Blogs por Alexis Ortega

El sector inmobiliario parece querer volver al "lugar del crimen".

El sector inmobiliario parece querer volver al "lugar del crimen".

El número de ventas de vivienda nueva en EE.UU. se elevó inesperadamente en septiembre a una cifra anualizada y ajustada temporalmente de 593.000 unidades desde las 575.000 en el mes anterior (cifra corregida desde 609.000). Este enunciado positivo no tiene presente que las revisiones de los últimos 3 meses se saldaron con una reducción de las ventas del orden de 85.000 unidades. Con ello, el dato de septiembre de ventas de casas nuevas es de hecho algo menos positivo ya que el 3,1 % con respecto a la cifra corregida de agosto, en realidad está por debajo de las estimaciones del mercado (600.000 unidades) y que además representa una caída del 2,7% con respecto al dato (sin corregir) de agosto.

Por otro lado, los precios de las viviendas unifamiliares en EEUU volvieron a subir ligeramente por encima de lo esperado: +0,2% mensual frente al +0,1% que esperaba el mercado. El índice nacional S&P Case-Shiller acumula así en agosto un incremento del 5,3 % en tasa interanual frente al 5,0% de julio (5,1% en junio). En estos momentos, los precios de la vivienda, a nivel nacional están muy cerca de los máximos alcanzados hace diez años en lo más efervescente de la burbuja inmobiliaria.

Por su parte, el índice S&P CoreLogic Case-Shiller de las 20 ciudades más importantes americanas, que mide la evolución de los precios en esas ciudades, subió un 5,1% en tasa interanual frente al 5,0% en julio. Entre las ciudades que más incrementaron su precio se encuentran en primer lugar Portland y Oregón (+11,7%) seguidas de Seattle (+11,4%) y Denver (+8,8%). Por su parte, en las 10 áreas más importantes, el índice sube un 4,3% en interanual. Destacar que desde principios del 2015, Nueva York ha salido del grupo de las siete ciudades más caras de los EE.UU. siendo sobrepasadas por Portland y Seattle. Incluso en este momento, el precio de la vivienda en Nueva York está por debajo del índice general de las 20 ciudades objeto del estudio por parte de Case-Shiller. Algo parecido puede estar ocurriendo con Washington que, en las primeras fases de recuperación de los precios (2012-2013), se situó como la ciudad más cara de los EE.UU. y ahora ocupa el tercer lugar tras Los Ángeles y San Francisco. Es la costa oeste de los EE.UU. la que lidera los precios de la vivienda, especialmente Los Ángeles cuyo precio medio ha subido un 53,3% desde enero del 2012 a la fecha y se sitúa a apenas un 8,77% por debajo del precio máximo alcanzado en la zona en abril del 2006.

En el último informe de Confianza del Consumidor que elabora la Universidad de Michigan, preguntados por la situación del mercado inmobiliario. Los encuetados contestaron que las “condiciones para la venta de la vivienda” habían mejorado. Curiosamente, las “condiciones para la de compra una vivienda” apenas habían variado desde el inicio de la crisis (solo se dispone de datos desde enero del 2008).

La mejora de la condiciones para la venta de la vivienda se habían producido sobre todo por una menor expectativa de “malos tiempos para la venta” y una mejora sustancial de los “buenos tiempos para la venta” de la vivienda. En el caso de las condiciones para la compra de una vivienda, estos parámetros apenas habían cambiado.

Sin embargo, la caída de las veces que se justificaba la idea de que “eran malos tiempos para la venta de una vivienda”, porque se percibía que el precio era “demasiado bajo” había caído de manera importante. Antes del 2006, entre el 60-70% de las veces se justificaba esa decisión por “un precio muy bajo”, ahora esa decisión solo está en el 20% de las respuestas. Por el contrario en la situación de “buen momento para vender una vivienda” el hecho de percibir un “precio alto” de la vivienda era la respuesta dada por los encuestados en niveles encima del 25% de las veces.

El problema continúa siendo la insostenibilidad de los precios inmobiliarios ya que no se ajusta en absoluto a las capacidades reales de la población para acceder a ella. Las ganancias horarias crecen a menor ritmo que los precios de la vivienda. Solo el acceso al crédito barato parece sostener las actuales valoraciones. Esto es algo a lo que la Reserva Federal tendrá que enfrentarse el próximo diciembre si, como todo el mundo parece querer prever, tiene pensado subir los tipos de interés. Será el "momento dela verdad".

