España, el segundo mayor destructor de autónomos de Europa

España, el segundo mayor destructor de autónomos de Europa

Analizando los datos oficiales de la Unión Europea comprobamos que sólo Italia supera la "masacre" de autónomos que ha tenido lugar en España con la crisis

España es el segundo país de la Unión Europea que más autónomos ha perdido durante la crisis. En un análisis realizado por este diario, sobre estadísticas oficiales a nivel continental, detectamos que tan sólo Italia supera el número de puestos autónomos destruidos. En 2007 el páis transalpino contaba con 5,2 millones de autónomos. Hoy son medio millón menos los que permanecen de alta dentro de este colectivo.

España es el siguiente en el ranking. Según estos datos europeos, en 2007 contábamos en nuestro país con 3,3 millones de profesionales por cuenta propia dados de alta. Según esta misma fuente, a cierre de 2016 eran 2'93 millones. Unos 370.000 menos. Estas cifras colocan a España como el segundo mayor destructor de autónomos desde que comenzara la crisis.

De los 33 países analizados en el viejo continente, 18 pierden autónomos y 15 los ganan. Muy cerca de España encontramos a Portugal y a Rumanía, con alrededor de 300.000 autónomos perdidos en el periodo de tiempo analizado. Grecia, Alemania y Croacia también pierden empleo por cuenta propia. 200.000, 176.000 y algo más de 100.000 respectivamente. A partir de aquí, el resto de países o ya ha recuperado el empleo autónomo perdido tras la recesión, o está a punto de hacerlo.

En el otro lado de la balanza tenemos a Reino Unido y Francia, donde este colectivo ha crecido considerablemente, especialmente en el primero. Nuestro ex socio continental ha ganado más de 700.000 autónomos desde 2007. Francia no sólo ha recuperado niveles precrisis de empleo por cuenta propia, sino que ha conseguido sumar 300.000 nuevos profesionales de este tipo. Es curioso comprobar que en ambos países se paga en proporción a los ingresos, y en función de la actividad. En Francia, además, las coberturas sociales están mucho más equiparadas a las de los asalariados, lo que repercutiría en una mayor predisposición a emprender y crear una empresa bajo esta modalidad.

Casi el 60% eran autónomos empleadores

La estadística recoge por separado los autónomos capaces de generar empleo y los que no. La ya de por sí mala posición de España en este ranking se acrecenta al comprobar que casi el 60% de los autónomos desaparecidos tenían empleados a su cargo. En concreto, 216.000 de los 370.000 comentados. Es decir, que a la considerable pérdida de autónomos tenemos que añadir los puestos de trabajo de empleados que tenían a su cargo.

Normas
Entra en EL PAÍS