Datos del Ministerio de Empleo

La moderación salarial echa raíces

moderación salarial Ampliar foto

España será el país de la zona euro que más crecerá este año y también lo será el año que viene, pese a las revisiones a la baja que han realizado organismos internacionales y servicios de estudio en las últimas semanas. Ese crecimiento, sin embargo, sigue sin transmitirse a los salarios, cuyo crecimiento sigue siendo muy moderado, lejos de los incrementos anuales por encima del 3% que se produjeron entre 2000 y 2008. La principal razón que evita que se produzca ese contagio es la elevada tasa de paro de España, muy superior al del resto de sus vecinos europeos. Los últimos datos, correspondientes al segundo trimestre de este año, la sitúan en el 20% y el panel de los expertos consultado por la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) prevé que bajará al 19% este año y al 18% en 2017.

El alza salarial pactada en España hasta julio se situó en el 1,11%, casi cuatro décimas por debajo del techo del 1,5% fijado por patronal y sindicatos, y en línea con lo sucedido en los anteriores meses de 2011. Las peticiones de los sindicatos para incrementar los salarios y mejorar las condiciones de los trabajadores del sector privado y de la administración pública no encuentran, por ahora, reflejo en las estadísticas de los convenios colectivos firmados hasta julio, pese a la aceleración que ha tomado la negociación colectiva en lo que va de año. Entre enero y julio se han firmado 10.779 convenios colectivos frente a los 5.488 suscritos en el mismo período de 2015. Las nuevas condiciones afectan a 5,7 millones de trabajadores frente a los 4,2 millones del ejercicio anterior.

De esos empleados afectados, 1,8 millones han pactado incrementos del 0,74% y 3,2 millones del 1,25. Ambos colectivos suman 5 millones de ocupados, un 88% del total de afectados. Por encima del 1,25% solo quedan 389.431 trabajadores, un 6,7%. El análisis por actividades también muestra un resultado muy similar, con aumentos salariales muy contenidos en la gran mayoría. Las mayores subidas se producen en las actividades científicas, técnicas, con un aumento del 1,92%, seguidas por información y comunicaciones (1,54%) y empleados del hogar (1,41%). Entre las tres apenas suman el 6,2% de los trabajadores.

La moderación salarial es más apreciable en aquellas actividades de la industria y servicios intensivas en mano de obra que han firmado convenios colectivos. Es el caso de la industria manufacturera, en la que se ha pactado incrementos para 1,67 millones de empleados, cuyos salarios crecerán un 1,09%. También sucede lo mismo en el caso de la hostelería, con subidas del 1,10% para 586.726 trabajadores. Ambos sectores se sitúan por debajo de la media nacional. Algo por encima aparece el comercio, con subidas salariales del 1,33% para 1,04 millones de empleados. Entre la industria, la hostelería y el comercio aglutinan al 57% de los trabajadores afectados por convenio.

Fuerte descenso de las inaplicaciones

El buen tono del mercado laboral, con crecimientos de la ocupación del 3%, ha tenido un impacto directo en el número de inaplicaciones de convenio. Este instrumento, introducido con la reforma laboral del PP, sirve para que empresarios y sindicatos renegocien las condiciones firmadas, entre ellas las salariales, en el caso de que la coyuntura económica así lo exija.

El máximo se alcanzó en 2013, con 2.512 “descuelgues”, que afectaron a 159.550 trabajadores. Desde esa fecha empezó a descender hasta cerrar el pasado ejercicio con 1.437 inaplicaciones y 43.173 empleados. Los datos entre enero y julio avalan que esa tendencia, lejos de corregirse, se está intensificando. En esos siete meses se han producido 903 acuerdos y 21.460 empleados afectados, lejos de los registros de los dos ejercicios anteriores. En el mismo período de 2015 se produjeron 1.004 descuelgues que afectaron a 28.075 trabajadores; en 2014, las cifras fueron todavía superiores, con 1.532 inaplicaciones de convenio y 50.232 afectados.

Normas