Entrevista a Alejandro Agag, CEO de la Fórmula-e

“La Fórmula-e es el futuro del automovilismo”

Alejandro Agag, CEO de Formula-e, durante una entrevista con Reuters
Alejandro Agag, CEO de Formula-e, durante una entrevista con Reuters REUTERS

Hace 60 años, cuando comenzó la Fórmula 1, nadie imaginaba el alcance que iba a tener en la actualidad. Plantear una fórmula de monoplazas totalmente eléctricos parecía una osadía en agosto de 2012, cuando el emprendedor Alejandro Agag (44 años) se sumergió en la aventura al firmar junto con Jean Todt, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), la creación del campeonato de la Fórmula-e. Agag, que estudió Económicas en Cunef, ha ocupado entre otros muchos puestos el de secretario general del Partido Popular Europeo y fue uno de los tres asesores más cercanos al primer presidente de Gobierno del PP, José María Aznar, casándose con su hija Ana en 2002. Junto a Alejandro Agag logramos vivir en primera línea de fuego el estreno en la capital china de Fórmula-e, del que ya se han celebrado otras cuatro competiciones.

 

Pregunta. Imagino que llegar hasta aquí no ha sido fácil... ¿Ha tenido que solventar muchos problemas?

respuesta. Hemos estado trabajando muy duro dos años y ahora ha llegado el momento de la verdad. Estamos listos. Hasta el mes de agosto, los coches han pasado por cinco pruebas oficiales y dos simulaciones de carrera en nuestras sedes operativas en Donington Park (Inglaterra). No hemos dejado nada al azar y estamos convencidos de que va a ser un espectáculo fantástico.

P. ¿Qué opina de la primera carrera?

R. Hemos vivido en Beijing el primer campeonato internacional FIA disputado con monoplazas totalmente eléctricos. Con un formato que recoge las enseñanzas de la Fórmula 1 y prestaciones de Fórmula 3 y en carreras de 50 minutos. Los pilotos son de primer nivel, muchos han pasado por la F1 y luego han creído en nuestra fórmula, porque es una novedad. En un futuro no muy lejano, a estos pilotos y técnicos los reconocerán como lo hemos hecho con los pioneros que en los años cincuenta vivieron el arranque de la fórmula reina.

P. Por tanto, se podría decir que la Fórmula-e nace para luchar por el protagonismo de la F1. ¿Se pueden considerar rivales directos?

r. Muchos han creído que la Fórmula-e nacía en contra de la Fórmula 1 y es incierto, pues ha sido la misma FIA la que ha bendecido este campeonato como una especialidad más, donde las marcas de automóviles van a poder desarrollar su ingenio para luego transmitirlo a los futuros coches en serie.

P. ¿No le da miedo que las limitaciones de autonomía de las baterías mermen el espectáculo?

r. No, esas limitaciones hacen aconsejable correr en trazados cortos y lentos, o sea, escenarios urbanos. En 24 meses y junto a mis socios e inversores hemos puesto en marcha un certamen con 10 fechas, que ha comenzado en Beijing y que se prolongará hasta junio de 2015, en ciudades como Putrajaya (Malasia), Punta del Este (Uruguay), Buenos Aires, Miami, Long Beach en Los Ángeles, Montecarlo, Berlín y Londres.

P. ¿Qué piensa sobre el futuro ecológico de la competición?

r. La industria automotriz está pasando por cambios profundos con la introducción de tecnologías sostenibles. En este panorama, los coches eléctricos tendrán un papel más importante. Nuestra propuesta responde a esa realidad que viene, especialmente con el predominio de los automóviles eléctricos en el corazón de las grandes ciudades. La FIA tiene una visión parecida y por eso estamos juntos en este campeonato. Nuestro propósito es crear un espectáculo atractivo y para todos los públicos. Creemos que las generaciones más jóvenes se alinearán con nuestros valores. En otro apartado, la Fórmula-e representará para las marcas un exigente banco de pruebas para ensayar sus progresos tecnológicos en el dominio eléctrico.

P. Desde sus orígenes, la electricidad siempre ha estado presente en el mundo del automóvil, pero nunca como un actor principal. ¿Cree que ahora ha llegado su momento?

r. Estoy totalmente convencido. Si Camille Jenatzy, que en 1899 logró el récord mundial de velocidad a 105,88 km/h con su Jamais Contente de propulsión eléctrica, saliera de su tumba, sonreiría satisfecho. Más de un siglo después los forofos de la velocidad continúan su camino...

P. ¿Puede decir tres marcas de coches españolas sin incluir la Seat?

r. Pues sí, Hispano-Suiza, Pegaso y, si me permite, Bultaco, que también está apostando por la moto de altas prestaciones eléctrica.

P. ¿Qué le parece lo que ha dicho su amigo Bernie Ecclestone, la máxima autoridad de la F1: que si funciona la Fórmula-e pensaría en comprarla?

r. Estamos encantados de que un personaje de ese porte diga eso, y puede que se la vendiéramos.

Una aventura eléctrica que recoge las enseñanzas de la F1

Mientras que en la F1 la temporada 2014-2015 tiene 19 citas, el calendario de la Fórmula-e está compuesto por 10 carreras. Casi todas ellas se disputan en circuitos urbanos.

La Fórmula-e tiene como protagonistas a 40 monoplazas, 4 por cada equipo. En este primer año, todos tienen mismo chasis y mecánica. En las próximas temporadas cada escudería podrá evolucionar su coche a su antojo, pero bajo un reglamento común. En la parrilla hay mucho ex-F1 y especialistas en carreras de resistencia. Entre ellos hay dos mujeres, Katherine Legge y Michela Cerruti, y dos españoles, Jaime Alguersuari y Oriol Servia.

Los pilotos cambian de monoplaza en medio de la carrera –es más fácil que cambiar la pesada batería–. En total se corre en torno a 50-55 minutos. Si los monoplazas de F1 tienen potencias que rondan los 900 CV, los vehículos de la Fórmula-e apenas llegan a los 240 CV, por lo que serían más parejos a los modelos de la Fórmula 3 (230 CV).

Todas las carreras de la Fórmula-e se corren con el mismo neumático, proporcionado por Michelin. Con una autonomía estimada en media hora, los chasis Dallara con grupos propulsores provistos por McLaren tienen que convencer a un público acostumbrado al rugido excitante de los motores de combustión interna.

El sonido de estos nuevos monoplazas se parece durante las frenadas al de las turbinas de un jet comercial desplazándose a baja velocidad mientras se prepara para el despegue. Lo de despegar es un eufemismo, ya que las baterías que mueven estos vehículos pesan 320 kg y están situadas en la zona posterior del chasis. En conjunto, el monoplaza no pesa menos de 888 kg por reglamento.

Si Rolex es la cronometradora de la Fórmula 1, en la Fórmula-e el official timekeeper es la firma relojera TAG Heuer.

Las primeras carreras se han disputado en Beijing (China), Putrajaya (Malasia), Punta del Este (Uruguay) y Buenos Aires (Argentina). Las próximas citas tendrán lugar en EE UU, el 14 de marzo en Miami y el 4 de abril en Long Beach.