Entrevista a Luis Bononato

“El mercado se ha pasado de frenada con el alza de tipos”

" Vamos a poder ver momentos de compra mejores de aquí a las elecciones en Francia"

Luis Bononato, gestor del fondo Global Allocation
Luis Bononato, gestor del fondo Global Allocation

Gestiona el fondo español más rentable en la última década, el Global Allocation, con un rendimiento del 9,12% anual y una ganancia acumulada desde su lanzamiento cercana al 200%. Luis Bononato, con más de 25 años de experiencia a sus espaldas y ahora uno de los socios de Quadriga Asset Management, reconoce que el brexit dejó este año uno de los peores momentos de su carrera profesional y afronta con el desconcierto común a toda la industria el fuerte impacto que la agenda política tiene en los mercados. Para los próximos meses, augura nuevos movimientos bruscos, en una tendencia de fondo en la que la Bolsa será el activo estrella, con especial relevancia para la banca. Con esta apuesta en el horizonte, el fondo tiene una estrategia flexible con la que intentar adelantarse a las correcciones de los activos más sobrevalorados.

 ¿Cuál es la filosofía de gestión del fondo?

Nuestro fondo es activo y flexible por naturaleza. A diferencia de otros fondos de Bolsa, somos también muy activos en la parte de renta fija, tanto por la parte de posiciones de inversión como de cobertura. De hecho, venimos de tener posiciones vendidas en bonos en espera de una subida brusca de tipos de interés que nos pudiera beneficiar con la caída de precios de este activo. Intentamos ver adónde van los excesos y qué vemos mejor a medio y largo plazo. La decisión siempre es en qué invertiría hoy a diez años vista, pero ese activo puede cambiar mañana. En nuestra estrategia, lo que manda es la renta fija, es lo que nos hacer ver si hay oportunidades de inversión en otros activos como la Bolsa.

¿Qué posición tiene ahora el fondo en renta fija? ¿Es momento de dejar a un lado las apuestas bajistas?

No, en absoluto, pero hay que elegir bien. Estuvimos cortos en deuda alemana y también en italiana y francesa de cara al referéndum en Italia. Los tipos de interés han tocado suelo pero los mercados no se mueven en línea recta, hay dientes de sierra que pueden ser de un año o de dos. El sectorial de bancos, por ejemplo, ha oscilado mucho y el valor de los bancos no ha variado tanto como para esas oscilaciones.

¿Cree que el mercado ha reaccionado en exceso a la victoria de Trump y la expectativa de alza de tipos?

Hemos visto un movimiento demasiado brusco. Momentáneamente hemos reducido las posiciones que teníamos a favor de subidas de tipos, en el sector de bancos, que es lo que más teníamos. Creo que el mercado se ha pasado de frenada en la expectativa de alza de tipos. Hemos reducido en general esperando que vuelva la calma.

¿Qué sectores son ahora los más baratos y con más atractivo?

Los bancos pueden corregir tras la fuerte subida de los últimos meses, pero continúan estando baratos. Y todos los sectores que, en un escenario de mayor inflación, puedan repercutir mejor el incremento de precios a los clientes y no sufrir tanto en balance por una deuda excesiva. A diez años, la Bolsa es el activo que va a ganar más. En bonos, estamos más bien retirados, ocasionalmente con la idea de comprar alguna deuda corporativa si empiezan a subir los tipos y que pague un diferencial de riesgo razonable para el riesgo que se asuma. Seguramente veamos oportunidades buenas. Intentamos movernos por todos los tipos de activos. En 2011 y 2012, lo que teníamos eran las cédulas hipotecarias, los bonos de menor riesgo, que más que duplicaron después. Hemos tenido una cartera muy comprada de activos de renta fija en 2009, mucho más que renta variable.

¿Cómo se lleva tanta incertidumbre política al gestionar?

Muy mal, aunque para el inversor a largo plazo, en ciertos momentos podemos aprovechar esos movimientos extremos para comprar. La volatilidad hay que asumirla y aprovecharte de ella de vez en cuando.

¿Hay que ponerse en lo más extremo de cara a 2017? ¿Qué espera de las elecciones francesas?

Siempre hay que estar preparados porque cuando se acerca un evento, el mercado descuenta el escenario más probable. Para una compra a largo plazo de Bolsa europea quizá tenga menos importancia que gane Le Pen de lo que pensamos. Pero el dinero es muy miedoso y, según nos vayamos acercando a ese evento, no va a querer tener riesgo en Bolsa. Apostaría a que vamos a poder ver momentos de compra mejores de aquí a las elecciones en Francia.

Gestión activa a través de índices

“El fondo tiene ya diez años largos, hemos cumplido la mayoría de edad de las comparativas para los fondos”, explica Bononato. El Global Allocation posee un volumen de patrimonio de 70 millones de euros y una comisión de gestión del 1,35% más el 9% de comisión de éxito. Bononato gestiona el fondo desde 2006 en sus diversas clases: un fondo luxemburgués, con una clase de particulares y otra para institucionales, un fondo que distribuye Renta 4 y una sicav.

El Global Allocation busca sacar partido de los momentos de volatilidad y de los excesos del mercado, anticipándose a las correcciones. Y para ello se apoya en la inversión en índices. “El ETF es bueno para el cliente finalista que busca gestión pasiva. Nosotros combinamos la gestión pasiva de estar invertido en índices con una gestión activa de entrar y salir. Y los ETF no siempre replican, especialmente los días que hay más volatilidad. A veces tienen gastos que no se ven del todo bien... Preferimos los derivados sobre índices cuando queremos usar un activo que nos permita posicionarnos”, señala Bononato.

Según su definición, “hacemos una gestión activa de gestión pasiva”. “En cualquier estudio, si coges a diez años un grupo de gestores que invierte con la referencia de un índice, apenas el 3% consigue batirlo; algún año igual lo baten el 40%, a cinco años te quedas en el 20% y a diez años te quedas en el 3%. Y ese 3% suelen ser los mismos los siguientes diez años”, añade.

Normas
Entra en El País para participar