Energía

Las renovables alertan del riesgo de especulación en la nueva subasta

Las asociaciones del sector AEE y Unef entregan sus propuestas al IDAE

energías renovables
Paneles fotovoltaicos y parque eólico en Canarias Getty Images

El pasado 6 de julio, el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) convocó de urgencia a varias asociaciones de renovables para anunciarles la intención del Ministerio de Industria de realizar antes de fin de año una nueva subasta de potencia verde. Concretamente, 1.000 MW eólicos y entre 500 y 1.000 MW fotovoltaicos, sin precisar. En cualquier caso, del proceso se ocuparía el futuro Gobierno.

El IDAE llamó por separado a la Asociación Empresarial Eólica (AEE) y a la Unión Española Fotovoltaica (Unef), si bien ha mantenido también reuniones con otras, como APPA o Protermosolar. El instituto les pidió que se posicionaran ante la nueva subasta tras el fiasco de la celebrada en febrero, aunque el ministerio insiste en mantener el mismo modelo de retribución a la inversión, por lo que se volverá a subastar un descuento sobre el coste de dicha inversión. Pese a las prisas del IDAE, las asociaciones del sector, que no quieren que este les marque el calendario, se han tomado su tiempo y han entregado sus propuestas en los últimos días.

Eólicas y fotovoltaicas han aprovechado la consulta para reclamar un cambio en la legislación que garantice una rentabilidad fija durante toda la vida de los proyectos, con límites que permitan cumplir con la “rentabilidad razonable” que establece la ley. Este cambio incluiría el fin de las revisiones por semiperiodos en función de la evolución del precio del pool, que ha hecho perder dinero a muchas instalaciones.

A la vista de lo ocurrido en la subasta de febrero, en que se utilizó una fórmula marginalista (el último entrante fijó el precio para todos los proyectos aceptados) que se saldó con una adjudicación a prima cero, tanto Unef como la AEE piden que este se fije en función del criterio de que cada ofertante reciba su precio ofertado, el denominado pay as bid. De esta manera “se evitan las sobrerretribuciones y los movimientos especulativos con ofertas temerarias que intenten asegurarse la adjudicación”, señalan.

Tras dejar claro que el objetivo del sector es reformar la reforma eléctrica, y si el ministerio se empeña en mantener la fórmula de subastar el coste de la inversión, las empresas piden que, en cualquier caso, se fijen ciertas reglas para evitar que acudan inversores “sin proyectos y para especular”.

Así, la AEE pide que se modifiquen las fórmulas de cálculo para evitar resultados inverosímiles del coste de la inversión o limitar los descuentos para que los proyectos sean viables y financiables. Asimismo, pide que se aprueben los criterios de concesión de acceso y conexión antes de marzo de 2017, para regular los más de 15.000 MW en proyectos que actualmente tienen derechos de acceso o conexión.

En el caso de Unef, además de insistir en que el precio de adjudicación debe ser fijo en el futuro, salvo actualizaciones según la inflación, pues en el caso de la revisión periódica del precio, teniendo en cuenta que se trata de instalaciones cuyos costes son prácticamente fijos, les dificulta y encarece la financiación para desarrollar los proyectos.

 

Unef pide fórmulas competitivas

Unef ha pedido que las cantidades a subastar estén en función de la energía producida y no de la potencia instalada. De esta manera, se podrán cumplir los objetivos medioambientales de la Unión Europea para 2020. Estos requerirían subastar cada año 3.000 MW.

La asignación de precios debe hacerse mediante mecanismos competitivos, a ser posible las subastas de PPA (acuerdos de compra de energía) por kWh vendido. Y defiende los pay as bid.

Considera necesario eliminar la revisión periódica del precio y pide un precio fijo durante toda la vida regulatoria de las plantas.

Es necesario, según Unión Española Fotovoltaica, que se garantice que los proyectos adjudicados se construyan. Para ello pide los avales necesarios, un proceso de precalificación según la tramitación y penalizaciones.

Para evitar la concentración, pide que se reserve un 20% de la capacidad a subastar a plantas de menos de 10 MW.

La AEE reclama una rentabilidad fija

La AEE reclama una rentabilidad fija y sugiere que haya un solo límite superior y uno inferior (que coincida con los precios estimados por Industria).

Compensaciones por ajustes del precio de mercado anuales y no tras cada semiperiodo regualtorio.

Para evitar la especulación y que los proyectos no se ejecuten, debe ser imprescindible que los adjudicatarios dispongan de un permiso de acceso y el depósito de avales y que se aumenten las garantías económicas para participar en la subasta.

Un año después de la subasta, los parques deberán acreditar que disponen de la concesión del acceso y la conexión y cuenta con las autorizaciones administrativas y el proyecto aprobado. Que se haga un seguimiento del mismo y de no cumplir con los requisitos, que se les retire la adjudicación.

Además de defender la fórmula de pay as bid, la AEE recomienda cambiar las fórmulas de cálculo de la inversión o limitar los descuentos.

Normas