Comentarios

(Voltaire sintetiza una nueva lucidez que repudia el dogmatismo. ¡No vivimos en el mejor de los mundos posibles!, como por contra defendía el «cándido» de Leibniz. Nosotros reprochamos a los conservadoritas —conservadurismo predicado del modelo popularcapitalista, en contradicción con el sistema capitalista— no solo que su rococó no es galante, sino que son leibnizianos. No obstante, nosotros no reivindicamos ninguna esencia barroca. Por ejemplo, no todo Haendel y Gluck nos gusta; tienen pasajes pesadísimos.) HAY POR AHÍ DEMASIADO «EMIC».- Nosotros, como analistas de la economía, acertamos más porque nuestro punto de vista es eminentemente «etic». Intentamos salir de nosotros mismos y ver la situación como la ve quien viene de fuera.Los conceptos «punto de vista emic» y «punto de vista etic» vienen de la distinción, en lingüística, entre «Phonemics» (Fonología —lenguaje—) y «Phonetics» (Fonética —física, fisiología—). Hay una regla mnemotécnica para acordarse del significado:- eMIc, mi, yo, yo, yo, inmanencia, lo subjetivo;- eTIc, ti, tú, tú, tú, trascendencia, lo objetivo. Siempre ponen el ejemplo de la vaca en la India. Desde el punto de vista emic, no se matan vacas en la India porque «las vacas 'son' sagradas». Desde el etic, porque, si no, por comerte un par de filetes —están delgadísimas—, te quedas sin leche, sin calor por la noche y sin abono y combustible —estiércol—. También ponen el ejemplo del cerdo como animal impuro en el judaísmo y el islam. Desde el punto de vista emic, sobrevaloraríamos las viviendas básicas porque «resulta que los españoles somos 'genéticamente' así y esto son 'lentejas' —necesidad básica—: si quieres las tomas y, si no, ¡puerta!». Por contra, nosotros nos limitamos a alinearnos con el sistema: sobrevaloramos las viviendas de los trabajadores para creernos ricos («The asset economy» & «The debt-propelled economy») y, por ello, somos ahora pobres; y, si estamos volviendo a sobrevalorarlas es porque le interesa al sistema colocar los restos antes de «El Grande», que es como llaman en San Francisco, al gran terremoto que se sufren ahí cada siglo y medio, provocado por la Falla de San Andrés. Nosotros estamos alineados con San Francisco y San Andrés... y con el Papa Francisco. A nosotros nos importa lo justo —más bien, un bledo— lo que los jugadores inmobiliarios tienen dentro de sus cabezotas de usureros. Nosotros intentamos verlo objetivamente, lo más desde fuera posible. Nosotros, siguiendo las instrucciones del Papa Francisco —y de las autoridades monetarias—, somos no-inmanentistas. Como los inmuebles no valen lo que la gente está dispuesta a pagar por ellos, hay órdenes expresas para cubrir —provisionar— la diferencia entre su precio extravagante y su valor intrínseco, y para deshacerse de ellos cuanto antes (2018). De ahí el resentimiento de los jugadores contra el sistema. Como buenos hidalgos de caldo claro, sacan pecho por sus «propiedades», poniéndose muy feos —salarios y pensiones a la baja, pero «recuperación» de precios inmobiliarios—, haciendo sufrir a quienes tienen por debajo. Pero son trabajadores y cuando vuelven a su puesto en el sistema, tienen que afanarse en cambiar el (su) modelo porque el sistema ya no lo quiere (curiosamente, mientras escribo esto, Windows 10 ha estado trabajando en segundo plano y ahora me saca un cuadro de diálogo que dice: "Se ha cambiado la configuración... reinicie el equipo para que estos cambios se apliquen"; ¡ja, ja, ja!, exactamente lo mismo que estoy diciendo, con el miedo a que, al reiniciar, no funcione... ¡con la complacencia que tengo yo con lo mío, como buen pecador que soy!). San Francisco, San Andrés, Papa Franscico... y a partir de hoy con «San» Pedro* y «San» Pablo.http://mejorimagenes.com/wp-content/uploads/2016/06/pedroypablodiadelpapa.jpg3_.jpg Gracias por leernos.___* CARRETERAS & CALLES.- Tras entregar su acta de diputado, dice «San» Pedro, El Preservado, que se va a echar a la carretera para «recorrer todos los rincones de España y escuchar a quien no ha sido escuchado». Por su parte, el apóstol «San» Pablo lleva ya tiempo triunfando con «la ley de la calle». De la Superestructura (Überbau), por fin, pasamos a las infraestructuras, señores. No lo digo de cachondeo.
