Especial Banca y Finanzas
La economía colaborativa se protege

La economía colaborativa se protege

Las aseguradoras lanzan pólizas con coberturas para viajes en coche compartido y viviendas vacacionales de intercambio

Las compañías aseguradoras no quieren perder el incipiente negocio que empieza a suponer una economía menos consumista. La corriente de consumo más responsable está dando lugar a nuevas situaciones que es necesario prever. Por ejemplo, ¿cómo se cubre al ocupante ocasional que viaja en un coche compartido? ¿Quién paga el seguro de una vivienda de intercambio vacacional? Las aseguradoras ya han empezado a dar respuesta a estas cuestiones, y a otras muchas, relacionadas con este nuevo marco de relaciones, creando pólizas muy diferentes a las existentes hasta el momento.

Según José Miguel Rodríguez Pardo, responsable del Grupo de Investigación Bioactuarial de AGERS (Asociación Española de Gerencia de Riesgos y Seguros), la economía colaborativa alcanzará un nivel de actividad en 2035 superior a los 335.000 millones de dólares (313.534 millones de euros). Y en este nuevo modelo de relación empresarial habrá “pólizas colectivas que cubrirán los riesgos inherentes a cada actividad, por ejemplo, las de plataformas de carsharing”. Por otra parte, la consultora Capgemini prevé que en este año se crearán “nuevos productos y servicios con pólizas más especializadas, cortas y personalizadas”, que irán acompañados de acuerdos entre aseguradoras y empresas de estos nuevos negocios para ofrecer, por ejemplo, “seguros de coche por kilómetros recorridos o pólizas de vivienda inteligentes”.

  • Pago por uso

Antonio Lechuga, socio responsable del sector de seguros de la consultora KPMG, recuerda que Alemania fue pionera en 2010 en este ámbito con “productos peer to peer [intercambio entre iguales] a través de grupos de confianza, una especie de modelo mutual que aún no se ha extendido mucho a otros países”. Sin embargo, Lucía González, de Capgemini, apunta que, en respuesta a ello, las aseguradoras están lanzando un concepto de microseguros, con temporalidad corta y pago por uso.

Con esa fórmula o con otra, el RACC ha establecido acuerdos con las plataformas online SocialCar y Knok, y Axa lo ha hecho con BlaBlaCar para lanzar al mercado un seguro conjunto. Por su parte, Europ Assistance está ofreciendo coberturas aseguradoras y de asistencia para los automóviles y viviendas de vacaciones compartidos. En el ámbito internacional, varias aseguradoras, como Geico, Erie, Farmers, Allstate y State Farm, están trabajando para Uber y Lyft. Admiral, por su parte, dispone de un seguro de hogar para los huéspedes de Airbnb.

Aseguradoras como Axa, Allianz o Zurich están dando importantes pasos en nuestro país. Luis Sáez de Jáuregui, director de distribución de Axa, muestra su convicción de que “la economía colaborativa se presenta como una oportunidad de negocio”. El acuerdo de esta compañía con BlaBlaCar –la plataforma que permite compartir coche en recorridos medios y largos– proporciona coberturas adicionales como asistencia en viaje, accidentes, protección jurídica y objetos olvidados. Además, Axa ha firmado también un acuerdo con Socialcar, el portal de alquiler de vehículos entre particulares, para “maximizar la protección de los usuarios del rent a car colaborativo”.

Stefano de Liguoro, director de transformación digital y e-commerce de Zurich, adelanta que su empresa ha comenzado a cooperar con Relendo, una plataforma de consumo colaborativo que facilita a cualquier persona el alquiler de un producto a través de Internet. “Aseguramos a los dueños de esos bienes contra posibles robos y accidentes”, apunta. Y Cristina del Ama, directora general de Allianz, confirma que esta aseguradora se ha convertido en socio de Drivy, compañía de alquiler de coches entre particulares, y de Amovens, que da la posibilidad de compartir automóvil, arrendarlo o contratar un renting. Además, trabaja con RideLink (alquiler de vehículos entre particulares) y acaba de cerrar un acuerdo con Car2Go (coches de uso compartido).

Los seguros en los que más se está observando esta tendencia son los de automóvil y hogar, pero, como apunta Sáez de Jáuregui, previsiblemente el fenómeno pronto se extenderá también a otros ramos.

  • Microseguros a la carta

Los nuevos productos que se están preparando para dar respuesta a la economía colaborativa suponen un importante cambio con respecto a los conocidos hasta ahora. Lucía González explica que el sector tiende hacia la creación de microseguros y la unificación de estos en cestas. Así, “un cliente podrá contratar, por ejemplo, una cesta que le permita activar una cobertura de robo en el hogar cuando se vaya de vacaciones y otra de asistencia en viaje si se desplaza al extranjero, a la vez que podrá desactivar otras que no vaya a utilizar en ese periodo de tiempo”.

Como añade Cristina del Ama, se trata de seguros que solo cubren el coche, la vivienda o cualquier otro bien durante el tiempo que se va a utilizar. “Así, mientras las pólizas tradicionales de automóvil cuentan con una cobertura de un año, la de negocios colaborativos es de horas o, incluso, minutos”. Por eso, estas deben ser “muy específicas y adaptadas al tiempo en que se va a utilizar el servicio”.

Las nuevas necesidades aseguradoras relacionadas con la economía colaborativa rompen muchos de los modelos utilizados hasta el momento para valorar riesgos y establecer primas. Por eso, como advierte De Liguoro, el gran reto de las aseguradoras será ahora calcular el precio exacto de cada póliza.

Todos a una

Otra de las nuevas fórmulas aseguradoras que está tomando fuerza en el mercado internacional son los seguros colaborativos. El profesor de EAE Business School Manuel Moreno destaca el surgimiento de plataformas como Teambrella, Friendsurance o Consuelo, en las que se unen grupos de personas con un mismo tipo de seguro. “Ponen en común sus primas y, si el importe de los siniestros no excede el total de primas, todo el grupo se beneficia del ahorro”.

Según Moreno, “se trata de un concepto muy similar al mutualismo que ya conocemos, pero que los millennials perciben como menos transparente”. Y añade que “este perfil de consumidor se fía más de los comentarios en Internet de otros usuarios que de una compañía tradicional”.

Además, como apunta el directivo de Zurich Stefano de Liguoro, estas nuevas plataformas utilizan “herramientas digitales, como la analítica predictiva, el big data o la experiencia de usuario, para facilitar la participación de los asegurados en la gestión del propio seguro”.

Normas
Entra en EL PAÍS