El desafío de presentar las cuentas públicas

El PSOE mete presión a Rajoy para aprobar el techo de gasto

Las autonomías deben bajar el déficit al 0,3% en 2016 y no el 0,7% acordado en abril

El 15 de octubre es la fecha límite para la presentación de los Presupuestos.

PSOE
El portavoz de Economía del grupo parlamentario del PSOE, Pedro Saura.

La ausencia de Gobierno ha dinamitado el calendario para la elaboración de las cuentas públicas. Sin techo de gasto y sin Presupuestos del Estado de 2017, a las autonomías se les acorta el calendario para la presentación de sus cuentas. La gran mayoría tiene como plazo máximo el 15 de octubre para la presentación de sus Presupuestos y el 31 de diciembre para aprobarlos en los parlamentos regionales.

Y sin esas referencias, esos plazos se antojan imposibles. Por ello, el portavoz de Economía del grupo parlamentario del PSOE, Pedro Saura, ha presentado una proposición no de Ley en el Congreso para instar al Ejecutivo a convocar un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPPF) para que las autonomías reciban la información vinculada al modelo de financiación, que supone el 75 % de los ingresos de las mismas. Seis de ellas (Asturias, Aragón, Comunidad Valenciana, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía) están gobernadas por los socialistas y reclaman al Ejecutivo la convocatoria urgente de una reunión, en la que se les fije un máximo de gasto y las transferencias que van a recibir.

Saura acusó al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de “asfixiar” el Estado de Bienestar y “chantajear” a la oposición al no aprobar un acuerdo con los objetivos de déficit que tendrán las autonomías y al no enviarles la información presupuestaria, con el fin de que se abstengan en futuras votaciones de investidura de Rajoy.

El Ejecutivo en funciones ha mostrado su disposición a utilizar mecanismos alternativos a los habituales para garantizar que los funcionarios o los pensionistas verán actualizados sus prestaciones. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), el sindicato más representantivo de la función pública, propuso ayer a la Dirección General de la Función Pública del Ministerio de Hacienda la negociación de una propuesta para la revisión de salarios y actualización de las plantillas en las administraciones públicas.

Ese mismo mecanismo es el que baraja el Ejecutivo para aprobar la reforma del impuesto de sociedades, que le permitirá adelantar el cobro de 8.000 millones de euros a este año, y de esta manera contentar a las autoridades comunitarias.

Algunas autonomías, pese a no conocer con qué ingresos contarán para el año que viene, ya se han atrevido a hacer un primer borrador de Presupuestos. Es el caso de Castilla-La Mancha, que propuso un techo de gasto no financiero de 5.924,4 millones de euros para 2017, un 1,15% más que el del año pasado. El consejero de Hacienda del Gobierno castellano-manchego, Juan Alfonso Ruiz Molina, detalló que han previsto unas entregas a cuenta a la región de 4.613 millones de euros, “la parte que ya debería de haber comunicado con certeza el Gobierno de la nación y que no ha hecho”. Cifra que surge de la estimación del propio Gobierno autonómico en base a los datos que dispone de la evolución de los tributos del Estado.

Fuentes autonómicas sí confirman que han mantenido reuniones técnicas con Hacienda para acelerar la elaboración del presupuesto de gastos, una tarea que pueden hacer sin necesidad del Ejecutivo central.

Normas