Blogs por Alexis Ortega

La hora de la verdad de Trump

La hora de la verdad de Trump

Ayer el Departamento de Comercio de los EEUU publicó los pedidos de bienes duraderos en enero resultando ser un dato mejor de lo esperado: subieron un 1,8 % pero contenía avisos muy importantes. Primero los pedidos de bienes excluyendo transporte cayeron un 0,2% tras tres meses consecutivos de fuertes ganancias (+1,1% octubre, +1,1% noviembre y +0,9% en diciembre). El mercado esperaba un +0,4%. Adicionalmente, los pedidos de bienes de capital excluyendo defensa y transporte, un buen estimador de los planes de gastos empresariales, cayeron un 0,4% tras un aumento revisado al alza del 1,1% en diciembre. El mercado esperaba una subida del 0,5%. En términos reales (ver gráfico) los pedidos de bienes duraderos llevan estancados (general) o cayendo (ex-defensa y transportes) desde el 2011.

En el más corto plazo, su recuperación probablemente refleja la expectación de las empresas que esperan detalles de la propuesta económica de la nueva administración. Precisamente hoy será la primera comparecencia de Trump ante las dos cámaras del Congreso. Aunque el nuevo presidente se caracteriza por ser completamente imprevisible, deberá reforzar su mensaje sobre medidas para incentivar un mayor crecimiento económico y mantener el rally bursátil con el que se ha inaugurado su mandato. Este último ha estado apoyada en las expectativas generadas por una agresiva agenda fiscal (el aumento de la inversión en infraestructuras y rebajas impositivas) y las promesas de desregularización. Todo ello tiene que empezar a concretarse en medidas para que las recientes alzas de los mercados de valores, y del dólar, puedan justificarse.

En otro orden de cosas, la fecha del 15 de marzo (vence la suspensión del límite de la deuda impuesto como tregua electoral) empieza a ser noticia. El límite de deuda deberá ser ampliado alrededor de 2 billones de $ para "asumir" los actuales niveles de endeudamiento: cercano a los 20 billones de $. Además, esta fecha coincide con la de reunión del FOMC (14-15). Ya halaremos de ello y del "desorden" presupuestario americano, del que nada se habla y viene dede hace mucho tiempo. Quieren hacerlo compatible con un incremento de los gastos (ya se ha anunciado uno en defensa y queda pendiente otro en infraestructuras) y recorte de impuestos.

No obstante, el gran tema político de ayer, que ha provocado un desplome de la libra, es la noticia publicada por el 'Financial Times' este fin de semana, sobre las posibles conversaciones entre Theresa May, Primera Ministra británica, y su homóloga escocesa, Nicola Sturgeon, sobre los preparativos de un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia tan pronto como el Reino Unido invoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa. La libra en su cruce contra el euro cayó hasta las 0,8545 GBP/EUR.