(Nosotros, cristianos y liberal-auténticos —MENOS LIBERALIZACIÓN Y MÁS LIBERACIÓN de losa inmobiliaria—, somos tan volterianos como marxianos. Pero no le hacemos ascos a nada. Por ejemplo, a Bach. Con Bach nos pasa como con Mozart: nos gusta todo. Como aporreador del piano, soy muy «clavebientemperadista»; y, desde luego, hay mucho de «El arte de la fuga» en nuestra visión «symplokeísta» de la dialéctica. Lo mismo nos pasa con la Economía: nuestro enfoque es más etic que emic —nuestro vídeo VR 360º favorito es «Nomads»— y no le damos la espalda a nada ni a nadie. Cuando llegue la hora de huir del dinero y refugiarse en inmuebles, se sabrá y lo proclamaremos. Pero me temo que eso no va a pasar ya jamás en países como el nuestro, al menos en todo lo que queda de siglo XXI: la fortaleza del euro es inmarcesible. Las viviendas básicas no «valen» prácticamente nada; y si hay gente que paga precios extravagantes por ellas es por contagio del poco aprecio al dinero exhibido por los triunfadores usureros de el «Pisito & Paguita & Cartillita», desde El Gran Wyoming hasta El Registrador, pasando por todos aquellos que solo saben jugar a capitalistitas con dinero del casino.) HOY ESTRENAMOS OTRA TRISTE LEGISLATURA DE «TONTOS* DE LOS PISITOS».- En España, el disfraz de moda ahora no debiera ser el de payaso diabólico —brexits & trumps—, sino el de zombi angelical. La España actual no es un circo, sino una morgue. No hay comedia, ni siquiera tragicomedia; hay tragedia a secas y, además, sin grandeza, urdida solo con mezquindades. Ahora bien, con los países todavía no estrangulados financieramente, compartimos la parálisis de la mayoría natural, resentida contra el sistema al darse cuenta de que éste le pinchaba ordenadamente su amada burbuja inmobiliaria, se aprestaba a bajarle sus pensiones y le ponía los tipos de interés a cero; es decir, cuando ha visto que el sistema no estaba por la labor de mantener el «Pisito & Paguita & Cartillita», sino por salvar del colapso a su contrario, el «Trabajo & Empresa». En España, el muñidor del modelo popularcapitalista no ha sido el socioliberalismo —mal llamado neoliberalismo—, sino la socialdemocracia. De ahí que sea ella la que sufra las iras de la mayoría natural resentida. No obstante, es sorprendente lo entero que está el PSOE —y lo bien que ha preservado a su líder, Pedro Sánchez— tras haber sufrido:- la pérdida de votos por la derecha (C's);- la pérdida de votos por la izquierda (P's); y- el fraccionalismo. Hay que ver la eclosión electoral de C's & P's como una manifestación política de la descomposición de la pisitofilia creditofágica. Recordemos que, cuando el sistema quiere cambiar de modelo, los conservadores del modelo resultan antisistema. La nueva legislatura es una alianza en el corredor de la muerte entre fuerzas pro-modelo, liderada por El Registrador de Inmuebles. En dicha alianza unos muestran su apoyo diciendo que sí, y otros, listísimos, diciendo que sí-pero-que-parezca-que-no**. Unos y otros van a asegurarse de que, agotados los aplazamientos, cuando llegue el día de la ejecución, la inyección letal solo se la lleve el PP. Empezaremos a tener noticias de la UE inmediatamente. España está en un punto en el que la mayor recaudación tributaria que requiere la consolidación fiscal ya no puede basarse más en la actividad y el empleo ordinarios, máxime en un entorno recesivo como el que se nos echa encima. Solo puede enfocarse hacia la MATERIA IMPONIBLE INMOBILIARIA. ¿Qué mejor que una legislatura nominalmente pro-inmobiliaria para ciscarse en las «himbersiones»? ¿Acaso no están «recuperándose»?, je, je. No hay peor cuña que la de la misma madera. Ahora bien, estamos asustadísimos porque esta fauna es tan hidalga de caldo claro que es capaz de intentar un remiendo «a la chipriota» —contra los depósitos bancarios—, antes de doblar su patética cerviz. Pero avisamos: SI OSAN TOCAR LOS DEPÓSITOS BANCARIOS, OLVÍDENSE DE ESPAÑA PARA SIEMPRE. Gracias por leernos.___* Aunque haya quien no quiere entender nuestras expresiones, «tontos de los pisitos» no es nada peyorativo. Viene de la frase «gustar más que a un tonto un lápiz».** En situaciones de cambio estructural, nada parece lo que es.
Normas