Breakingviews

Autogol chino frente al Milan

Los retrasos en la compra del club ya han dejado 200 millones en manos de Berlusconi

Estadio de San Siro, durante un derbi Milan-Inter.
Estadio de San Siro, durante un derbi Milan-Inter.

El niño malo Silvio Berlusconi está mostrando a los chinos el arte de negociar. Un grupo de inversores del país asiático está intentando retrasar una vez más la compra del Milan al millonario ex primer ministro italiano por 740 millones de euros. Sin embargo, la problemática transacción, en lugar de forzar a Berlusconi a abandonar el campo cojeando, le está dando algo de impulso.

Eso se debe a que la combinación de un gran depósito inicial y una multa de 100 millones por el tiempo perdido ya han dado a Fininvest, la compañía de Berlusconi, 200 millones que podrá conservar, independientemente de si la venta acaba en el fondo de la red. Una demora adicional probablemente llenaría aún más sus arcas. Al menos en teoría, Fininvest tendría en ese caso más que suficiente para cubrir los 220 millones de deuda que impulsaron la venta inicialmente.

El Ayuntamiento, dueño del estadio, advirtió en noviembre de que avisaría a las autoridades antiblanqueo si no se publicaba la composición del consorcio ofertante

Es una dura lección para los compradores de China, que gastaron en conjunto 100.000 millones de euros en activos en el extranjero en 2016 y tienen más de 800 ofertas en proceso. Pekín ha comenzado a frenar las salidas de capitales, lo cual ha puesto algunos acuerdos en cuestión.

La operación se enfrenta a otro problema. El Ayuntamiento, dueño del estadio San Siro, advirtió en noviembre de que avisaría a las autoridades anti-blanqueo de dinero si no se hacía pública la composición completa del consorcio ofertante.

Berlusconi, sin embargo, tampoco destaca por su forma de jugar las fusiones. Ha demandado a Vivendi por 1.500 millones después de que el grupo francés renunciara a un acuerdo para comprar el negocio de televisión de pago de Mediaset. Berlusconi podría valorar comprar a Vivendi una participación en Telecom Italia como forma de resolver la disputa. La operación con los chinos, al menos, está dando al Milan fuerza financiera adicional en caso de que necesite buscar un nuevo comprador.

Normas