Elecciones en Estados Unidos

Clinton vs. Trump: qué valores se ven más beneficiados

Las propuestas de Hillary Clinton y Donald Trump en materia económica son prácticamente antagónicas. Dependiendo de quién se convierta en el próximo presidente de los Estados Unidos y de las medidas que pueda implantar, habrá sectores que se verán más o menos favorecidos, de acuerdo con un informe de XTB.

Clinton
La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, y su homólogo republicano, Donald Trump.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos una mujer podría ganar la presidencia a la Casa Blanca. Y por primera vez un magnate y estrella televisiva podría ser el jefe de Estado y de Gobierno de la primera potencia mundial. Hillary Clinton o Donald Trump, Donald Trump o Hillary Clinton. Uno de los dos candidatos relevará al primer negro en ocupar el Despacho Oval, Barack Obama. Así, la elección del que será el presidente número 45 de Estados Unidos será de nuevo histórica. Y, como siempre, tendrá su reflejo en los mercados financieros. “Divisas, materias primas y Bolsas de medio mundo aguardan la decisión del pueblo estadounidense”, asegura el estratega de mercados de XTB, Javier Urones, autor de un informe en el que se analizan qué sectores se verán más favorecidos en función de las medidas económicas que pudiera implantar cada uno de los aspirantes, de acuerdo con su programa electoral.

Las propuestas de Clinton y Trump en materia económica son prácticamente antagónicas, especialmente en lo que a impuestos se refiere. En líneas generales, mientras que la candidata demócrata Hillary Clinton, senadora desde 2001 y ex primera dama, propone que los ricos paguen más impuestos, el candidato republicano, que se ha granjeado tantos seguidores como detractores, promete una rebaja sobre el impuesto de la renta. Además, el empresario neoyorquino quiere reducir del 35% actual al 15% el impuesto de sociedades y suprimir el impuesto de sucesiones. Por otro lado, Clinton busca establecer políticas que mejoren los salarios hasta un mínimo de 15 dólares la hora.

Con las cartas de los candidatos sobre la mesa, el informe de XTB apunta que un gobierno de Clinton beneficiaría a las compañías de distribución y grandes almacenes, como Wal-Mart, Johnson & Johnson o Procter & Gamble, dado que “un incremento en el salario mínimo debería traducirse en un aumento en la cifra de consumo básico”. Igualmente, de expandir el plan de sanidad impulsado por Obama, conocido como ‘Obamacare’, las farmacéuticas (Pfizer y Allergan) y los servicios relacionados con la atención médica saldrían reforzados.

En cuanto a las eléctricas, uno de los sectores más sensibles a los cambios normativos, el hecho de que Clinton quiera limitar el tipo máximo para los dividendos y las ganancias de capital puede dar estabilidad a muchas de estas compañías que dedican un alto porcentaje de sus ingresos a retribuir a los accionistas.

En política energética, la preferencia de Hillary por el uso de energías limpias y su pretensión de colocar 500 millones de paneles solares sería más que positivo para empresas renovables como First Solar.

De imponerse Trump, los valores relacionados con el petróleo, la minería y el gas (Exxon Mobil, Chervon, ConocoPhilips) se verían notablemente apoyados dada la apuesta del candidato por los combustibles fósiles, la energía nuclear y el carbón. La propuesta de Trump de desregularizar el sector financiero eliminando la reforma ‘Dodd-Frank’ puede favorecer a grandes grupos financieros como JP Morgan o Goldman Sachs, expone Urones, que considera también que sería paradójico que diera la espalda al sector de los casinos.

Un sector que ganaría con ambos presidentes sería el de Defensa, dado que Clinton “se ha mostrado más agresiva que Obama en cuanto al uso de la fuera militar y Trump apoya claramente la tenencia de armas y ha manifestado claramente su intención de rebajar las restricciones que tiene el sector”, sostiene el informe de XTB.

Con respecto al comercio exterior, Trump siempre ha manifestado su oposición al libre comercio y apoya la imposición de fuertes aranceles a los productos procedentes de China para favorecer el consumo de productos nacionales. Clinton ha dejado entrever que podría elevar los aranceles a las exportaciones chinas. Lo cierto es que gane quien gane, las relaciones comerciales con China van a verse alteradas, lo que a juicio de Urones generaría un impacto negativo en la demanda de materias primas.

Los últimos sondeos apuntan a que Trump le pisa los talones a Clinton, e incluso algunas encuestas le dan ya como ganador. Wall Street muestra preferencia por Clinton. Históricamente, un presidente demócrata suele generar mayores subidas en Bolsa que uno republicano. Desde 1945, el S&P500 se ha revalorizado de media anualmente un 9,7% bajo el mandato demócrata, frente a un 6,7% de media cuando los republicanos han ostentado el poder.

  • Impacto en las empresas españolas

La dependencia de las Bolsas mundiales de Wall Street no es ningún secreto. Es por eso que muchas empresas con intereses en Estados Unidos esperan con cierta ansiedad el resultado de las elecciones norteamericanas.

En el caso de las españolas, Grifols es una de las más expuestas al mercado estadounidense. También OHL, ACS y Ferrovial han aprovechado la crisis del ladrillo en España para aumentar su presencia en territorio estadounidense, señala el informe de XTB. Acerinox y ArcelorMittal generan de media cerca del 30% de sus ventas en EE UU, y entidades como BBVA y Santander cuentan con intereses relevantes en el país.

Normas
Entra en El País para participar