Premium

Los coches nuevos visitan más el taller

El color más repintado en España es el blanco, frente al gris de otros países.

Las revisiones tienen en cuenta frenos, neumáticos, luces, suspensión, dirección, aire acondicionado y niveles de líquidos.
Las revisiones tienen en cuenta frenos, neumáticos, luces, suspensión, dirección, aire acondicionado y niveles de líquidos.

Cada año, 4,8 millones de vehículos acuden al taller en España para reparar su carrocería, una visita que se salda con un coste medio de 900 euros y un monto total superior a 4.300 millones. Pero no todos los conductores se preocupan en la misma proporción por el aspecto de sus vehículos.

Los coches que pasan en mayor medida por chapa y pintura son los más nuevos, según José Luis Gata, responsable de mercado posventa de Audatex. Por otra parte, el color más repintado es el blanco, de acuerdo con el último informe de PPG.

Centrándonos en el color, aunque este año el primero en el ranking ha sido un tono negro (el Deep Black o Preto Mystic, de Volkswagen), la hegemonía de los blancos es clara con cinco acabados específicos entre los diez primeros: el Frozen White o Frostweiss, de Ford Europa; el Ibisweiss o Branco Ibis, de Audi; el Casa White de Kia; el Olympic White o Schneeweiss, de GM Europa, y el Candy-Weiss o Candy White, de Volkswagen. La prevalencia de blancos y negros en España contrasta con los colores de otros países del entorno europeo, donde los grises son mucho más populares.

Tras la crisis, los conductores dan menos importancia a sus vehículos

Las reparaciones de carrocería representan el 12% de los 40 millones de visitas que reciben en total los talleres en España cada año. ¿Por qué las acaparan los vehículos blancos? La respuesta es evidente, como apunta José Luis Gata: “Porque son los que más se venden”.

Sin embargo, añade, el verdadero factor determinante para que un conductor decida arreglar la carrocería es la antigüedad del turismo. Pero no son los antiguos los que más acuden al taller sino los más nuevos, sobre todo los de menos de cinco años, que suponen el 17% del parque automovilístico total. En menor proporción, los que tienen entre 6 y 10 años (el 27% del parque) y menos aún los de más de 10 años (el 56%).

  • Seguro a todo riesgo

La principal explicación es que la mayoría de los turismos nuevos cuenta con un seguro a todo riesgo. La presidenta de la Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Cetraa), Carmen Antúnez, indica que “las carrocerías están trabajando en un porcentaje muy elevado solo con las compañías de seguros”.

Pero, además, agrega que “desde hace años el trabajo se ha reducido mucho por la crisis y por un cambio de mentalidad en los propietarios, que ya no dan tanta importancia al coche”.

  • Reparaciones

La carrocería no es el principal motivo para ir al taller. En el 71% de los casos las reparaciones son mecánicas y en el 17%, de neumáticos. Además, el presidente de la Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles, Celso Besoli, recomienda “revisar como mínimo una vez al año los elementos de seguridad, aunque siempre dependerá del kilometraje y el uso”.

Se trata de una premisa que no cumplen todos, ya que, según José Luis Gata, “en los cinco primeros años de vida, la media de paso por el taller es de 2,5 veces al año, pero luego se reduce a la mitad hasta superar la década, cuando se limita a una vez cada dos años”. Y no hay que olvidar que más de la mitad de los automóviles españoles ha cumplido ya más de diez.

El mantenimiento, la carrocería y los neumáticos, las partidas más costosas

Un coche blanco recién pintado.
Un coche blanco recién pintado.

El coste medio de una reparación se sitúa en los 620 euros, de los que la partida más costosa son los mantenimientos, que representan el 42%, según Audatex. Le siguen la carrocería (el 28%), los neumáticos (el 20%) y las averías (el 10%). Y el precio medio de una revisión integral es de 409,3 euros, de acuerdo con GT Motive, que incluye el precio de las piezas (299,8 euros) y mano de obra (109,4 euros).

Pero los conductores se muestran cada vez más reacios a ir al taller. Según la presidenta de Cetraa, se preocupan menos por sus coches. “Compran uno y creen que no necesitarán revisarlo en años”. Y detalla los principales puntos a vigilar: “Frenos, neumáticos, luces, suspensión, dirección, aire acondicionado, niveles de líquidos, escobillas, etc.”.

Además, el presidente de la Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles recuerda que “con el tiempo el vehículo requerirá diferentes mantenimientos y el conductor ha de concienciarse de ello”. En verano, Tráfico sanciona a 150 conductores al día con multas de hasta 200 euros por circular con graves deficiencias técnicas.

La crisis ha traído un problema añadido: los talleres clandestinos. Juan Antonio Sánchez, presidente de Ganvam –la asociación de vendedores y recambios– denuncia que estos “se han multiplicado porque a los conductores no les compensa realizar las reparaciones de su viejo vehículo en un taller legal”. Dos de cada diez se hacen ya en los piratas, con unas pérdidas anuales para el sector de 1.000 millones de euros.

Normas