Cosas que el autónomo podía hacer en 2016, y ya no puede

Acciones que eran comunes en 2016, ya no lo serán. Al menos no en las mismas condiciones que antes, afectando directamente a la estrategia empresarial y forma de actuar de un autónomo en España.

Cosas que el autónomo podía hacer en 2016, y ya no puede

Los profesionales por cuenta propia se encontrarán en 2017 con una serie de limitaciones sobre su actividad, tras una serie de cambios normativos. Acciones que eran comunes y habituales hace unos meses, han dejado de serlo. Recopilamos todas a continuación con el objetivo de evitar errores de gestión que, posteriormente, puedan convertirse en sanciones, retrasos u otras cuestiones que impidan un buen desarrollo del negocio.

  • Utilizar el programa PADRE para hacer la declaración de la renta. Una cuestión que ya era exclusiva para los trabajadores autónomos, y que queda definitivamente excluida, también para este colectivo.
  • Pagar 2.500 euros en efectivo. El Gobierno ha marcado un nuevo límite que impide desembolsar estas cantidades en mano. Una medida que pretende luchar contra el fraude y que sitúa el límite máximo de este tipo de pagos a 1.000 euros. Las multas ascienden al 25% de lo abonado, tanto para el pagador como para el receptor de dicha cantidad.
  • Control del horario de los trabajadores. Durante 2016, no era necesario llevar un estricto control del tiempo y horas extras que hacía un empleado en el puesto de trabajo. Cuestión que ya entró en vigor a finales del año pasado, y que continuará en 2017. Autónomos o pymes, y sus empleados, deben llevar un control, exponiéndose a multas. Una falta grave ante la Inspección de Trabajo puede suponer una sancion de 6.500 euros.
  • Aplazar deudas con la Agencia Tributaria. De momento, los trabajadores autónomos no pueden llevar a cabo esta acción, aunque asociaciones que representan al colectivo negocian con el Gobierno la posibilidad de que, a lo largo de 2017, sí puedan hacerlo (sólo autónomos y pymes). Cambiarán seguro las condiciones en la que se pueden aplazar estos pagos. Antes se podían alargar los pagos hasta 18 meses, mientras que la nueva normativa, a falta de aprobación definitiva, baraja unos plazos de 12 meses, como máximo.
  • Nuevos costes salariales, que son más altos. La subida del 8% del SMI sitúa los costes laborales por empleado en torno a los 1.000 euros adicionales al año. Un cambio que se ha producido en el último mes, y que ha pillado a pie cambiado a muchos autónomos y pymes, que tendrán que contemplar la subida de este gasto imprevisto en sus cuentas.
  • Desaparición del COR1 en Adeudos SEPA. Desde noviembre, se reducen los plazos de presentación del otro sistema de adeudos (el CORE). De este modo, y partir de ese mes, sólo existirá un único plazo de presentación de adeudas, el mencionado CORE, que podrá presentarse un día antes de su fecha de vencimiento.
Normas