Benôit Battistelli: “La patente unitaria sin España es como la Champions sin el Real Madrid o el Barça”

El presidente de la Oficina Europea de Patentes anima a España a dialogar para que se sume a la patente unitaria

Asegura que le ayudaría a tener más peso en el sistema de patentes, el que le tocaría por su peso económico

Benoît Battistelli, presidente de la Oficina Europea de Patentes.rn
Benoît Battistelli, presidente de la Oficina Europea de Patentes.

Benoît Battistelli (París, 1950) es un claro defensor de la patente unitaria europea. Asegura que es “muy valiosa” para la economía de los 26 países que forman parte de ella, entre los que no está España, porque el Gobierno de Rajoy cree que no incluir el español como lengua oficial discrimina a las empresas y plantea inseguridad jurídica. Sin embargo, el presidente de la Oficina Europea de Patentes, dice que en una economía competitiva como la actual “estar fuera de la patente unitaria supone una desventaja para España”.

España es el único país de la UE junto con Croacia que aún no se ha comprometido al proyecto de patente unitaria europea. ¿Cómo afecta a las empresas españolas?

La patente unitaria supone un progreso muy importante para el sistema europeo de patentes porque simplifica todo el procedimiento. Habrá solo un interlocutor, que será la oficina europea de patente, y esta simplificación va a generar una ingente reducción de costes. Nuestros cálculos indican que para garantizar la misma protección en los 26 países europeos que forman parte de la patente unitaria los costes están en torno a 35.000 euros por un periodo de 10 años, y con la patente unitaria sería tan solo de 5.000 euros. Por ello, es muy beneficiosa para las pymes, las universidades y los centros públicos de investigación, y por tanto, también lo sería para la economía española, que basa sobre todo su fortaleza en las pymes y esos centros públicos de investigación citados. Además existe otro argumento: ustedes son muy aficionados al fútbol, imagine una Champions sin el Real Madrid y sin el Barça... con la patente unitaria ocurre más o menos lo mismo: una economía abierta sin la economía española. La idea que perseguimos es que Europa fortalezca su sistema de patentes , y tengo claro que la patente unitaria contribuirá de forma muy eficaz a aumentar la capacidad de innovación de la economía española.

Pero el ministro de Economía español, Luis de Guindos, volvió a descartar hace unos días incorporar a España en ese sistema. Dice que no considerar el español una lengua oficial discrimina a las empresas españolas y plantea inseguridad jurídica.

Cuando España se unió a la oficina europea de patentes aceptó en su día que teníamos tres idiomas de trabajo (inglés, alemán y francés), porque Reino Unido, Alemania y Francia conforman la mayoría de patentes europeas. No hay una razón política tras la decisión [de la ausencia del español], es un tema meramente económico y técnico. España está en el puesto número 17 en cuanto al número de solicitudes de patente en Europa, con unas 1.500 patentes. Aunque el país va progresando, aún están por encima Finlandia, Austria, Dinamarca, Bélgica, Suecia, Italia, Países Bajos... algunos de ellos con un peso económico menor que España. Y si calculamos el número de solicitudes de patente por millón de habitantes –un buen indicador de la capacidad de innovación de un país–, aquí España está en el puesto 27. Incluso Estonia está por delante.

La patente unitaria europea ayudará a España a tener más peso en el sistema de patentes, el que le correspondería por su peso económico

¿Y a qué achaca usted que en España se patente tan poco? ¿Cree que solo por el hecho de que el país se una a la patente unitaria va a incentivarlo?

La economía española es muy fuerte para marcas y diseño. Hay mucha creatividad comercial y de marketing, pero España arranca desde un nivel más bajo que otros países en términos de innovación tecnológica y técnica. Es verdad que va progresando y aumentando el número de patentes año a año, pero aún tiene mucho potencial para progresar. El peso de España en el sistema de patentes no está al nivel del peso económico que tiene el país y estoy seguro de que la patente unitaria mejorará su situación, porque es un incentivo, especialmente para las pymes.