Comentarios

LA FISCALIDAD POPULARCAPITALISTA REAL NO ES LA FISCALIDAD POPULARCAPITALISTA IDEAL; Y YA ESTÁ DESCONTADO.- El ideario popularcapitalista son los diez mandamientos del Consenso de Washington (John Williamson, Instituto Peterson, 1989; https://en.wikipedia.org/wiki/Washington_Consensus ):1) No déficit público2) No gasto público en transferencias sin contrapartida, sino en inversión3) No tipos de gravamen altos, sino ampliación de bases imponibles4) No tipos de interés intervenidos5) No tipos de cambio no competitivos6) No aranceles altos7) Sí inversión extranjera directa8) Sí privatización9) Sí desregulación10) Sí seguridad jurídica del derecho de propiedad Lo que pasa es que los popularcapitalistas, para alcanzar su ideal, necesitan una fase intermedia de Dictadura del Ladrillariado, en la que no les importa hacer lo contrario de lo que dicen en sus diez mandamientos. Son como los comunistas con su etapa intermedia de Dictadura del Proletariado. Como la sociedad capitalista está tan «popularcapitalistizada», los brexitrumpers tienen manos libres para hacer ahora, en Política Fiscal, lo que les plazca, dentro de un orden, claro está. El castigo de «los mercados» a Trump no está en el anuncio de la Política Presupuestaria, sino el que vendrá con su ejecución. Nos vamos a 2018, por lo tanto. Por lo que respecta a España, no cabe duda de que 2018 es el «dies ad quem» de esta fase de intento de patada para adelante:http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-02-26/banco-de-espana-circular-contable-provisiones-2018_1337818/ Tenemos miedo, sí. Pero la valentía consiste, precisamente, en superarlo. Gracias por leernos.
Estimado "pisitófilos creditófagos" y sr. Alexis OrtegaLos 3 últimos comentarios que ha posteado en la entrada "Un sarao de la chacona (y II)" no han sido publicados.Agradeceríamos su repetición y/o publicación tal y como es debido. Las personas que le(s) leemos agradeceríamos tal detalle.Un saludo.
(La Política Fiscal se compone de Política Presupuestaria y Política Tributaria. Trump ya ha dicho mucho sobre la primera: anti-obamacare, gasto militar, infraestructuras 'grandiosas', muro mexicano, etcétera. «Los mercados» han reaccionado al alza, encareciendo todo un poco más, prolongando el rally bursátil y apreciando el dólar. No hay que ser ningún 'einstein' para saber qué anuncio de Política Tributaria va a haber: menos impuestos. Los problemas vendrán cuando empiece a verse la patraña y haya que financiar esta antiausteridad fiscal, perpetrada con la coartada cínica de que «ha llegado la hora de sustituir los estímulos monetarios por fiscales», como si se tratara de seguir espoleando la Demanda, en lugar de lo que se busca de verdad: aflojar la horca.) USD Y GBP: DINÁMICAS CONTRAPUESTAS.- Instalen la app «Investing» en su móvil. Vayan a la pestaña "Divisas", deslizando los menús (Índices, Índices de futuros, Acciones, Materias primas, Divisas. Bonos y ETFs). Cliquen en EUR/USD —recuerden que la barra oblicua es una línea de división, por lo que EUR/USD= 1,0564 es un cociente; significa que, por un EUR, te dan 1,0564 USD—. Vayan a "Gráfico" y giren el móvil. Cliquen en «10y» y remóntense a 1999, cuando tuvo lugar la fijación irrevocable de los tipos de conversión en la unificación monetaria europea. Comprueben los siguientes niveles y corríjannos:1) hasta verano-2002... 0,92) hasta primavera-2008, escalada a... 1,63) hasta primavera-2014, ajuste progresivo a... 1,34) hasta invierno-2014, caída abrupta a... 1,15) desde otoño-2016 —Trump—, CAÍDA a... 1,05 Ahora, hagan lo mismo con el EUR/GBP y comprueben:1) ibídem... 0,62) ibídem... 0,93) ibídem... 0,84) íbidem... 0,75) desde verano-2016 —Brexit—, REPUNTE a... 0,85 Háganse un gráfico para verlo mejor. Trump y el brexit, por ahora, tiene efectos contrapuestos en materia cambiaria, aunque está todo muy incipiente todavía. Nosotros pensamos que es por lo que llamamos «efecto tres estrellas» —Trump es percibido como una calamidad m-u-n-d-i-a-l, pero a diferencia del brexit, los mercados demandan activos financieros denominados en dólares porque son refugio al tratarse del imperio, es decir, se descuenta un desastre en el negocio de los restoranes y la demanda se concentra en los de tres estrellas, a costa de los demás—. El EUR/USD nos dice que los EEUU no va a poder inflacionarse con la facilidad que pretende, a diferencia de Reino Unido; también, que nosotros, vamos a inflacionarnos insanamente —petróleo y materias primas, que se compran con dólares—; y, finalmente, que a cuenta del «cuánto sube todo», dada la mentalidad «leydeofertademandista», los rentistas inmobiliarios van a recrudecer su usura, aumentando el desbarajuste hasta lo inadministrable.Estamos asustadísimos. Gracias por leernos. PS: Nuestros tres posts perdidos en el artículo «Un sarao... II» son el mismo repetido al ver que no salía. Se trataba de un brevísimo mensaje para reiterar que 2018 es la «dead line» e incluir este enlace, de lectura obligatoria:http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-02-26/banco-de-espana-circular-contable-provisiones-2018_1337818/
