Resaca de la Fed

La Fed precipitará la paridad del euro con el dólar

La divisa europea marca mínimos de 13 años tras el alza de tipos

Evolución del euro desde 2003

Las políticas monetarias de Estados Unidos y Europa se mueven en direcciones opuestas. Si la semana pasada el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se esforzó en insistir que en que no contempla una retirada de los estímulos y amplió el programa de compra de activos durante nueve meses más, lo que presionó a la baja el euro, este miércoles la subida de tipos de la Reserva Federal (Fed), y sobre todo las perspectivas de que apuntan a tres subidas adicionales del precio del dinero en 2017 en vez de las dos previstas anteriormente, han contribuido a desinflar todavia más la divisa europea, que frente al dólar marca su nivel más bajo desde comienzos del año 2003. Ayer llegó a caer de los 1,04 dólares y hoy recupera algo de terreno hasta los 1,0449 'billetes verdes'.

La decisión del banco central dirigido por Janet Yellen, que viene marcada por la victoria un mes antes de Donald Trump y las políticas que puede poner en marcha, han dado alas a la cotización del dólar, que según los expertos continuará fuerte el año que viene frente al resto de divisas.

Por otro lado, la subida del precio del dinero tiene su reflejo en la renta fija, beneficiando a los bonos estadounidenses.

DIVISAS

El euro se ha depreciado casi un 2% desde la pasada cita del BCE y más de un 4,5% desde que Trump ganara las elecciones en Estados Unidos. El mercado ya venía descontando el repunte de los tipos por parte de la Fed y por eso el dólar llevaba tiempo revalorizándose. Pero los expertos opinan que la Fed podría ser incluso más agresiva en la normalización de la política monetaria a lo largo del año que viene en función de las medidas que implemente Trump (dirigidas a aumentar el gasto público y a rebajar los impuestos), lo que llevará a una continua apreciación del dólar frente al resto de las principales monedas.

“Existe una alta posibilidad de que veamos subidas de tipos casi trimestrales en 2017”, señala Ebury, que estima que “el dólar rompa la frontera de la paridad frente al euro durante el primer trimestre de 2017”. La firma remarca además que el creciente diferencial económico y de política monetaria entre EE UU y la eurozona está ejerciendo una fuerte presión sobre el euro. “La expansión del programa de compra de activos por parte del BCE durante nueve meses más implica un sesgo mayor de tiempo durante el cual esperamos que el euro se mantenga débil, al menos hasta 2018”, sostiene.

Desde Nomura explican que el impacto de los estímulos fiscales de Trump se reflejarán en mayores tasas de interés a corto y largo plazo y en un dólar más fuerte. Esto, junto con las medidas adoptadas por el BCE, “debilitará al euro contra el dólar hasta la paridad el próximo año”.

BOLSA Y RENTA FIJA

“Las cinco ocasiones anteriores en las que la Fed subió los tipos, las consecuencias fueron generalmente positivas para los inversores en los activos de mayor riesgo”. Así lo recuerda Nick Peters, gestor de fondos multiactivos de Fidelity. Pero, a su juicio, los precios de los activos están “inflados por las políticas monetarias ultra expansivas y revertir esta situación podría resultar doloroso”. Deutsche AM explica que el diferencial entre el rendimiento de los bonos gubernamentales de EE UU y Alemania alcanzó niveles que no se habían visto desde 1989. El interés de los bonos estadounidenses a diez años ha ganado más de 60 puntos básicos en las últimas semanas. “La subida de tipos de la Fed, más las que se esperan para 2017, probablemente aumentarán aún más este diferencial. Sin embargo, no debemos olvidar el rol que juegan las expectativas. Ahora son, en general, positivas para EE UU y negativas para la eurozona. En otras palabras, parte del efecto Trump ya se refleja en el diferencial de los rendimientos de los bonos americanos y alemanes. 2017 podría marcar un nuevo máximo”, añaden.

La depreciación del euro provoca un efecto dinamizador en las exportaciones de las cotizadas europeas que, a su vez, tendrá un efecto positivo en sus resultados y cotizaciones. Pioneer Investments cree que este entorno de subidas de tipos beneficiará a los cíclicos que “pueden seguir superando a los productos básicos por la mejora del crecimiento”.

Normas
Entra en El País para participar