Deuda soberana

El bono español cae el 5% en dos meses y el italiano, el 6%

El balance de los dos últimos meses es mucho más negativo en deuda que en Bolsa

la deuda soberana sufre más que la Bolsa Ampliar foto

Los inversores velan armas a la espera de la próxima cita con capacidad para provocar una sacudida en los mercados. Italia celebra este domingo un referéndum en el que los italianos decidir si aceptan la propuesta del primer ministro Matteo Renzi de reformar el Senado, de forma que pierda su actual capacidad legislativa y se evite la opción a que pueda bloquear las reformas que se aprueban en el Congreso. Renzi se juega el puesto en el plebiscito, puesto que si triunfa el no se ha comprometido a abandonar su cargo, lo que abriría una nueva etapa de inestabilidad política en una de las principales economías de la zona euro y podría provocar la convocatoria de elecciones anticipadas.

La política vuelve a colarse en la primera línea de actualidad en los mercados financieros y ha intensificado un movimiento de ventas en la deuda soberana que comenzó hace dos meses y que se ha intensificado en las últimas semanas, a raíz del triunfo electoral de Donald Trump en Estados Unidos. La tensión relativa a cuál puede ser el resultado del referéndum italiano ha llevado al rendimiento de su bono a diez años por encima del 2%, en un avance que comenzó a gestarse a finales del mes de septiembre, cuando comenzó a calar en el mercado la idea de que el BCE comenzará el próximo año a reducir el volumen de sus compras de deuda, en paralelo al aumento de la inflación que se prevé para la zona euro.

Así, desde finales de septiembre la referencia del bono transalpino a diez años, con vencimiento en diciembre de 2026, ha perdido el 6,4% y cotiza con un descuento del 7% respecto al nominal, mientras que la referencia del bono español a una década, con vencimiento en octubre de 2026, pierde otro 5,4% desde septiembre, con descuento del 2%.

Las pérdidas en la deuda soberana europea se han intensificado desde el 8 de noviembre. La victoria de Trump ha supuesto un punto de inflexión en la renta fija y la opinión generalizada es que su mandato presidencial traerá estímulos que a su vez se traducirán en más inflación y alzas de tipos. En definitiva, mayores rentabilidades para la deuda y precios a la baja para este activo. La Bolsa en cambio se desmarca de este cambio radical de escenario y, aunque Trump sí ha provocado un desplazamiento de la inversión hacia los valores más cíclicos, a la espera de esas alzas de tipos, su comportamiento de los dos últimos meses deja un balance mucho más positivo.

Menor impacto en Bolsa

Frente a las pérdidas del bono, la Bolsa de Milán logra arañar un alza del 0,3% desde finales de septiembre. En el Ibex, la pérdida en los dos últimos meses se contiene al 1,3%, inferior a la del bono. Sin embargo, ambos índices están fuertemente condicionados al peso de la banca. En espera de que Italia resuelva finalmente los problemas de morosidad de su sector financiero, y de que Monte dei Paschi pueda materializar la semana próxima su ampliación de capital, Milán pierde el 4,7% en el último mes y el Ibex, el 5,8%.

Normas