«SELL AMERICAN, FIRE AMERICAN».- Aquí todos estamos en transición. Unos, en los 1980, fantasearon con transicionar a una sociedad en la que todos seríamos capitalistitas y viviríamos combinando rentas productivas —Trabajo & Empresa— con rentas «aproductivas» hipertróficas —inmobiliarias, pensiones de lujo, rentas financieras fijas y supersalarios—; rentas que se generarían mágicamente por cosas que ellos creen que son Capital —respectivamente, ladrillos, toda-una-vida-trabajando, toda-una-vida-ahorrando y talento—; pero que, en realidad, son solo rentas sustraídas del Trabajo & Empresa de sus propios hijos. Al principio, la parida funcionó bien porque todos tenían comprados sus pisitos a su valor, la demografía ayudaba a pagar la factura de las pensiones de lujo, el iceberg deflacionario solo apuntaba y permitía tener un buen nivel de tipos de interés, no eran tan extravagantes los salarios de los trabajadores-directivos y, lo más importante, la tecnología y la globalización no eran lo que son hoy. La primera alza explosiva (1986-1989) fue una orgía y los usureros se aprestaron para descontar el futuro «todocapitalistita» haciéndote pagar fortunas por tu vivienda básica —que no vale nada— y aceptar salarios y beneficios empresariales ínfimos, incluso por debajo del nivel de subsistencia. Ahora, el futuro ha llegado. ¿Dónde están las rentas aproductivas prometidas? Los que no creímos en semejante sandez estamos comprometidos con el Capital para salir del estrangulamiento financiero en el que ha caído el sistema capitalista con tanta fantasía animada de ayer y hoy popularcapitalista, ayudándole a hacer transicionar este bodrio hacia un nuevo modelo, que llamamos Era Cero. El mantra trumpiano «buy american, hire american» —compra americano, contrata americano— sintetiza la mentalidad transicionista inmobiliario-terruñística de los capitalistitas ochenteros, cuyo odio al dinero —la cara oculta del amor al ladrillo— les impide ver que el imperialismo hoy es financiero y consiste en que EEUU fabrica la moneda mundial. Nunca se atreverán a decir que su ideal es la economía proteccionista, intervencionista y nacionalista; sino que se ven obligados a ejecutarla transitoriamente, y con mano-dura —Dictadura del Ladrillariado—, porque tú te niegas a obedecer los mandamientos del Consenso de Washington:https://en.wikipedia.org/wiki/Washington_Consensus Pero proclamar «buy american, hire american» significa aceptar implícitamente que los demás proclamemos, por reciprocidad:- que cada cual compre lo suyo y contrate a los suyos; y, también,- «sell american, fire american». El todos capitalistitas de los 1980, cuya guinda es la sobrevaloración inmobiliaria, está mostrando en los 2010, su cara más siniestra en forma de ola global de proteccionismo-intervencionismo-nacionalismo. Los brexitrumpers, van muy en serio, señores, aunque se cachondeen, perdón por la expresión —cfr. Trump, en el coche oficial, ensayando los gestos amanerados de su discurso ante el Congreso, al lado de Melania, tronchándose de la risa—. No son meros reaccionarios que ansían reinstaurar el pasado. Su pasado nunca existió. En el mejor de los casos, el pasado a reeditar serían solo elementos del esclavismo, del feudalismo y del mercantilismo. Siempre han estado en transición, funesta, pero transición al fin y al cabo, hacia su anticapitalista todos capitalistitas. Ahora ven peligrar su sueño delirante y traicionan al sistema capitalista amparados en el fundamentalismo democrático, poniendo a votar —el supuesto «derecho a decidir»— a las mayorías naturales resentidas, esclavizadas por el pacto fáustico popularcapitalista. Estamos asustadísimos. La sociedad capitalista está infestada de popularcapitalismo. Estamos perdiendo la fe en la capacidad de regeneración del sistema. Podría estar incubándose, en Occidente, un colapso de verdad, como leemos en los medios de comunicación rusos y chinos. Quizá los mercados cambiarios estén actuando con más sentido común del que parece, retirándose a un discreto segundo plano, conspirando para alcanzar su propia versión de la Era Cero —en su caso, DIFERENCIAL CERO o Era Cambiaria Uno—, para que los residentes en los países de sistema capitalista tomemos conciencia del desequilibrio de precios relativos en que nos ha metido la burbuja popularcapitalista. Escribimos esto porque se diría que los gráficos de tipos de cambio desde 1999 convergen a:1 USD = 1 EUR = 100 JPY = 1 CHF = 1 GBP Para entender la dinámica de los tipos de cambio nunca hay que olvidar que, hoy en día, los intercambios internacionales se resumen muy sintéticamente en que los EEUU producen dólares norteamericanos y los demás producimos lo que puede ser comprado con ellos. EEUU exporta su moneda. Los demás exportamos para obtener dólares norteamericanos con que honrar nuestras obligaciones internacionales —endeudamiento, petróleo, etc.