Investigación judicial

Los peritos se ratifican: la salida a Bolsa de Bankia fue fraudulenta

Los inspectores del Banco de España subrayan las falacias del tríptico

Consideran “especialmente falsa y contraria a la normativa” la información sobre provisiones

Bankia
Una operaria limpia el logo de Bankia. EFE/Archivo EFE

La instrucción del caso Bankia llega a su punto culminante con la emisión del último informe encargado a los peritos judiciales, dos inspectores del Banco de España a los que el juez Fernando Andreu había pedido revisar sus dos análisis anteriores. El contenido de los informes periciales, a los que ha tenido acceso este diario, es el último paso previsto en la instrucción de la investigación sobre la salida a Bolsa de Bankia y resulta absolutamente demoledor.

Es falsa la información contable contenida en el Folleto Informativo de la Oferta Pública de Suscripción y Admisión a Negociación de acciones de Bankia, SA”, expone en su documento, de 274 páginas, del inspector Víctor Jesús Sánchez Nogueras.

“Son falsos los ratios de solvencia, los ratios de mora ya que es falsa toda la información de base para el cálculo de los mismos. Especialmente falsa y contraria a la normativa nacional e internacional es la información relativa a la existencia de provisiones por insolvencias por importe de 6.913 Millones de euros (Normas 12ª y 14ª de la Circular 4/2004 del Banco de España)”, añade Sánchez.

“Es falsa la información contable contenida en el Resumen del Folleto de emisión para la salida a Bolsa de Bankia” ratifica por su parte Antonio Busquets Oto, en otro documento de 478 folios.

La última versión del informe pericial llega después de que la plana mayor del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) durante la salida a Bolsa de Bankia, incluyendo al exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez y al exresponsable de mercados Julio Segura, fueran citados a declarar como imputados después de que se conociese que un inspector del supervisor financiero había alertado a sus superiores de la potencial debacle meses antes del estreno bursátil de la entidad que ha requerido luego el mayor rescate público en España.

“Mensajes mediáticos aparte, para desacreditar los informes periciales se han necesitado hasta ahora contrainformes de 10 catedráticos y de un inspector excedente, las declaraciones de altos cargos de la CNMV y las de varios miembros de la alta administración del Banco de España y de su personal directivo”, critica Busquets, inspector del propio supervisor financiero.

En las conclusiones de su nuevo informe, Busquets asevera que “sin embargo, la médula de la crítica se reduce principalmente al abracadabra de unas hipotéticas provisiones específicas pendientes de asignación”, conocidas como “las pepas”, que no se ven “amparadas por ninguna normativa española o internacional”.

“Los peritos judiciales ratificamos nuestras conclusiones sobre los ajustes detectados”, incide el perito judicial sobre la impresión inicial manifestada por ambos de que la entidad salió a Bolsa utilizando información falsa.

Los documentos presentados por los peritos ante el juez se hacen eco de las declaraciones que realizó como testigo el inspector del Banco de España José Antonio Casaus quien ratificó su impresión de que el “Grupo estaba muerto” y “nadie lo discutía”, según dijo, respondiendo fundamentalmente a preguntas del abogado Andrés Herzog, que representa a la acusación particular que ejerce la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), presidida por Gonzalo Postigo, y a las defensas de algunos de los imputados.

Dudas sobre la auditoría

La pericial de los peritos también pone en duda que Deloitte realizara unas “auditorías intachables y que su trabajo fue irreprochable”, como expresan algunos de los contrainformes presentados por las partes.

“Deloitte y su socio Francisco Celma fueron sancionados por el ICAC [Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas] por infracciones continuadas muy graves. El expediente del ICAC prueba que la actuación del auditor no fue correcta”, expone Busquets.

“Nuestro criterio como peritos judiciales es que las entidades no se tornan inviables de la noche a la mañana. Caja Madrid, Bancaja y Banco de Valencia fueron auditadas sin salvedades por Deloitte durante muchos ejercicios y BFA y Bankia desde su creación”, recalca el perito judicial aseverando que “entidades centenarias de semejante importancia no se hunden en seis meses, los transcurridos entre el 30 de junio de 2011, fecha de referencia del último dictamen limpio, y el 31 de diciembre del mismo año”.

“Don Francisco Celma argumenta que en agosto de 2011, justo después de la salida a Bolsa, el mundo cambió. Los peritos judiciales no podemos aceptar esta tesis, pues el mundo ya había cambiado en 2008, con el cierre de los mercados mayoristas tras la quiebra de Lehman Brothers y una crisis económica en España que había destrozado el sector inmobiliario y elevado extraordinariamente el desempleo”, concluye.

A un paso del juicio oral

“Reiteramos que todos los estados financieros de BFA y de Bankia desde su constitución hasta la reformulación no cumplían con la normativa aplicable y no expresaban la imagen fiel de la situación económica y financiera de dichas entidades”, resume Nogueras en su informe enumerando una serie de ajustes que “distorsionan la imagen fiel” de la entidad.

Ambos peritos ratifican las tesis que ya defendieron en los informes periciales de 4 de diciembre de 2014 y marzo de 2016 y concluyen “la falsedad de la información contable, especialmente, la contenida en el Folleto Informativo de Salida a Bolsa de Bankia”.

Con la recepción de estas conclusiones, es previsible que el juez Andreu pueda dar carpetazo a un procedimiento de instrucción que comenzó hace un lustro. Si, como es previsible, decreta la apertura de juicio oral el proceso amenaza con sentar en el banquillo a personalidades del mundo económico que van desde el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, al exgobernador del Banco de España Fernández Ordóñez.

Normas