Hostelería

Los sindicatos exigen alzas salariales del 2,5% para evitar huelgas en verano

CC OOy UGT piden recuperar el poder adquisitivo perdido en la crisis

Advierten que cerca de 700.000 ocupados pueden cerrar el año sin convenio

El turismo durante la crisis Ampliar foto

Tambores de guerra en la hostelería. Los sindicatos preparan movilizaciones para tratar de desbloquear la negociación colectiva con los empresarios y amenazan con una huelga si antes del verano no se alcanza un acuerdo para mejorar las condiciones de los trabajadores. Las reivindicaciones de las centrales pasan por una regulación mucho más estricta de las externalizaciones, por subidas salariales que en cualquier caso no sean inferiores al 2,5% y por el rechazo de mayor flexibilidad de la jornada laboral que reclaman las patronales, con el fin de poder concentrar jornadas, vacaciones y descansos en función de la demanda.

Comisiones Obreras calcula que en la actualidad hay 19 convenios sectoriales y territoriales decaídos o en ultractividad (prórroga automática de un año hasta su próxima extinción), que afectan a 363.000 trabajadores, a lo que hay que sumar otros 333.245 empleados que tienen que negociar sus convenios este año. En total más de 696.000 empleados sin convenio o amenazados con perderlo, lo que supone la mitad de los ocupados en la hostelería, según los últimos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2016.

Quieren frenar las externalizaciones y que el convenio sectorial siempre prevalezca sobre el de empresa en las subcontratas

¿Cuáles son los motivos de ese bloqueo? Gonzalo Fuentes, responsable de relaciones institucionales de la Federación de Servicios de Comisiones Obreras, apunta que los dos principales puntos de diferencia son la externalización del empleo y la mejora de las condiciones salariales. Los sindicatos apoyan firmemente la proposición de ley presentada por el PSOE, en plena fase de tramitación (el PP votó en contra y Ciudadanos se abstuvo), para que se regule la externalización con dos premisas: que los trabajadores subcontratados tengan las mismas condicionales laborales y salariales que los contratados y que siempre prevalezca el convenio sectorial sobre el convenio de empresa para evitar la proliferación de empresas multiservicios. Fuentes reconoce que los empresarios no están dispuestos a negociar este último asunto y que lo dejan para el trámite parlamentario. Carlos Sedano, asesor laboral de la patronal hotelera Cehat, confirma que están a la espera de cómo prospere esa iniciativa y que no van a realizar ninguna propuesta ante la posibilidad de que haya que rectificarla a posteriori. 

El segundo punto de fricción es la mejora de las condiciones salariales. La propuesta de mínimos que manejan los sindicatos baraja subidas cercanas al 2,5%. “Los trabajadores han perdido poder adquisitivo desde el inicio de la crisis y es hora de que se empiece a recuperar”, apunta Fuentes, que señala que el sector no ha dejado de crecer en los seis años frente al ajuste que han sufrido otros como la construcción o la industria.

Entre 2008 y 2016, la llegada de turistas extranjeros ha crecido un 30% (de 57,8 a 75,6 millones de viajeros), los ingresos por habitación de los hoteleros ya han recuperado los niveles precrisis y los precios hoteleros subieron un 0,7% en 2014, un 4,6% en 2015 y un 5,4% en 2016. Todos esos porcentajes están muy por encima del avance experimentado por los salarios, que no han bajado, pero que han encadenado cuatro ejercicios subiendo en el entorno del 1%.

Sedano asegura que no realizarán ninguna oferta hasta que CEOE y sindicatos no acuerden una referencia de salarios para este año a nivel estatal. La última oferta de la patronal, presentada en la junta celebrada el pasado 5 de abril, establecía subidas salariales con un techo del 2%, a la que se podría añadir medio punto adicional en función de la productividad de cada sector. Una propuesta que mejoraba sustancialmente la anterior (que establecía el techo en el 1,5%), pero que sin embargo fue rechazada en primera instancia por los sindicatos, que no están dispuestos a aceptar una horquilla de incrementos que parta de la congelación.

La clave para saber si las diferencias acaban en acuerdo o en movilizaciones se producirá el próximo 9 de mayo. Esa es la fecha prevista para la reunión de la comisión paritaria del Acuerdo Laboral de ámbito Estatal para el sector de Hostelería (ALEH), en la que están representados CC OO y UGT por la parte sindical y la patronal hotelera Cehat y la patronal de restauración FEHT por los empresarios. Fuentes asegura que si los empresarios se mantienen en su posición de bloqueo en los dos temas trascendentales (externalizaciones y salarios), se podría pasar de las movilizaciones a la huelga. “No está ahora encima de la mesa, pero no es descartable si persiste el bloqueo. No se puede confundir responsabilidad con debilidad”.

Salarios frente a beneficios

Las alzas salariales pactadas en los convenios de la hostelería entre 2008 y 2016 arrojan una subida acumulada de 16,34 puntos, un 1,8 anual. Sin embargo, el 70% de ese incremento se produjo entre 2008 y 2011. En los cinco años siguientes apenas subió un 1% anual.

Los beneficios empresariales acumulan una subida del 36,3% entre 2008 y 2016, el doble que la registrada por los salarios en el mismo período, con una tendencia también diferenciada. Los beneficios se han disparado en los tres últimos ejercicios, con un alza anual del 9,6%, en paralelo a la recuperación de llegadas y pernoctaciones de viajeros extranjeros.

Los precios hoteleros sí han recuperado los niveles precrisis. Entre 2008 y 2013 bajaron un 6,5% y entre 2014 y 2016 han subido un 11,4%, gracias al récord de turistas extranjeros.

Normas