—. Entre estas obligaciones está defender el valor de nuestras propias monedas: tenemos que amasar reservas de dólares norteamericanos para garantizar la estabilidad del precio de nuestra moneda como divisa. La competición internacional por acaparar dólares norteamericanos —en general, de activos denominados en ellos— se recrudece si se descuenta un escenario internacional de escasez relativa de los mismos. Esto es a lo que llamamos Efecto Tres Estrellas: los restoranes de tres estrellas se llenan si flaquean los demás. El Efecto tres Estrellas no es más que una manifestación del fenómeno conocido como Hegemonía Dólar: las razones empotradas en la arquitectura financiera internacional que determinan la fortaleza crónica del dólar norteamericano. Fíjense en lo locos que se pueden volver los nuevos gestores de EEUU cuando vean que, a pesar de las salvajadas fiscales que van a perpetrar, el dólar no solo no se deprecia, sino que se aprecia más, conforme los demás vayámonos hundiendo en la miseria; entonces, la soberbia les hará verse obligados a intensificar las salvajadas mismas, porque, no les quepa la menor duda, nunca desinflamarán lo suyo, que muy en síntesis, son los inmuebles —no es gratuito que Trump sea un magnate inmobiliario—. La libra esterlina se está depreciando, primero, porque no es el dólar norteamericano y le pasa lo que nos está pasando a todos ante la apreciación de éste; pero, en segundo lugar, se deprecia porque el Reino Unido ha adoptado el proteccionismo-intervencionismo-nacionalismo y se dispone a inflacionarse para resguardar su sobrevaloración inmobiliaria y de rentas popularcapitalistas en general. Habría, pues, dos tramos en la depreciación de la libra esterlina. Todo país, que no poseyendo una moneda protagonista internacionalmente, adopte esta actitud sufrirá una exacerbación de la depreciación de su moneda respecto del dólar norteamericano y, con ella, acabará llegando la peor inflación posible, de costes de aprovisionamientos internacionales, la más destructiva para el Capital. Para salvarse, los pisitófilo-creditófagos norteamericanos están destruyéndonos a los demás. Es importante recordar aquí que no estamos ante la caída del imperio, sino solo ante la de un modelo dentro del imperio. Está clara la oportunidad que tiene el euro: intentar ocupar el terreno que va a perder el dólar norteamericano como moneda internacional por causa del proteccionismo-intervencionismo-nacionalismo en el que EEUU ha tropezado por causa de las contradicciones popularcapitalistas; pérdida de terreno que, paradójicamente, se ve en la apreciación irracional actual del dólar norteamericano, toda vez que no es sino el descuento, por los mercados, del futuro más incierto del que se tiene noticia en la Historia Económica, por causa de unas impresentables mayorías naturales que no quieren dar su brazo a torcer en materia de rentitas aproductivas. Qué error más grande son el brexit y Trump. ¡Qué asustados estamos, Dios mío! Gracias por leernos. PS: La ventaja que tiene no ser economista académico es poder pensar fuera de la estrechez «leydeofertademandista».
UN IMPERIO EN REPLIEGUE:DEFADENCIA Y CAIDAEstamos ante la decadencia de un imperio. Y, como todas las decadencia imperiales,el proceio está gestionado por la élite militar: Los Pretorianos (Pentágono). Usa ya no se puede dar el lujo de perder más guerras para que los centros financieros impriman billetes de color verde que no valen para nada salvo sostener el monopoly financiero. Y mucho menos si al mismo tiempo otros -véase Putin- ganan guerras.Trump es un Claudio a la anglosajona manera: https://youtu.be/7qeO93lwSm8 Hay que recordar que Trump era un friki inofensivo del que se burlaban en las fiestas de las casasmás principales de la Roma Anglosajona. https://youtu.be/wqRCQCnWCjk Nadie lo respetaba. Y por eso mismo los pretorianos lo eligieron para humillar al Calígula Moreno y su corte de financieros. Los pretorianos están cansados de pelear -y perder- tanta guerra para ve que el beneficio es siempre de los mismos: los financieros y su brazo armado (CIA). El imperio está perdido, de eso no cabe duda. Ahora sólo queda el repliegue absorbiendo las tierras anglosajonas de Europa, Oceanía y lo que queda al norte de América. Hay que pactar con los eslavos y poner un muro a hispanos y chinos, que son los Imperios que limitan con el anglosajón. Es inevitable la llegada de una cesta de monedas, una divisa por Imperio, que balancee los poderes reales reales. Ya decía Platón que las cosas por muy hermosas que sean, de nada valen, si no están vinculadas a su fundamento. No se puede sostener una economía financiera imperial hegemónica cuando no hay Imperio hegemónico; cuando sólo hay decadencia y caída. Por mucho que lloren los funcionarios imperiales de provincias.Europa está muerta, en los libros de Historia.GxL
Normas