, aproximadamente la mitad de los asalariados con convenio han cerrado sus condiciones laborales para este año, con una subida salarial pactada del 1,27% de media. Esta cantidad se sitúa más próxima a la petición patronal que a la sindical.

A esto se añade que los responsables de Comisiones Obreras están a las puertas de su XI Congreso Confederal que se celebrará del 29 de junio al 1 de julio y en que Toxo dejará el cargo y, previsiblemente, será sustituido por el líder de CCOOen el País Vasco, Unai Sordo. “En principio parecía que Toxo quería dejar a la nueva dirección el acuerdo ya firmado, pero ahora no parece que eso vaya a ser así”, aseguraban hoy fuentes conocedoras de la situación.

Ante todos estos escollos, los reconocidos y los que no son tan evidentes, Toxo calificó la negociación de este acuerdo como “realmente atípica” y admitió que ahora “no hay una mesa de negociación en la que los interlocutores estén hablando”.

 

Qué pasaría si no se firma el acuerdo

“Me han llegado a decir varias veces que el acuerdo salarial estaba ya firmado;y siempre pensé que tarde o temprano se firmaría” aseguraba ayer un exresponsable gubernamental. “Sin embargo -continuaba esta misma fuente- ahora empiezo a pensar que quizás no se firme”, sentenció.

¿Qué ocurriría si no llegase a firmarse? Lo cierto es que no ocurriría nada, porque la mayoría de los convenios colectivos, de empresa o de sector, se están firmando al ritmo esperado. Este acuerdo no tiene carácter vinculante y solo sirve como guía para los negociadores de los convenios. Estos acuerdos se han venido reeditando prácticamente cada año o por periodos de dos o tres años desde 2001. Y el año pasado fue el primero en el que el incremento salarial pactado quedó visiblemente por debajo de lo aconsejado por las cúpulas sindicales y patronales. Los más perjudicados por la ausencia de estas recomendaciones serían las empresas de menor tamaño donde la capacidad de negociación de los trabajadores es menor.

En cualquier caso, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, volvió a pedir ayer “un esfuerzo” para que se firme este acuerdo “porque es importante que en España haya cada día mejores salarios”.

Normas
Entra en EL PAÍS