El distrito chino busca empresas españolas interesadas en establecerse en su parque industrial

Mientras los inversores dejan China, Xiuzhou dice “vengan”

La ciudad, ubicada a menos de dos horas de Shanghái , ofrece bajos costes de alquiler y de mano de obra.

El salario de un trabajador varía entre los 486 y 556 euros. En la capital financiera se paga un 20% más.

Yinzhou
Panorámica de Yinzhou, distrito de Ningbo, una de las ciudades más importantes de la cuenca del Yangtse. Thinkstock

Días antes de que China se convirtiera en el sitio del que la mayoría de inversores bursátiles quiere salir, una delegación de la prefectura china de Jiaxing llegó a Madrid para decirle a las empresas españolas “vengan a invertir con nosotros”.

La representación, que también visitó Ginebra, Roma, Milán y Barcelona, expuso las ventajas de instalarse en el nuevo parque industrial que la prefectura está desarrollando en Xiuzhou, uno de los siete distritos de Jiaxing.

Xiuzhou es un antiguo pueblo agrícola conocido en China por sus pescados, arroz y tejidos de seda. Luego de un proceso de urbanización que comenzó en 1983, la localidad adquirió la categoría de distrito en 2000. Actualmente, tiene 376.000 habitantes y un PIB de 2.707 millones de yuanes (378 millones de euros).

Ubicado en el centro del delta del río Yangtse, a 110 kilómetros al suroeste de Shanghái, el municipio está aprovechando su situación geográfica para atraer a compañías extranjeras que quieren mantenerse cerca de la capital financiera del país, pero beneficiarse de menores costes de suelo y mano de obra.

Alquilar un piso de 100 metros cuadrados puede costar entre 278 y 417 euros

“En China hay 2.000 empresas españolas que han invertido un total de 3.300 millones de euros. El 70% de ellas se concentra en Shanghái. Jiaxing está muy cerca y puede ser una opción para invertir”, afirmó Chen Yuming, consejero comercial de la Embajada china en Madrid, quien se ofreció como enlace con las autoridades del distrito.

En los últimos años, Jiaxing se ha favorecido de la red de infraestructuras de transporte que China ha desarrollado en el cinturón económico del Yangtse, lo que ahora le permite sacar partido de su situación geográfica.

La ciudad está conectada con Shanghái por autopista (1 hora y 40 minutos) y tren de alta velocidad (20 minutos en la nueva línea Shanghái-Hangzhou), aunque para tomarlo hay que dirigirse a una estación que se encuentra en la zona sur de Jiaxing, a 28 minutos en coche.

Xiuzhou está comunicada también con otras ciudades importantes de la cuenca del Yangtse −Hangzhou, Suzhou y Ningbo− a través de cinco autopistas, cuatro puertos y cinco aeropuertos, “todos ubicados a una hora u hora y media en coche”, destacó Xu Xihua, subdirector del centro de gestión del parque industrial.

Nivel de vida

La segunda ventaja es el nivel de vida en Xiuzhou que, según los funcionarios chinos, es muy alto. “La diferencia entre el campo y la ciudad es mínima”, aseguró Xu Xihua. La delegación precisó que el ingreso per cápita en la zona urbana es de 37.713 yuanes (el equivalente a 5.200 euros) y en la zona rural de 23.700 yuanes (3.300 euros). Según estadísticas del Banco Mundial a 2014, el ingreso medio nacional en China es de 6.500 euros.

Las autoridades del parque quieren reforzar esta imagen de sitio bueno para vivir y trabajar. El proyecto, que se desarrolla en una zona de humedales, contempla la construcción de un lago artificial de 500.000 metros cuadrados y un parque ecológico de 1.100 kilómetros cuadrados en cuyo alrededor se ubicarán edificios de oficinas, centros comerciales y centros de exposiciones.

De este modo, el municipio aspira a convertirse en un modelo de ciudad “limpia y ecológica”, preocupada por el medio ambiente, muy lejos de la imagen habitual que se tiene de las megalópolis chinas, donde la contaminación es la norma. “El Green Valley de China está en Xiuzhou”, subraya la nota de prensa entregada durante la presentación.

Costes económicos

Pese a su alto nivel de vida, los funcionarios chinos sacaron a relucir que los costes económicos de operar en Xiuzhou son “muy bajos”, tanto en lo que concierne a terreno y mano de obra como a logística y vivienda.

Según indicaron a CincoDías, el alquiler mensual de un espacio comercial en el parque cuesta entre 30 y 35 yuanes por metro cuadrado (entre 4 y 4,8 euros), mientras que el de una vivienda varía entre 15 y 18 yuanes (entre 2 y 2,5 euros). Alquilar un piso de 100 metros cuadrados puede costar entre 2.000 y 3.000 yuanes (entre 278 y 417 euros).

