Automoción

Daimler, BMW, Ford y VW crearán una red europea de electrolineras

Comenzaran con el despliegue en 2017 con un objetivo inicial de 400 estaciones en Europa

Daimler, BMW, Ford y VW crearán una red europea de electrolineras

Las automovilísticas le hacen frente común a uno de los principales escollos para el desarrollo de la movilidad eléctrica. Los grupos Ford, Daimler, BMW y Volkswagen (incluyendo a Audi y Porsche) comunicaron ayer su intención de desarrollar de forma conjunta “la red de carga eléctrica más potente de Europa”, que supondrá la instalación de “miles de puntos de carga de alta potencia” para 2020, afirmaron ayer las compañías en un comunicado conjunto.

El objetivo es “el rápido despliegue de una considerable cantidad de estaciones de carga que permita desplazamientos de largo recorrido para conductores de vehículos eléctricos de batería”. Las empresas esperan comenzar la instalación en 2017 y en una primera fase, se colocarán 400 puntos de carga en “las principales autopistas europeas”. “Se realizarán hasta 63 millones de recargas al año”, comentaron desde Ford.

Las compañías no hicieron público, de momento, el monto de la inversión comprometida para este desembarco pero sí hablaron de “sustanciales inversiones para crear la red”. Las compañías fundadoras “serán socias a partes iguales” de esta infraestructura aunque “se anima a otros fabricantes a participar en esta red”.

Tal y como explicó Jim Farley, presidente de Ford Europa, en una entrevista con Cinco Días, “estamos trabajando juntos y, aunque llevamos ya bastante investigación a nuestras espaldas, es un punto muy inicial del acuerdo”. Sí señaló que “es un acuerdo muy relevante para la industria. Tenemos que generar la demanda, no basta con que nosotros fabriquemos los coches, hace falta que el usuario los quiera y uno de los obstáculos a la demanda es la autonomía”, destacó.

Tecnología y servicio

La red de carga ultrarrápida proyectada tendrá niveles de potencia de hasta 350 kilowatios, lo que supone “ser significativamente más rápida que la mayoría de los sistemas de carga disponibles actualmente”, señalaron en la nota. Esto supone que “los vehículos eléctricos de batería preparados para aceptar toda la potencia disponible puede recargarse, sin importar de qué marca sean, en una fracción del tiempo que tardan actualmente”.

El estándar de carga común es otro de los pilares del proyecto para Jim Farley, que destacó que supone un impulso añadido a la tecnología. La idea además es que la “experiencia de carga evolucione hasta ser tan práctica como el repostaje en estaciones de servicio convencionales”. En este sentido, el presidente de Ford señaló que “también trabajamos en cómo mejorar la experiencia del cliente mientras carga, qué tenemos que ofrecerle y cómo se desplegará la red”.

Normas