Automoción

El presidente de PSA envía un mensaje de "tranquilidad" a Rajoy y a la plantilla de Opel en España

El presidente de PSA, Carlos Tavares, se compromete con Mariano Rajoy a cumplir los acuerdos firmados entre los sindicatos y General Motors

El presidente de PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares, envió este lunes un mensaje de tranquilidad a los trabajadores españoles de todas las marcas de su nuevo grupo tras  anunciar la compra de Opel a la estadounidense General Motors (GM). El Grupo PSA cuenta con dos fábricas en España, en Vigo y Madrid, mientras que Opel dispone de una fábrica en Figueruelas (Zaragoza)

“Estén tranquilos”, dijo Tavares en español durante la conferencia de prensa organizada en París junto a la responsable ejecutiva de GM, Mary Barra.

El directivo del grupo automovilístico francés además ha  mantenido una conversación telefónica con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le ha transmitido un mensaje de "tranquilidad" y le ha asegurado que "la empresa cumplirá en su totalidad los acuerdos firmados entre los sindicatos y General Motors".

Según una nota de prensa remitida por la Presidencia del Gobierno, la conversación telefónica ha tenido un "tono constructivo" y se ha producido poco después del anuncio de los detalles sobre la adquisición por parte de PSA a General Motors de Opel.

Durante la rueda de prensa en París, Tavares destacó que PSA, gracias a “una implantación muy fuerte en España” con sus factorías de Vigo y Madrid, conoce “todas las calidades que tiene el país”, que son las que le han permitido que la producción automovilística haya aumentado estos últimos años.

Por eso, repitió a los trabajadores “que estén tranquilos porque lo que buscamos juntos es la eficiencia”. “En España -remachó- tenemos colaboradores de calidad”.

Tras una larga serie de preguntas sobre si el nuevo grupo tendrá que cerrar plantas o reducir su plantilla, explicó que cada factoría debe plantearse el reto de la eficiencia, que se mide en la mejora de la calidad, en la reducción de costos y en el cumplimiento de los objetivos.

  • Cumplirá los acuerdos

El presidente de PSA insistió en que se respetarán todos los acuerdos existentes, en particular con los sindicatos -por una cuestión de deontología-, y que a más largo plazo el futuro estará en las manos del trabajo conjunto de la empresa con los trabajadores para mejorar los niveles de eficiencia.

Un método -indicó- que es el que ha aplicado en PSA en los últimos cuatro años para sacar el fabricante de la difícil situación en la que estaba, al borde de la desaparición.

Durante su conversación con Rajoy, el presidente del Gobierno se ha interesado especialmente por la situación de las fábricas españolas y de los empleados de las mismas. Además, ha manifestado el apoyo del Ejecutivo al Grupo PSA, que con esta operación amplía su presencia en España, así como al conjunto del sector de la automoción.

Tavares, que desde el anuncio de las negociaciones con General Motors a mediados de febrero se ha entrevistado con los primeros ministros de Francia, Bernard Cazeneuve, Reino Unido, Theresa May, y con la canciller alemana, Angela Merkel, se excusó al ser preguntado por España, por “no haber podido estar en todas partes estos últimos días”.

La compra de Opel/Vauxhall, que incluirá la filial financiera de GM en Europa, supondrá un pago de 2.200 millones de euros en dos operaciones paralelas.

La primera pata será la adquisición por PSA de la actividad automovilística del grupo estadounidense en Europa (las marcas Opel y Vauxhall) por 1.300 millones de euros, y la segunda la de esa filial financiera por 900 millones, mediante una alianza a partes iguales entre PSA y el banco francés BNP Paribas.

 

Normas