Constructoras

La subida de Abertis da a OHL un balón de oxígeno de 260 millones

Logo de OHL.
Logo de OHL.

El revés bursátil que sufre OHL en los últimos tiempos, con un desplome del 40% desde el 27 de julio, se debe a las dudas sembradas por los resultados del primer semestre y al informe de Moody’s del pasado 3 de agosto, que hunde el rating del grupo constructor en el bono basura. Lo situó en tres escalones por encima del “impago inminente”, que comienza en Caa3, según la nomenclatura de la agencia.

La ratio de endedudamiento es la culpable del recorte de la nota de OHL por Moody’s (Fitch se la mantuvo). El número de veces en que la deuda bruta con recursos a la matriz entre el beneficio bruto de explotación (ebitda) con recursos [el consolidado menos el ebitda de las concesiones] se situó en casi 14 veces a cierre de junio. Uno de los remedios que apunta Moody’s es la participación del 6,93% que el grupo constructor y de servicios mantiene en Abertis. La cotización de la compañía de autopistas se dispara un 10% desde el mínimo de 12,46 euros por acción a los que finalizó el 27 de junio.

La paradoja es que OHL vale en el mercado 659 millones de euros y solo su participación en Abertis está valorada en unos 940 millones de euros. El precio medio de adquisición es de 9,89 euros, lo que implica unas plusvalías latentes de alrededor de 260 millones para OHL. Y solo con el importe que obtendría por la venta cancelaría sobradamente los créditos por 539 millones que tiene respaldados por su participación en la compañía presidida por Salvador Alemany.

El hecho de que Grupo Villar Mir tenga pignorado el 43% de OHL –porcentaje valorado en 283 millones de euros– en favor de créditos por 657 millones, como publicó CincoDías el pasado 17 de agosto, también ha alimentado la espiral bajista. De ese importe, 244 millones están destinados a créditos utilizados para comprar acciones de la propia OHL.

Así, Juan-Miguel Villar Mir controla a través de la corporación que preside el 57% de la compañía cotizada, pero una parte significativa de ese porcentaje está financiada con las propias acciones.

Grupo Villar Mir registró 110,8 millones de euros por deterioro de su participación en OHL. En sus cuentas de 2015 señala que, tras el recorte del valor de su fondo de comercio, “el valor consolidado al que está registrada la participación del grupo OHL asciende a 10,2 euros por acción, que equivale al valor contable auditado de la participación”. Eso sí reconoce que el precio de la acción en Bolsa a cierre de 2015 era de 5,27 euros. Además, ayer finalizó a 2,205 euros por título, cerca de sus mínimos de octubre de 2003.

A falta de que OHL reformule su plan estratégico para 2020, previsiblemente en febrero de 2017, el objetivo es mantener esa participación en Abertis, al menos hasta finales del presente ejercicio. El porcentaje en el grupo de concesiones le proporcionará unos 72 millones de euros en dividendos en 2016. Un informe de Société Générale señala que solo con los dividendos anuales que recibirá de OHL México y de Abertis, unos 20 y 49 millones, respectivamente, tiene para pagar hasta dos veces los intereses de los créditos que garantizan esas participaciones, que suman alrededor de 30 millones de euros. El importe anual en dividendos caerá después de la venta del 7% de Abertis que ejecutó el pasado 29 de junio y por la que se anotó unas plusvalías netas de unos 115 millones de euros. El 17% de su filial mexicana, de la que controla el 56,9%, tiene como colateral bonos por 400 millones de euros.

La buena noticia es que OHL ha logrado reducir en un 78% la financiaciones no avalada por la matriz con garantía de otras cotizadas (Abertis y OHL México) con triggers (que implica que, al perforar a la baja un determinado nivel de cotización, se exigen garantías adicionales), pasando de 1.226 millones en 2015 a 266 en junio. La deuda bruta de la empresa ascendía a cierre de junio a 5.410 millones de euros, de los que 1.431 están garantizados por la matriz.

El grupo explica que este ejercicio tiene vencimientos de deuda garantizada por la matriz por 223 millones de euros; por 160 en 2017; por 100 millones, en 2018; por 230 millones en 2020; por 400 millones en 2022; y por 317 millones en 2023.

El bono se recupera hasta un 22% desde mínimos

Uno de los problemas acuciantes que se encontró OHL tras la presentación de resultados del primer semestre fueron los fuertes descuentos que vivieron sus bonos; una preocupación que ahora parece remitir. Su descuento llegó a superar el 40%. Desde que tocaron mínimos a comienzos de agosto, se han recuperado con fuerza.

La mejoría más notable es la de su bono de 230 millones con vencimiento en 2020, el más próximo. Este ha vivido desde el 5 de agosto una mejora de un 22%, situándose su nominal en 79 puntos porcentuales. Los otros dos bonos, de 400 y 316 millones y vencimientos en 2022 y 2023 respectivamente, han vivido mejoras del 15% desde los mínimos. Un gestor de fondos que tiene bonos de OHL comenta que desde su punto de vista los bonistas están “protegidos” por los planes de reducción de deuda y la liquidez con la que cuenta la compañía. El experto defiende que los bonos de la constructora todavía mantienen potencial de crecimiento por lo que resultan atractivos para invertir.

Por contra, OHL vivió ayer un nuevo movimiento de presión por parte de Moody’s, que estudia degradar la nota crediticia de Santé Montréal, el consorcio a través del cual lleva a cabo la construcción de un hospital en la ciudad canadiense, que actualmente es de Baa2. La agencia ligó en su documento esta decisión a la rebaja que hizo hace unas semanas a la nota de OHL, una de las contratistas. Moody’s alerta por los sobrecostes que está teniendo el proyecto, para el cual la empresa controlada por el Grupo Villar Mir ya anunció una provisión de 102 millones. La agencia pone en duda que se puedan cumplir los plazos de la fase 1 del hospital, que ya fueron retrasados.

Normas