¿Podría ser que la patente unitaria se abra finalmente al español? ¿Quién decide esto? ¿Qué podrían ofrecer al Gobierno español para que cambie su posición?

No se trata de una negociación entre la oficina europea de patentes y el Gobierno español; es una negociación entre los Estados miembros de la UE, y se ha venido negociando así durante décadas. España siempre ha indicado que el tema del idioma es lo que le impide unirse a la patente unitaria. Esa fue también la posición de Italia, y hace poco cambió su posición decidió unirse a la patente unitaria. En mi opinión, hay que continuar con el diálogo, explicar que la patente unitaria es muy buena para la economía española. Aunque esta está vinculada con un tribunal específico especial de patentes, y este dispondrá de una oficina central en París, también habrá tribunales a nivel de país. Cada uno de los países que voluntariamente decida tener una especie de división local de ese tribunal podrá tenerla. Esto significa que si España decide unirse a la patente unitaria podrá crear una división local, de modo que si una empresa tiene problemas podrá acudir y defenderse en los tribunales en su propio idioma, el español.

¿Las empresas españolas pueden, pese a la postura del Gobierno español, solicitar patentes unitarias?

Si, por supuesto, pero en este caso no tendrían protección en su país. Por lo tanto, tendrían que hacer también formalidades para conseguir protección en España.

El Ejecutivo español considera que el hecho de que el español no esté en la patente unitaria hace que Europa pierda una puerta hacia Latinoamérica. ¿Lo ve usted así?

Tenemos relaciones excelentes con los países latinoamericanos: México, Brasil, Colombia, y estamos abriendo conversaciones con Argentina. Además, lo hacemos en estrecha colaboración con España. La cuestión del idioma para mí no es un problema. Nadie duda de la importancia de la lengua española, pero si uno quiere traducir la patente unitaria a todos los idiomas de la UE resultaría tan caro que nadie se valdría de este sistema. Nadie lo usaría. Igualmente, los otros países de la UE no aceptarían que se añada solo el español, querrían que se añadiera el portugués, el italiano, el polaco, todos los idiomas, así que no hay posibilidad de encontrar un acuerdo que le otorgue al español un estatus distinto al actual.

¿La ausencia del español no dificulta también el proceso a las firmas extranjeras. Estas se ven obligadas a validar sus patentes en París y Madrid para protegerse?

Que las empresas extranjeras decidan pedir protección de sus invenciones en otro país dependerá de su estrategia comercial, técnica o industrial. Pero el hecho de que tengan que hacer otra solicitud suplementaria en España seguramente hará que se lo piensen dos veces antes de decidir si invierten en el país o en otro donde les sería más fácil conseguir protección para sus invenciones. En una economía competitiva como la actual estar fuera de la patente unitaria supone una desventaja para España.

El 1 de abril entró en vigor en España la nueva ley de patentes, que unifica el sistema de concesión de patentes con examen previo de novedad y actividad inventiva desapareciendo el actual procedimiento de concesión sin examen. ¿Como la valora?

Mantenemos como he dicho una estrecha colaboración con España y hemos contribuido a la modernización y actualización de la oficina española. En mi opinión, es un paso importante en la buena dirección; va a fortalecer el sistema de patentes en España y ayudará al país a desempeñar un papel más importante en Europa.

Cataluña es la comunidad que más patenta en España. ¿A qué cree que se debe?

Está vinculado al nivel de desarrollo industrial y económico de esa región. Lo que estamos viendo, no solo en Cataluña sino en toda Europa, es que las regiones que más éxito tienen en patentes son aquellas donde hay grandes vínculos entre la industria y la investigación. Este es el caso de Cataluña, pero también de París, Bavaria y los países escandinavos. Ese vínculo es muy importante para aumentar el número de patente.

Europa exporta más solicitudes de patentes de las que importa, eso demuestra que no estamos siendo invadidos por patentes extranjeras

¿Cómo ve la industria europea, basándose en lo que se ha patentado en 2016?

