Movilidad

Car2Go duplica sus usuarios en un año en Madrid y tiene ya 150.000

Car2Go
Una usuaria de Car2Go en Madrid.

Los coches eléctricos de Car2Go se han convertido en un opción cada vez más escogida en la ciudad de Madrid por las restricciones al tráfico motivadas por la contaminación, las áreas de prioridad residencial y por la flexibilidad del servicio en ocasiones, comparado con el transporte público. La empresa alemana de vehículos de carsharing (uso compartido), filial del grupo Daimler, ha logrado duplicar sus usuarios en un año. La compañía avanzó ayer a Cinco Días que ya cuenta con 150.000 madrileños registrados desde su lanzamiento en noviembre en 2015.

“Madrid es la ciudad de Car2Go en Europa que ha crecido más deprisa. Nuestro servicio ha revolucionado el concepto de movilidad en Madrid”, dice Thomas Beermann, consejero delegado de Car2Go Europa. La flota de vehículos realiza más de 6.000 viajes de media al día. El alquiler semanal aumentó un 60% respecto a 2016. “El crecimiento está por encima de nuestras expectativas”, señala Orazio Corva, responsable de Car2Go en Madrid.

La empresa desembarcó en la capital con una flota de 350 coches eléctricos biplaza del modelo Smart Fortwo hace año y medio. En cinco meses, incrementó su flota en un 43%, hasta los 500 automóviles, con una cartera de usuarios registrados en ese momento de 53.000 clientes. “Tenemos prevista una ampliación de la flota, debido a que la demanda es muy grande, pero todavía no hemos decidido cuándo la vamos a hacer”, explica Corva.

El sistema permite a sus viajeros registrados alquilar los vehículos por minutos a través de una aplicación instalada en el smartphone, que funciona como llave para acceder al automóvil. El cliente abre, introduce su clave en el ordenador de a bordo y conduce hasta su destino, que siempre tiene que estar dentro de la carretera de circunvalación M-30. El área de funcionamiento de Car2Go en Madrid es de 53 kilómetros cuadrados, la misma superficie que ofrece el servicio en la ciudad italiana de Turín. El responsable de la compañía vincula una ampliación de esta zona al momento en que se pongan más coches. “La demanda que tenemos dentro de nuestro área operativa, que es la M-30, es tan alta que ampliar la zona significaría empeorar el servicio, distribuyendo los coches en una superficie más amplia. La ampliación del área está directamente relacionada al aumento de flota”, señala Corva. Los coches se pueden aparcar de manera gratuita en plazas verdes y azules de aparcamiento regulado de la ciudad, así como en algunos garajes concertados en determinadas zonas. El pago se hace de manera electrónica a través de la tarjeta facilitada al darse de alta en la aplicación.

Competencia

La compañía saca pecho ante el aluvión de interesados por sus servicios en un momento en el que la competencia en coche compartido se acrecienta. La empresa perdió el monopolio de esta iniciativa el pasado mes de diciembre, cuando la automovilística francesa PSA desembarcó en Madrid con sus propios automóviles eléctricos para uso compartido, el servicio Emov. Esta compañía, fruto de una joint venture con la empresa de pago de aparcamiento regulado por móvil Enysa, lanzó su servicio en Madrid con el mismo precio de Car2Go y 500 vehículos disponibles. Las bazas diferenciadoras de Emov son los vehículos, de cuatro plazas versus las dos de Car2Go, y la zona de influencia, que desborda la M-30 hasta barrios como Quintana, Arturo Soria o Herrera Oria.

Además, fuentes del sector confirman la existencia de un tercer competidor en liza, que estaría negociando desde hace meses su entrada en Madrid (o en Barcelona). Se trataría del servicio DriveNow, de BMW, que ya funciona en 11 ciudades europeas y cuenta con 600.000 usuarios frente a los 1,2 millones de clientes en Europa de Car2Go. La filial de Daimler suma 2,2 millones de clientes registrados en total.

A partir del 10 de abril, dos céntimos más caro

La compañía anunció a principios de mes que incrementaría sus tarifas por minuto en dos céntimos a partir del próximo 10 de abril. El coste pasará a ser de 0,21 euros por minuto frente a los 0,19 euros por ese periodo de tiempo que cobraba hasta ahora. “Vamos a subir a 21 céntimos, que sigue siendo un precio muy competitivo y es el más bajo de Europa”, afirma Orazio Corva a CincoDías. Emov, su principal competidor en Madrid, mantiene el precio de lanzamiento en 19 céntimos por minuto.

Además, la compañía redondeará los minutos completos desde el primer segundo, no como hasta ahora, que ajustaba en función del tiempo consumido del minuto en curso. Es decir, que si el usuario utiliza el servicio por 2,15 minutos, la aplicación te cobra tres minutos completos.

Desde Car2Go explican que la subida se debe a que se trataba de un precio inicial. “Los 19 céntimos era un precio de lanzamiento. Posteriormente decidimos mantener ese precio durante más tiempo de lo normal, casi un año y medio”, asegura Corva. El resto de los precios se mantienen sin cambios. Es decir, la cuota de registro seguirá siendo de 9 euros, el alquiler del vehículo por un día costará 59 euros y el precio por kilómetro recorrido una vez se sobrepasan los 50 primeros gratuitos será de 0,29 céntimos.

Este cambio de tarifas se produce un año después de que la empresa anunciara un cambio de condiciones que reducía el tiempo de reserva de sus vehículos. Desde el 24 de mayo del año pasado, los vehículos se pueden reservar únicamente 20 minutos antes de su uso, frente a los 30 minutos que tenían los usuarios hasta entonces, con el objetivo de que aumentara la disponibilidad.

Normas