Nuevas tecnologías

El futuro de las TIC, ¿pasa por China?

Mejorar la sociedad, el sistema sanitario y hacer del mundo un lugar más seguro y conectado son los grandes retos.

Huawei beca a 15 estudiantes españoles para pasar 15 días en su sede central de Shenzhen.

Marcial Marín, secretario de Estado de Educación; Guillermo Cisneros, rector Magnífico de la Universidad Politécnica de Madrid; Chen Yuming, consejero económico de la Embajada de China, y Tony Jin Yong, CEO de Huawei España, con los estudiantes becados.
Marcial Marín, secretario de Estado de Educación; Guillermo Cisneros, rector Magnífico de la Universidad Politécnica de Madrid; Chen Yuming, consejero económico de la Embajada de China, y Tony Jin Yong, CEO de Huawei España, con los estudiantes becados.

Pensar en el futuro de las nuevas tecnologías de la información (TIC) nos lleva a China. Sin embargo, es hora de romper mitos y “hay que poner en valor el papel de España, donde se realizan importantes inversiones”.

Con esta rotundidad, María Luisa Melo, directora de relaciones institucionales y comunicación de Huawei España, se refiere a los pasos de gigante que han llevado al sector de las TIC españolas a ocupar la 17a posición en el Índice Global de Conectividad 2016 (GCI por sus siglas en inglés).

España mejora en dos posiciones respecto al año pasado y se coloca seis puestos por delante de China en la carrera hacia la digitalización de la economía.

El informe pone en valor la estrategia nacional para el periodo 2017-2020, en la que se recoge el desarrollo de redes ultrarápidas que garanticen el acceso a la banda ancha a una velocidad mínima de 30 megas (Mbps) y con “al menos” un 50% de hogares conectados a una velocidad de 100 Mbps. Asimismo, destaca el potencial de la industria española de las TIC en cobertura 4G, fibra óptica, inversiones o legislación, áreas en las que los registros se encuentran por encima del promedio arrojado por los 50 países analizados.

España ocupa la posición 17 en el Índice Global de Conectividad

Ahora bien, no todo está hecho. Queda “todo un camino por recorrer” que pasa, entre otras cuestiones, por “la democratización real de las tecnologías de la información”, explica Melo, y cuyo objetivo es “contribuir a la mejora de la sociedad, la sanidad, así como crear un mundo más y mejor conectado y, por supuesto, más seguro”.

Asimismo, el futuro de las TIC implica “tener clara la necesidad de actualizarse diariamente en las materias punteras”, como el big data, cloud computing o internet de las cosas.

Para conseguirlo resulta imprescindible la apuesta por la formación y el talento, ámbito en el que los jóvenes españoles tampoco se quedan atrás. Es el caso de Jorge G. Ferreiro, estudiante de ingeniería informática de la Universidad Complutense de Madrid, quien explica que “las compañías deben entender las nuevas formas de consumir contenidos digitales y crear productos ad hoc”. Además, sostiene que “el internet móvil debe ser barato y accesible en tiempo real para todo el mundo”, circunstancia que hoy por hoy “está limitada por las tarifas móviles”.

  • El ombligo del mundo

G. Ferreiro es uno de los 15 alumnos, becados en la cuarta edición del programa El futuro de las TIC, puesto en marcha por Huawei España y por el que, cada año, un grupo de jóvenes ingenieros viajan a Shenzhen (China) para conocer la sede de la firma tecnológica y experimentar de primera mano lo que será el mañana de las telecomunicaciones. “Aunque no es el ombligo del mundo, hay que seguir a China y aprender de ella”, destaca.

Apreciación con la que coincide Sandra Yuste, otra de las estudiantes becadas, quien matiza: “Hay que trabajar en conjunto. Es cierto que toda Asia es líder, pero también es indudable que en Europa se están realizando inversiones”.

En este sentido, esta alumna de la Facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia, se quedó “maravillada” de los avances del gigante asiático en tecnologías 5G, con los que “van a sorprender, seguro”, así como de los sistemas de respuesta inmediata en situaciones de catastrofes naturales o atentados. “Han diseñado una red que conecta a todos los países y permite el reconocimiento de las víctimas en tiempo récord”.

Entre los valores diferenciales del programa de becas de Huawei –respaldado a su vez por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo–, destaca su parte práctica. Durante los quince días de periplo oriental “nos enfrentamos a situaciones reales aportando soluciones reales”, explica Yuste. Y todo desde los laboratorios centrales de la teleco que, con una cuota de mercado del 24%, es ya el segundo fabricante de teléfonos móviles de España.

En este sentido, Alejando Ortiz, futuro ingeniero telemático por la Universidad Politécnica de Cartagena, apunta un pero: la falta de tiempo. “Me he quedado con ganas de saber más, dos semanas se quedan cortas”. Así las cosas, lanza una sugerencia: “Sería positivo dar continuidad al programa a través de la formación online”.

  • Desempleo juvenil

La directora de relaciones institucionales y comunicación de Huawei en España indica que los objetivos de los programas de formación y capacitación son “contribuir a solucionar la alta tasa de paro juvenil”. De hecho, a través de la Cátedra Cloud Computing y Big Data UNED-Huawei, diseñada e impartida en colaboración con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), los estudiantes realizan prácticas remuneradas con entre 1.500 y 3.000 euros, en los centros de trabajo de la tecnológica china en España durante seis meses. Dicho periodo se puede alargar de forma indefinida, ya que “el 20% de los estudiantes se incorporan a la empresa”, asegura Melo.

Más allá de los laboratorios de Huawei, los estudiantes consultados por Cinco Días coinciden en que el haber participado en este tipo de iniciativas “llamará la atención [de los empleadores] y será determinante a la hora de elegir entre dos candidatos con la misma formación y rendimiento”.

El empleo no es el único reto. “Hemos puesto el acento en el hecho de transferir la experiencia tecnológica de nuestros equipos”, insiste Melo. Añade que “los contenidos que se imparten están consensuados con los profesores de las universidades”.

Migrantes digitales

Sandra Yuste
Sandra Yuste, una de las 15 estudiantes españoles becadas por Huawei.

No son niños prodigio, pero ver manejar una tablet a un pequeño de siete años es todo un espectáculo. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando esta cae en manos de un profesor?

La dicotomía entre el “alumnado digital y el profesorado migrante digital se ha convertido en un reto en la hoja de ruta de todos”, afirmó el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, durante el acto de clausura del evento Creando oportunidades a través de la educación, de Huawei.

Y es que, aunque no se puede generalizar, “se necesitan más medios y más inversión para ayudar a conseguir un sistema educativo equilibrado”, explica Jorge G. Ferreiro. En este sentido, empresas como Huawei ya valoran la incorporación de programas ad hoc para la actualización y reciclaje de profesores en sus estrategias de RSC (Responsabilidad Social Corporativa).

Las universidades y centros docentes solicitan cada vez más “que compartamos las actualizaciones”, afirma María Luisa Melo, de Huawei España.

No obstante, a dichos migrantes hay que reconocerle un mérito: “Han visto y han vivido la evolución de las tecnologías, lo que le hace tener una experiencia y comprensión que va más allá de la propia usabilidad de los dispositivos”, concluye Sandra Yuste.

Normas