Entrevista

Jaume Roura: “Asistimos a una revolución en la automoción”

El presidente de Faconauto sostiene que la electricidad y el hidrógeno "irán en detrimento de los coches de combustión en general".

Jaume Roura, presidente de Faconauto.
Jaume Roura, presidente de Faconauto.

Vinculado al mundo de la automoción desde 1969, cuando creó una entidad dedicada a la distribución de coches –principalmente Seat–, Jaume Roura Calls ha ocupado cargos de responsabilidad en buen número de patronales del sector. Elegido presidente de Faconauto en 2012, es un experto en la industria y un gran amante del fútbol. De hecho, ha formado parte de la Federación Española de Fútbol.

Pregunta. ¿Qué ha hecho más daño al diésel: el caso Volkswagen o la amenaza de las alcaldías de prohibir su circulación en las ciudades?
Respuesta. Habría que hablar de un problema de imagen vinculada a esos y otros casos. Pero lo importante es no entrar en una criminalización del coche, por la relevancia que tiene para la economía y la sociedad en general. Respecto a las ciudades, el gran problema es la antigüedad del parque, no los diésel, y si se quiere reducir el nivel de emisiones lo mejor es seguir apoyando los planes de achatarramiento, para tener modelos más eficientes y también más seguros.

P. ¿Cómo se puede lavar la imagen del diésel?
R. Es un combustible con muchas virtudes en consumo y en valor residual. Es una tecnología en la que las marcas de coches siguen innovando, y ahora los motores diésel que circulan se pueden equiparar en materia medioambiental con los más eficientes de gasolina.

P. ¿Es correcta la previsión de que en 2030 supondrán el 9% de las ventas?
R. Es complicado saber lo que va a pasar dentro de tantos años, pero habrá que tener en cuenta que se irán imponiendo otras formas de movilidad y nuevas tecnologías, como la electricidad o el hidrógeno, que irán en detrimento de los coches de combustión en general.

P. ¿Cuál será su recorrido en los próximos cinco años?
R. España es, desde hace mucho, un país de diésel y se antoja complicado que cambie a medio plazo, porque está muy instaurado en nuestros hábitos de compra de vehículos. O sea que, en cinco años, aunque baje su cuota de mercado, como ya está ocurriendo, lo normal es que se mantenga su popularidad.

P. ¿Cómo afectará esta tendencia?
R. Lo que afecta no es la caída del diésel sino que asistimos a un cambio radical en el sector, con nuevas formas de consumir, nuevos clientes, tecnologías o diferentes formas de movilidad. Estamos ante una revolución que está afectando a toda la cadena de valor de la automoción.

P. ¿Por qué razones usted compraría un coche diésel en estos momentos?
R. La principal sería que es la mejor opción en cuanto a eficiencia de consumo y también es la mejor opción para optar a un buen valor residual.

Normas