Pequeños Gigantes

Aceite de oliva virgen extra, la base de toda La Chinata

Desde Extremadura, esta pyme familiar ha dado el salto a los mercados nacional e internacional con su marca de productos gourmet y cosmética natural. La compañía factura 17 millones de euros.

Aceite de oliva virgen extra, la base de toda La Chinata

En el país del aceite de oliva, paradójicamente no prolifera la especialización gastronómica y cosmética basada en este producto. La Chinata ha sido pionera en este aspecto. El aceite de oliva está en el origen de esta marca con la que Compañía Oleícola Siglo XXI, fundada en 1996, comercializa sus productos. La trayectoria como franquiciadora de esta empresa familiar, nacida en Plasencia (Cáceres), se inició hace seis años cuando decidió abrir una oleoteca en Madrid. Tras unos años trabajando como tienda propia, surgió la oportunidad de franquiciarla.

A pesar de ser una empresa joven, la experiencia en el mundo del aceite de oliva de La Chinata es antigua, se remonta a 1932 cuando los antepasados de los actuales dueños comenzaron a dedicarse al cultivo del olivo en la Sierra de Gata y a la elaboración de aceites vírgenes en almazaras muy rudimentarias.

Mucho ha cambiado la tecnología desde entonces, pero el resultado sigue siendo el mismo: aceite de oliva virgen extra. Tras un proceso de selección, el fruto es sometido a un simple proceso físico de presión mediante el cual se obtiene el preciado líquido con unas características organolépticas irreprochables. Un método que se mantiene inalterable desde hace casi 90 años.

Es la materia prima de esta empresa, que se ha especializado en productos gourmet y cosmética natural y que continúa imparable su expansión nacional e internacional con presencia de marca en 26 países (la mayoría europeos, aunque también algunos de América y Asia) y con máster franquicias (una modalidad por la cual se cede a un solo franquiciado el control de un territorio) en Noruega, México, Guatemala, Perú y, recientemente, en Francia. El secreto no es más que una larga experiencia y el afán por introducir referencias atractivas para el consumidor: desde el aceite de trufa hasta un aceite con un toque de Ron Barceló que lanzó el año pasado en edición limitada a 2.000 unidades.

La Chinata tiene presencia de marca en 26 países, la mayoría europeos

La empresa, hoy dirigida por la segunda y tercera generación, cuenta con tres grandes líneas de negocio. Por un lado, comercializa aceites cuyo volumen de envasado, seis millones de litros al año (2,5 millones de aceite de oliva virgen extra y 3,5 de aceite de semillas), la sitúan entre las diez compañías españolas más importantes en este segmento.

Por otro, está la línea de productos gourmet, dirigidos al consumidor final, con una amplia gama de aceites monovarietales, condimentados y aromatizados, vinagres de jerez y balsámicos, patés cárnicos y de mar, cremas vegetales, mermeladas, confituras y salsas, queso en aceite, conservas y encurtidos, mieles, bombones, turrón y golosinas con aceite de oliva virgen extra o con aceituna, patatas fritas, panes de aceituna, sales y pimienta de distintas partes del mundo… Y, naturalmente, una gran variedad de aceitunas para el aperitivo.

La cosmética es la tercera línea de negocio con productos para el cuidado facial, corporal y capilar, tanto para mujeres como para hombres. A pesar de ser la línea más joven –fue creada hace apenas una década– ya ha logrado alcanzar una facturación cercana a los dos millones de euros anuales.

La Chinata tiene una cifra de negocio de 17 millones de euros al año, de los cuales un 15% procede de la exportación. La venta online genera unos 300.000 euros anuales de beneficios. La firma extremeña inició un proceso de expansión en 2009 que la ha llevado a contar con 36 oleotecas repartidas por toda España, de las que dos son propias y el resto franquicias, y con cinco máster franquicias en países de Europa y de Latinoamérica.

A corto plazo, los planes de La Chinata están enfocados en incrementar el volumen de exportación, potenciar el modelo de tiendas franquiciadas, tanto en España como en otros países, y en abrir nuevos mercados, asegura la compañía. “Por otra parte, continuamos desarrollando nuestra familia de productos relacionados con el aceite de oliva virgen extra, tanto en cosmética como en productos gourmet, y explorando nuevos nichos de mercado”. Como novedad, la marca acaba de lanzar una cerveza elaborada con aceite de oliva extra virgen, un agua micelar y una línea de infusiones con hojas de olivo.

La política comercial de La Chinata se centra en la distribución capilar del producto, buscando siempre una buena ubicación y evitando las grandes superficies comerciales, que la empresa entiende incompatibles con su desarrollo comercial, sobre todo en el mercado nacional. Además, continúa desarrollando nuevas gamas de productos relacionados con el aceite de oliva virgen extra, tanto en cosmética como en productos gourmet, explorando nuevos nichos de mercado. Y tiene la intención de seguir potenciando el modelo de tiendas franquiciadas Oleotecas La Chinata, tanto a nivel nacional como internacional.

La marca estrena tienda en París

Tienda en Paris.
Tienda en Paris.

La expansión internacional de La Chinata la ha llevado a recalar en París. La nueva tienda abierta recientemente en la capital francesa está situada en la Rue Chaussée d’Antin, a solo tres minutos caminando de las Galerías Lafayette. Cuenta con 35 metros cuadrados y más de 200 referencias entre productos gourmet y de cosmética. Su apertura supone, además, un acercamiento al país vecino de la cultura y la riqueza del aceite de oliva virgen extra español, así como de los saludables beneficios tanto de su consumo en la dieta diaria como en su aplicación directa en la piel. La compañía tiene intención de seguir potenciando el modelo de tiendas franquiciadas Oleotecas La Chinata, tanto en España como fuera.

Datos básicos

Aceite de oliva virgen extra, la base de toda La Chinata

INFUSIONES
La chinata ha desarrollado una línea de infusiones de hoja de olivo combinadas con distintos sabores. El sabor de la infusión de hoja de olivo, explican desde la marca, “no es amargo ni sabe a madera como otras infusiones de hierba. Tiene un aroma suave y ligeramente dulce y un sabor agradable con toques de oliva”.

CAVIAR
Es un formato innovador. Se trata de pequeñas cápsulas del sabor más tradicional que dan un toque de sofisticación a los platos. Especialmente pensado para preparaciones en crudo, es perfecto para ensaladas, vinagretas, sopas frías, gazpacho o salmorejo, para acompañar pescados, carnes...

INVESTIGACIÓN
atendiendo a las demandas de la restauración, La Chinata ha investigado el proceso de fritura con distintos aceites. Fruto de esa labor, ha lanzad aceites vegetales de uso profesional destinados a cubrir las necesidades de todo tipo de frituras en la restauración profesional y en la industria alimentaria.

COSECHA TEMPRANA
un color amarillo intenso con ligeras trazas de tonos verdes, un sabor dulce y plano, un denso aroma a fruta madura... Son algunas de las características que definen el zumo, virgen extra, de las aceitunas recogidas en la comarca de la Sierra de Gata, la materia prima de La Chinata.

FACTURACIÓN
La compañía cuenta con una plantilla media de 30 trabajadores y su facturación se ha movido en torno a los 17 millones de euros en los últimos años. El 95% de las ventas online, más de 300.000 euros anuales, proceden del mercado nacional. Las exportaciones suponen un 15% de los ingresos.

Normas