Alimentación

El aceite virgen extra de Estepa busca abrir nuevos mercados

La campaña de recogida de la aceituna empieza en Andalucía

Estepa / Lora de Estepa
aceite virgen extra
Una máquina agita el tronco de un olivo en la localidad de Lora de Estepa (Sevilla) para que caigan las aceitunas.

Manuel Pérez y Elena Borrego forman un matrimonio de agricultores que comenzó la semana pasada a recoger las aceitunas de los olivos de sus 30 hectáreas en la localidad sevillana de Lora de Estepa. Utilizan para ello un tractor que hace vibrar el tronco del árbol para que caiga el fruto. Antes de que caiga la noche, las olivas recogidas habrán sido transformadas en aceite virgen extra de la denominación de origen Estepa. “El mejor aceite del mundo es el que está en el olivo. Cuanto más rápido se haga, mejor”, explica Moisés Caballero, secretario del consejo regulador de la D.O.

La pareja está asociada a la cooperativa San José de Lora de Estepa, que a su vez forma parte de Oleoestepa. Esta marca, creada para comercializar el aceite, agrupa a 5.500 agricultores y 17 cooperativas agrarias de 13 pueblos de las provincias de Sevilla y Córdoba. En las comarcas de Estepa y Sierra Sur ya ha comenzado la campaña de la recogida de la aceituna para fabricar aceite, que pretende haber recogido el 80% de las olivas para la tercera semana de diciembre. La firma ha obtenido en tres ocasiones el reconocimiento al mejor aceite de oliva virgen extra en estudios realizados por la OCU. A pesar de las “duras condiciones climatológicas”, Oleoestepa prevé una recolección de 150 millones de kilos de olivas y una producción de 30.000 toneladas de aceite durante la presente campaña, similar a la anterior.

El precio se mantendrá por encima de los tres euros en 2017

A pesar de que se prevé una campaña continuista para el aceite de oliva, los productores mantienen su preocupación por el comportamiento del consumidor español, que prima el bolsillo a la calidad a la hora de llenar la cesta de la compra. El kilo de virgen extra tenía un precio medio de 3,14 euros en octubre, mientras que el oliva refinado costaba 3,04 euros, según el COI. El más barato sigue siendo el girasol, que rondaba los 1,50 euros. Moisés Caballero, secretario del consejo regulador de la D.O. Estepa, lamenta que los españoles no tengan “cultura de consumo de virgen extra”, como sí ocurre en otros países como Italia.

Para la presente campaña, Miguel Cobos, secretario general del sindicato UPA Andalucía, prevé que el precio del aceite de oliva virgen extra se mantenga por encima de los tres euros el kilo. “En base a los datos de producción, unidos a las bajas existencias que restan de la campaña anterior, son datos más que objetivos para que esto ocurra”, asegura Cobos.

Donde sí pueden esperarse variaciones en el precio del aceite es en los mercados que compiten con España, debido a una importante caída de la producción. El Consejo Oleícola Internacional espera que Italia tenga un 38% menos de cosecha. También se calculan caídas en torno al 20% en Grecia y Túnez. De confirmarse las expectativas, los precios en origen podrían subir a lo largo del año.

Estepa, con 7 millones de olivos, es una de las 29 denominaciones de origen protegido existentes en España, el principal país productor y exportador de aceite del mundo. Oleoestepa, la principal marca de la D.O.P., exporta el 41% de su producción total, lo que representa más de 12.000 toneladas. Los principales países donde comercializan su aceite son los vecinos Italia, Francia y Portugal, así como EE UU, Canadá, Corea y Japón. “Se ha abierto mercado en Irán”, presume Caballero. A los países europeos se exporta mucho aceite a granel, con un margen de beneficios entre el 5% y el 7%. Sin embargo, en el caso de los nuevos mercados, se trata de aceite embotellado, con un 15% o 20% de margen.

  • La importancia de la exportación

El aceite de oliva ocupa el cuarto lugar en los productos agroalimentarios exportados desde España, tras los cítricos, el vino y la carne de cerdo. Las exportaciones representan el 60% del comercio total de este producto a nivel estatal. Según el último balance oficial, a 30 de septiembre, las almazaras españolas produjeron 1,4 millones de toneladas en la campaña 2015/16, de las cuales se exportaron 866.000 toneladas. La previsión de producción mundial de aceite para el presente curso es de 2.918.000 toneladas, según el Consejo Oleícola Internacional (COI). El Ministerio de Agricultura calcula que la cosecha española rondará las 1.311.317 toneladas, un 6% menos que el ejercicio anterior. La estimación coincide con la realizada por la patronal europea COPA-Cogeca. “Una cantidad baja para lo que ya es la producción española habitual”, señala su representante Rafael Sánchez.

Una gran parte de la producción, superior al millón de toneladas, proviene de Andalucía. Se espera una ligera caída respecto al año pasado por las escasas lluvias durante primavera y otoño y las altas temperaturas del verano, según explica Miguel Cobos, secretario general del sindicato UPA Andalucía. Sin embargo, las precipitaciones de octubre han sido beneficiosas para la maduración del fruto. “La lluvia del último mes vino muy bien para que la aceituna madure”, dice Juan, técnico en producción integrada de olivar de la D.O. Estepa.

Normas