El interés medio de las hipotecas a tipo fijo y variable se iguala en el 3,2%

La firma de préstamos retoma el ritmo de crecimiento en marzo tras la caída de febrero

De los 27.720 nuevos préstamos, el 38,5% se constituyó a tipo constante

hipotecas Ampliar foto

Apenas ya hay diferencia entre el coste de financiación de una hipoteca a tipo variable y una a tipo fijo. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados hoy, el tipo de interés medio de las nuevas operaciones al inicio es del 3,21% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (con una subida del 1,9% respecto a marzo del año pasado) y del 3,28% para las de tipo fijo (un 14,7% menor). La diferencia es de un 0,07%.

La explicación es sencilla: mientras el regreso a primera línea de las hipotecas a tipo fijo ha venido acompañado por unos precios históricamente bajos (entre el 2% y el 4%), los diferenciales sobre el euríbor de los préstamos variables se han ido encareciendo poco a poco hasta situarse en torno al 1% o 1,25%, según la oferta actual. Y a esto hay que sumar los tipos fijos iniciales durante los primeros uno o dos años que se han ido incorporando a este tipo de créditos, y que alcanzan el 1,75% o incluso hasta el 1,99% como en el caso de la Hipoteca Naranja de ING, que ha sido de las últimas entidades en acogerse a la fórmula del tipo fijo de partida. El resultado es que el precio medio de las hipotecas variables y fijas ya es prácticamente el mismo.

Ni siquiera la caída del índice de referencia euríbor hasta mínimos históricos en niveles negativos (la media provisional de mayo se sitúa en el -0,127% a falta de un valor para cerrar el mes) deja mucho más baratas las hipotecas variables. Y cabe destacar, asimismo, que la banca también ha empezado a encarecer en los últimos meses los tipos fijos, que llegaron a situarse por debajo del umbral del 2% el año pasado.

Este hecho coinicide además con el auge de las hipotecas a tipo fijo para la compra de vivienda, que ya representan el 38,5% del total de los 27.720 contratos constituidos en marzo. El 61,5% de las hipotecas sobre viviendas se constituyeron a tipo variable. Joaquín Maudos, catedrático de economía de la universidad de Valencia, asevera que "de forma creciente e intensa en los últimos meses se han concedido hipotecas fijas a un tipo relativamente reducido que se asegura para un periodo de 15 o 20 años, mientras que con las hipotecas variables el cliente tiene la incertidumbre de qué pasará con el euríbor". Así, sostiene que "es normal que ambos tipos de interés se asemejen para hacer al cliente indiferente entre unas hipotecas u otras".

Según el INE, la firma de hipotecas recuperó su vigor en marzo al registrar un crecimiento del 20,2% tras el traspiés de febrero, cuando cayeron un 2,7% por una cuestión de calendario, entre otras cosas. "Para entender la bajada hay que tener en cuenta que "al reflejar las hipotecas inscritas en el registro, tienen un decalaje de entre uno y dos meses respecto a la fecha de formalización", explicaba el Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista. El experto comenta que “el crecimiento de las hipotecas concedidas se mantiene a doble dígito y ya se han firmado casi 290.000 préstamos en los últimos 12 meses". Y apunta que "resulta interesante el ligero incremento registrado por los tipos de interés, una tendencia que seguramente se repetirá en los próximos meses por el encarecimiento de las hipotecas a tipo fijo a 25 y 30 años, que ya suponen un elevado porcentaje de las nuevas hipotecas”.

En opinión de José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), los datos conocidos llevan a dos conclusiones. Primero, "la importancia de la vivienda en propiedad para las familias españolas". Y, segundo, "la disponibilidad para su financiación de un sistema hipotecario eficiente y atractivo". Añade que "es importante que todos actuemos con responsabilidad para preservar las características de nuestro sistema hipotecario. Los bancos españoles así lo están haciendo, actuando de forma prudente y transparente en la financiación de la principal decisión patrimonial de las familias".

El valor de las hipotecas constituidas para adquirir una vivienda sumó 3.173,1 millones de euros tras crecer un 28 % interanual, en tanto que el importe medio de esos créditos fue de 114.469 euros, el 6,4 % superior al correspondiente al mismo mes de 2016, añaden los datos.

Normas