Nuevos modelos económicos

La economía colaborativa, una apuesta de futuro

La economía colaborativa establece nuevos modelos económicos ligados a la tecnología

La economía colaborativa, una apuesta de futuro

Ya es un hecho que el denominado "modelo colaborativo" está modificando las formas de consumo de ciertos productos y servicios. En el caso de la automoción, cada vez son más las personas que se apuntan a la moda de compartir coche para viajar, ya sea por comodidad, por ahorrar costes o por iniciarse en una nueva aventura. Compartir costes de un servicio es lo más habitual hoy en día, algo que no solo se da en los vehículos sino que también hay consumo colaborativo en casas o hasta en energía eléctrica. 

El concepto fue popularizado en un libro publicado en 2010 y cuyo título es suficientemente explícito, “What’s Mine is Yours: The Rise of Collaborative Consumption” (lo que es mío es tuyo: el aumento del consumo colaborativo). Escrito por Rachel Botsman y Roo Rogers, el ensayo arrancaba con la irracional tendencia consumista que esquilma nuestro planeta; y lo hacía con un ejemplo devastador: “Un niño nacido ahora en una familia de clase media americana consumirá en sus primeros ocho años de vida dos millones y medio de litros de agua, la madera de mil árboles, 21.000 toneladas de petróleo, 220.000 kilos de acero y 800.000 vatios de energía eléctrica (…). Si todas las personas vivieran como lo hace un niño medio americano, necesitaríamos cinco planetas para sustentarlos durante toda su vida”. Estos datos pueden leerse -siempre hay más de una forma de leer las cosas- como una entrega al nihilismo o como una llamada al cambio necesario. Y así ha sido como lo ha entendido Rachel Botsman, quien ha hecho de la expansión de la economía colaborativa su gran proyecto vital.

El pensamiento de Botsman, sus análisis y lecturas sobre estos nuevos modelos económicos, necesariamente ligados a la tecnología e Internet, le han llevado a convertirse en una prestigiosa conferenciante y asesora de numerosas empresas e instituciones. Cambiar un modelo no es sencillo, pero Botsman confía en que seremos capaces de hacerlo: “creo que estamos en el inicio de una revolución colaborativa que será tan importante como la revolución industrial”, asegura. Y ojalá acierte… porque nadie parece tener un plan B.