Deporte

Jaguar regresa a la alta competición

La firma británica entra en la Fórmula E con una nueva identidad visual

Jaguar
Aspecto del bólido de Jaguar. Todos los monoplazas de la Fórmula E tienen el mismo chasis.

Tras su breve aventura en la Fórmula 1, donde corrió entre 2000 y 2004, Jaguar regresa a la alta competición. La firma británica apuesta por la Fórmula E, el torneo reservado para monoplazas 100% eléctricos. Y lo hace con una imagen renovada: el tradicional y distintivo verde aceituna da paso a un verde más cercano al turquesa, casi azul. El gris oscuro metalizado se convierte en la tonalidad de apoyo de la nueva identidad de la marca de coches de lujo.

“Hemos basado el desarrollo visual del bólido en la idea de velocidad y de la electricidad como fuente de energía”, explica David Cano, director creativo de la consultora Brand Union. “El tono azulado sugiere energía limpia, y el contraste con el gris logra dar una sensación de dinamismo, de velocidad”, añade. La compañía, perteneciente al grupo WPP, ha trabajado junto a Jaguar Land Rover durante tres años en el proyecto.

El resultado se aleja mucho de cómo suelen lucir los coches de la firma. Los monoplazas que compitieron en F1, por ejemplo, eran de color verde en la parte superior y blanco en la inferior. “La combinación del verde azulado con el gris oscuro recuerda a un chip. Creemos que aporta un contraste adecuado. Genera una silueta muy elegante”, abunda Cano.

Ha influido también en el cambio de imagen el hecho de que el público al que le interesa esta competición sea distinto al de la F1. “Son más jóvenes, tienen entre 20 y 40 años, por lo que rebajan en una década la franja media de los seguidores de Ferrari o Mercedes. Y además de la velocidad también les interesa la movilidad sostenible”, describe. Por eso se ha optado por un diseño impactante, renovado.

Poco tiene que ver la apariencia del nuevo bólido de Jaguar con la línea que sigue la marca en los coches que comercializa, si bien es cierto que el tradicional verde oliva ha ido perdiendo peso. Blanco, negro, gris, rojo o azul han ido ganando presencia en las calles.

  • Un torneo en auge
Imagen de una prueba del circuito de Fórmula E
Imagen de una prueba del circuito de Fórmula E

Hay quien ve en la Fórmula E el futuro de la alta competición. Creado en 2012 por Alejandro Agag, el yerno de José María Aznar, el objetivo del torneo es servir como laboratorio de investigación y contribuir al desarrollo de vehículos eléctricos para promover y acelerar su popularidad. Las marcas que compiten en él buscan aplicar sus avances tecnológicos a los coches que venden, pero también asociar su marca a las energías limpias. Renault o McLaren son otras de las escuderías conocidas presentes en el circuito.

La Fórmula E tiene mucha menos visibilidad que la F1, pero crece a buen ritmo. El hecho de que las pruebas sean urbanas, disputándose en ciudades como Londres, París, Berlín, Nueva York o Hong Kong, contribuye también a que el impacto de las carreras sea mayor. Todos los coches tienen el mismo chasis y unidad de batería, por lo que las carreras son más igualadas. La capacidad de suministrar potencia, el rendimiento y la habilidad del piloto marcan las diferencias.

Normas