La economía europea da cuenta de aproximadamente la mitad de solicitudes de patentes que recibimos en la Oficina Europea de Patentes. El restante 50% se conforma por países como EE UU, Japón, Corea, China y otros. Esta proporción permanece relativamente estable, y lo que indica es que la economía europea es una economía basada en la innovación. Tenemos una gráfica que explica muy bien los flujos de patentes como un balance de comercio, y muestra que estamos exportando más patentes de las que importamos. Y eso lo podemos decir de todas las regiones (EE UU, China, Corea). Solo con Japón estamos bastante equilibrados. Eso muestra que, al contrario de lo que se suele decir, no estamos siendo invadidos por patentes extranjeras y que somos capaces de exportar capacidad innovadora a la economía global.

¿Hasta qué punto exportar solicitudes de patentes es indicativo de que una economía es innovadora? Porque las empresas más disruptivas del mundo (Google, Facebook, Amazon, Alibaba, Uber...) no son europeas. ¿No contradice esto los datos que da?

No digo que ese sea el único indicador para analizar el nivel de innovación de una región, pero sí muestra que Europa tiene una capacidad de aportar productos innovadores a la economía global. Tenemos una lista de los 10 ámbitos tecnológicos para los que se reciben la mayoría de solicitudes de patentes y en 9 de ellos las empresas europeas están en la primera posición. El único campo en el que no está primero es en comunicación digital.

¿Y con las solicitudes de patente de 2016 ve tendencias de innovación en Europa?

Tenemos una posición muy fuerte en energías renovables y en el sector de automoción, productos farmacéuticos y en biotecnología, si bien este es un sector altamente competitivo y sabemos que el mercado americano es mayor que el europeo para la biotecnología y sus productos. La industria europea es bastante diversa y está muy bien representada en estos campos técnicos.

La UE siempre ha querido recortar distancias con EE_UU y Asia en innovación en tecnologías de información. Hay políticos que creen que el internet de las cosas es una gran oportunidad para Europa dada su potente base industrial en sectores como la automoción y otros. ¿Ve posible ese salto?

Es un campo en el que estamos por detrás de EE_UU. Y, aunque creo que tenemos capacidad de acortar la brecha actual, hemos de reconocer que hay más industria e innovación en Silicon Valley que en Europa.

¿A qué se debe su visita a Sevilla?

Desde hace 35 años la Oficina Europea de Patente mantiene una reunión informal con sus homólogas de EE UU (Uspto) y Japón (JPO) para tratar de armonizar nuestros procedimientos. Este año tocaba a Europa actuar de anfitrión y elegimos Sevilla. Como ve otorgamos gran importancia a España con o sin patente unitaria. La reunión era importante, pues era la primera que manteníamos con los americanos desde que Trump es presidente. Queríamos ver si EE UU tenía intención de continuar con la cooperación internacional en el ámbito de patentes como ha venido haciendo en el pasado. La reunión ha ido muy bien y la Uspto nos ha manifestado su intención de continuar con dicha cooperación.

¿Saldrá Reino Unido de la patente unitaria tras el brexit?

. Impacto en Reino Unido. ¿Tendrá que salir ahora el Reino Unido de la patente unitaria? “Hay que distinguir el brexit de las consecuencias de que forme parte de la Oficina Europea de Patentes (OEP), pues esta es una organización internacional que consta de 38 Estados miembros (los 28 de la UE más otros países como Suiza, Noruega o Islandia). Así que el brexit no cambia nada para la OEP”.

. Negociaciones. “Respecto a la patente unitaria, Reino Unido seguirá siendo miembro y se beneficiará de ella. Al menos hasta que culminen las negociaciones del brexit, porque nadie sabe cuál será el resultado de las mismas. La patente unitaria es parte del mercado único europeo, así que las normas que se decidan para las relaciones del Reino Unido con el mercado único serán las que se apliquen a las relaciones del Reino Unido con la patente unitaria”, dice.

Normas