Una decena de comunidades prohíbe ya las estaciones desatendidas

El veto a las gasolineras sin empleados se extiende

Estas gasolineras se encuadran dentro de las 'low cost'

Las grandes petroleras tienen proyectos piloto

Surtidor de combustible en una gasolinera.
Surtidor de combustible en una gasolinera.

La semana pasada, todos los partidos de la Asamblea de Madrid (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos)instaron al Gobierno autonómico de Cristina Cifuentes a establecer una norma que obligue a todas las gasolineras a contar al menos con una persona que atienda a los conductores. Madrid se convertirá así en la novena comunidad autónoma que pondrá fin en España a las llamadas estaciones de servicio desatendidas. Las restantes que han optado por esta medida son Navarra, Asturias, Baleares, Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Murcia y Comunidad Valenciana.

 Los vetos llegan casi al mismo tiempo en que habían comenzado a desarrollarse un tipo de surtidores, contra los cuales, se han venido manifestando distintas asociaciones de gasolineros y centrales sindicales que las consideran una amenaza a su negocio y el empleo, respectivamente. Tal es el caso de Galicia que, a mediados del año pasado, comenzó a tramitar un decreto para la implantación de este tipo de gasolineras automáticas que ofrecen precios inferiores a los de las tradicionales.

Aquellas tienen su origen regulatorio en la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio. No es que esta norma para fomentar el emprendimiento autorizara estos establecimientos, “sino que provocó un vacío legal que las permitió”, aseguran fuentes jurídicas. También la modificación de la Ley de Hidrocarburos de 2013, ha fomentado las gasolineras low cost.

Al analizar su normativa de consumo, Andalucía, que fue la primera en aplicar la prohibición, entendió que la venta minorista desatendida no puede admitirse, para lo que alegó razones de seguridad o sanitarias. En su día, la Junta aceptó la petición de la Asociación Andaluza de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Agavecar), argumentando que la Ley de Hidrocarburos ya establece que las gasolineras deben “cumplir con el resto de la normativa vigente en cada caso (..) referente a la metrología y metrotecnia y protección de los consumidores y usuarios”.

En este sentido, recordó que si se establece el autoservicio en horario diurno, debe haber en ele establecimiento al menos una persona para atender al clientes.

En España no ha estadísticas oficiales sobre el número de este tipo de estaciones. El Ministerio de Industria las incluye en el segmento low cost (que se engloban en las marcas blancas y que no necesariamente carecen de personal), que sumarían unos 500 puntos de venta o el 5% del total. Fuentes del sector aseguran que las desatendidas son residuales y apenas suman el 1%. Por el momento, estas solo están obligadas a contar con un sistema automático de extinción de incendios.

Dentro de las low cost con empleados, hay un modelo híbrido (las que cuentan con personal todo el día y las que solo atienden en horario diurno). De hecho, muchas de las comunidades autónomas prohibicionistas están imponiendo la obligación de contar con un empleado solo en horario diurno, pues, de lo contrario -entienden- se cerrarían muchas en zonas rurales o polígonos, que quedarían directamente sin servicio. En casi todos los casos, la atención directa a personas minusválidas es obligatoria.

Las grandes petroleras, como Repsol o Cepsa cuentan con gasolineras low cost (incluidas algunas automáticas) que consideran proyectos pilotos: la primera, 15, y la segunda, 10. En Repsol aseguran la mayoría están en la zona del Mediterráneo y que, en el caso de las desasistidas, han acatado la nueva normativa en las comunidades que les han obligado a contar con empleados.

La OCU califica de ‘demodé’ la prohibición

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)se ha manifestado en contra de que se prohíban las gasolineras automáticas, por considerar que esta posición, que están adoptando muchas comunidades autónomas, es algo “demodé”, aseguran fuentes de esta asociación, quienes recuerdan el amplio desarrollo que tienen estos establecimientos en Europa, “donde funcionan muy bien”.

Según los datos que manejan las petroleras españolas, casi un 8% de las estaciones de servicio en Europa son de este tipo, lo que representan un 5% de las ventas. En países como Dinamarca, Finlandia, Suiza y Suecia superan el 50%. Por compañías, Esso, Statoil y Neste, son las distribuidores que más utilizan. Por número, la palma se la lleva Suiza , por volumen de venta, destaca Francia (un 10%). La mayor red de este tipo la posee Avia y Esso es el mayor distribuidor por ventas.

En la OCU dicen haber analizado la situación en Europa y la reivindican para España, porque promueven la competencia y los precios más bajos. “Hace falta todo tipo de establecimientos, los autoservicios, con empleados o sin ellos y que el usuario elija”, aseguran en la organización. “El hecho de que cuenten con un empleado no tiene por qué hacerlos más seguros y, además, tampoco necesariamente este empleado te va a servir el combustible”.

En este sentido, y en referencia al trámite parlamentario de la Comunidad de Madrid, la OCU considera más importante que se dé información a los usuarios sobre los precios y servicios de las gasolineras mucho antes de llegar a las mismas, para que estos elijan.