Política monetaria

El BCE mantiene sus planes y quita relevancia al repunte de la inflación

El banco eleva una décima las previsiones de crecimiento

También sube la previsión de inflación para 2017 y 2018, pero mantiene la de 2019

Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi. REUTERS

Una vez más el BCE ha cumplido con el guión previsto. Los analistas no esperaban cambios y así ha sido. En la reunión de este mes la institución monetaria ha decido mantener sin cambios el precio del dinero, que continúa en el 0%, nivel en el que se encuentra desde hace justo ahora un año. Asimismo, la facilidad de depósito (dinero que cobra a los bancos por dejar los ahorros en la hucha del BCE) se mantiene en el -0,4%.

Sin embargo, lo que todos esperaban era a conocer con más detalle la valoración económica así como el futuro de las compras de deuda. A pesar de las peticiones de alguno de los estados miembros, como Alemania que instaba a acabar con los estímulos este mes, Mario Draghi ha reiterado que mantendrá sin cambios el nivel de compra mensuales que a partir de abril bajan a los 60.000 millones de euros mensuales. El banquero italiano ha advertido que la inflación continúa lejos del objetivo del 2%. Los repuntes experimentados en los últimos meses obedecen a la recuperación del crudo pero la inflación subyacente continúa estancada. "Hace falta un nivel bastante sustancioso para que la inflación subyacente crezca y apoyar la inflación nominal. Nuestras políticas están destinadas a lograr las tasas de inflación requeridas". ha afirmado Draghi.

La rebaja del importe que tendrá lugar a partir del próximo mes no es definitiva. Es decir, que si la situación lo requiere, podría dar marcha atrás e incrementar el volumen "si es necesario para apoyar la subida de la inflación y la recuperación de la economía", ha subrayado el presidente del BCE. Asimismo, Draghi ha aprovechado para acallar las voces que critican la actual política monetaria y ha señalado que han servido para "impulsar el consumo y desaparecimiento de la economía".

Proyecciones económicas

La cita ha servido para actualizar las previsiones económicas. El BCE prevé que la economía de la zona euro crezca un 1,8% en 2017, una décima más que en diciembre. Para 2018, las estimaciones de PIB para la región sube una décima, hasta el 1,7% mientras que para 2019 se mantiene sin cambios en el 1,6%.

En referencia a la inflación, el BCE también sube sus previsiones para este año y el que viene al 1,7% y 1,6%, respectivamente. Al igual que el caso anterior, las estimaciones para 2019 permanecen intactas en el 1,7%. "Los riesgos de deflación han desaparecido", indicó el presidente.

Acto seguido Draghi indicó que para que las proyecciones se conviertan en realidad es necesario la implicación de los Gobiernos. El banquero italiano ha reiterado que "la política monetaria no puede hacer el trabajo sola y requiere de otras áreas para mantener la recuperación". Es decir, los países deben implementar las reformas necesarias para lograr la consolidación fiscal.

En el turno de preguntas, una de las inquietudes ha sido si se extenderá las subastas de liquidez. El responsable de la política monetaria ha señalado "no se ha discutido si se extenderá" esta medida ahora que expira el último TLTRO (operaciones de financiación a largo plazo). "Es un instrumento que podría usarse de nuevo si la economía lo requiriese, aunque por ahora no está sobre la mesa", ha aclarado.

Ahora que los partidarios de abandonar el euro copan la atención, con la candidata de ultraderecha Marine Le Pen como principal exponente, Mario Draghi ha dicho que "más del 70% de la población de la zona euro está a favor de mantener el euro, y esta tasa está creciendo".  "Sin el euro no hay mercado único", ha avisado. Respecto las acusaciones que en los últimos tiempos ha vertido el presidente de EE UU, Donald Trump, alertando de una manipulación de la divisa europea, el banquero italiano ha señalado que "el BCE no ha intervenido en el mercado de divisas desde 2011". 

Normas