Negociación colectiva
sindicatos
Un trabajador de la construcción. EFE

La justicia anula 43 convenios que devaluaban salarios

La Audiencia Nacional anula una cuarentena de convenios de empresas multiservicios porque no guardan el principio de correspondencia entre quien los firmó y a quienes se aplica

Los sindicatos CC OO y UGT se han lanzado a una guerra judicial contra las empresas multiservicios que, de momento, están ganando, al menos en los tribunales. Esas empresas se dedican a prestar los servicios que otras compañías deciden externalizar y que van desde la limpieza, la seguridad, la restauración, el mantenimiento de edificios, la mensajería. Pero las multilservicios que más facturan ahora son las que trabajan en la industria y la logística.

La batalla judicial se inició tras la reforma laboral de 2012, cundo estas compañías multiservicios aprovecharon una de las cuestiones más polémicas de la nueva ley: la prioridad aplicativa de los convenios de empresa. Esto es, que las condiciones pactadas en el convenio de una empresa concreta prevalecen sobre el resto de acuerdos sectoriales, ya sean provinciales, autonómicos o estatales.

“La reforma laboral dio carta blanca a las multiservicios para mediante la firma de convenios propios de empresa, devaluar los salarios de sus trabajadores un 50% de media”, explica el secretario de Acción Sindical de UGT, Gonzalo Pino. Las situaciones más graves se han dado, por ejemplo, según los sindicatos con las camareras de pisos, una actividad que han externalizado los hoteles y cuyos salarios se han rebajado hasta un 70% en muchos casos. Los cálculos sindicales apuntan que el sector de los contact center, ha rebajado sus salarios un 38% de media y los de la logística, sobre todo en la industria, un 48%.

Pero los sindicatos detectaron que estas firmas de convenios se hacían ad hoc, casi exclusivamente para hacer la devaluación salarial. “Firmaban cuatro gatos el convenio y luego lo aplicaban a toda España”, asegura Pino.

Precisamente la falta de legitimidad de los firmantes es lo que ha llevado a la Audiencia Nacional a anular 43 convenios de los 44 impugnados desde finales del año pasado. Además, el Tribunal Supremo ya ha ratificado en tres ocasiones la postura de la Audiencia.

“Los tribunales entienden que estos convenios no guardaban el principio de correspondencia que debe haber entre el ámbito estatal del convenio de empresa y la representación legal de los trabajadores que firma dicho convenio;eso no se producía, porque se firmaba por parte de uno o dos comités de centros de trabajo y se aplicaba al resto de centros y/o lugares de trabajo”, explica la responsable de externalización y empresas multiserivicios de la Federación de Servicios de CC OO, Encarni Bonilla.

Así, aunque estas anulaciones se han realizado por la fallos en la representatividad de los firmantes, el resultado es que estas empresas se han quedado sin convenio y deberían ahora aplicar las mejores condiciones salariales y laborales que recogen los convenios sectoriales de cada actividad que realicen sus trabajadores. Dicho esto, la batalla judicial no ha terminado, ya que según el secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT, Santos Nogales, ya se han detectado medio centenar de convenios más susceptibles de ser impugnados próximamente.

Los próximos pasos de la balla sindical

La victoria sindical en los tribunales está aún lejos de ser completa, porque a pesar de que los sindicatos tienen las sentencias que anulan más de cuarenta convenios de empresas multiservicios, que devaluaban los salarios de los trabajadores afectados “ni una sola de estas compañías ha modificado las condiciones de sus trabajadores para adecuarlas a los convenios sectoriales”, asegura la responsable de externalización y empresas multiserivicios de la Federación de Servicios de CC OO, Encarni Bonilla. Ante esto, ¿Cuál será el próximo paso de los sindicatos en esta batalla?

Los responsables sindicales apuntan a dos vías de actuación. En primer lugar, intentarán presentar conflictos colectivos demandando que se apliquen las condiciones de los convenios sectoriales en estas empresas. “Esto es muy difícil porque para presentar un conflicto colectivo el sindicato tiene que estar en las empresas y la alta volatilidad de los trabajadores de las multiservicios hace esta presencia casi nula”, señala el número dos de FeSMC-UGT, Santos Nogales. Y, en segundo lugar, retomarán “la vía institucional”, de forma que la Inspección de Trabajo actúe de oficio exigiendo a las empresas de servicios con convenios anulados que apliquen las condiciones de sus sectores.

Paralelamente, trece grandes empresas multiservicios, entre las que están Eulen, Adecco, Grupo Norte, Acciona o Ferrovial, acaban de crear una patronal (Asociación de empresas de externalización de servicios auxiliares a la producción, ESAP) para cubrir a las multilservicios que trabajan en el sector de la logística en la industria. CCOO y UGTesperan que ESAP contacte con ellos para abrir una negociación para regular las actividades de estas empresas en este sector.

Normas
Entra en EL PAÍS