En cuanto a costes laborales, señalaron que el salario de un trabajador común varía entre los 3.500 y 4.000 yuanes al mes (entre 486 y 556 euros), mientras que el de un agente comercial oscila entre los 5.000 y 6.000 yuanes (entre 696 y 834 euros). Entre tanto, el gerente de una empresa gana al mes entre 6.000 y 7.000 yuanes (entre 834 y 973 euros). “En Shanghái se paga un 20% más”, apuntaron.

La tercera ventaja de establecerse en el parque es la disponibilidad de espacio para una eventual expansión. “A diferencia de muchos otros sitios en el delta del Yangtse, donde no hay terreno para crecer, el parque de Xiuzhou dispone de 16 kilómetros cuadrados, de los que 14 han sido reservados para actividades industriales y dos para servicios”, destacó Xihua.

Incentivos fiscales

Entre los miembros de la comitiva se encontraba el director de la oficina tributaria de Jiaxing, Sheng Huaqi, quien esbozó los incentivos fiscales que el Gobierno chino ofrece a las empresas extranjeras que deciden establecerse en el parque.

Estas incluyen la devolución de un porcentaje del IVA (14% de 17%) para las empresas desarrolladoras de software, beneficios fiscales para las compañías que reutilicen el agua, bonificaciones del 10% en el impuesto de Sociedades para proyectos de alta tecnología y la posibilidad de deducir el gasto en I+D.

Parque industrial de Xiuzhou
Presentación del parque industrial de Xiuzhou en Madrid.

“Los extranjeros que inviertan en empresas chinas podrán deducirse el impuesto a la renta los cinco primeros años, mientras que los trabajadores extranjeros empiezan a tributar a partir de los 4.800 yuanes (667 euros), a diferencia de los nacionales, que pagan a partir de los 3.600 (500 euros)”, refirió.

Sin embargo, advirtió que para acogerse a la mayoría de estos beneficios, es requisito indispensable que el proyecto o la empresa haya sido reconocida por el Gobierno chino, un trámite del que no se dieron detalles.

La presentación, organizada por la Fundación Orient, se celebró a comienzos de agosto pasado en un hotel de Madrid, días antes de que Pekín devaluara tres veces el yuan y el pánico a una recesión en China hundiera los mercados. También se produjo una semana antes de que dos explosiones en el puerto de Tianjin mataran a cientos de personas y dejaran heridas a otras tantas.

El puerto, el más importante del país, está ubicado al norte de Xiuzhou, a unos 660 kilómetros (ocho horas en coche).

Aunque a escala diferente, tanto las devaluaciones como la búsqueda de inversores por parte de Jiaxing son un reflejo de la lucha del gigante asiático por virar de un modelo económico dependiente de las exportaciones de productos baratos a otro sustentado en el consumo interno y los servicios.

Pero la reacción de las Bolsas a las señales de debilitamiento económico y la corrupción y negligencia que estuvieron en la raíz de la tragedia de Tianjin son avisos de que la transición no va a ser nada fácil.

Fotovoltaica, biomedicina, componentes de coches y domótica

Negocios en China
Un ejecutivo chino saluda a un inversor extranjero. Thinkstock

Las autoridades de Jiaxing se han concentrado en llevar al parque empresas de los sectores de nuevas energías y materiales (baterías de hidrógeno, vidrios fotovoltaicos, bombillas led), biomedicina, componentes de coches y aeronaves, domótica, alimentos y comercio minorista.

De momento, los principales inquilinos del parque son compañías chinas como el fabricante de vidrios fotovoltaicos Flat Group, cuyos productos han sido utilizados en la construcción del Nido de Pájaro de los Juegos Olímpicos de Pekín y el pabellón del país anfitrión en la Expo de Shanghái; el fabricante de puertas, techos y otras piezas de coches Minth y el de componentes aeroespaciales Accor Hong Kong Industries Limited.

Además, el laboratorio farmacéutico Venturepharma se ha comprometido a invertir 53 millones de euros en la construcción en el parque de fábricas de equipos médicos.

Entre las empresas extranjeras se encuentran las estadounidenses Sunpreme (fabricante de paneles solares de silicio), Mars, Abbott, Wal-Mart, Starbucks, McDonald’s y la francesa Carrefour.

La mayoría de asistentes a la presentación del parque fueron miembros de la comunidad china en Madrid, aunque entre los invitados también estuvieron el alcalde de Parla, Luis Martínez Hervás, y el decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones, Eugenio Fontán.

Independientemente de que inviertan o no, el jefe de la delegación, Zhang Shaochu, invitó a los asistentes a conocer Jiaxing: “Confío en que les va a gustar tanto como a mí me ha gustado Madrid”.

Normas