Movilidad

Cinco iniciativas que hacen sombra al gasóleo

Ayuntamientos, empresas y ‘startups’ aceleran el transporte sostenible.

El modelo Twizy de Renault, un cuadriciclo 100% eléctrico para zonas urbanas, fabricado en su factoría de Valladolid; cero emisiones, ruido y olores.
El modelo Twizy de Renault, un cuadriciclo 100% eléctrico para zonas urbanas, fabricado en su factoría de Valladolid; cero emisiones, ruido y olores. Renault

La tecnología que permanecerá a largo plazo será la eléctrica 100%”, augura tajante Luis Valerio, director del vehículo eléctrico del grupo francés Renault. Si bien su penetración en el mercado dependerá de los avances en su autonomía, es evidente que el imperio de los coches diésel o de gasolina caerá en un horizonte no muy lejano, si se toman en cuenta las iniciativas de movilidad sostenible público-privada en marcha.

En España, consistorios, empresas y startups transforman sus ciudades, al fomentar los desplazamientos a pie, en bici o transporte público o al renovar sus flotas por otras ecológicas. Y es una tendencia imparable que empieza a hacer sombra al diésel. Primero, porque es una receta de la UniónEuropea en la lucha contra el cambio climático y, segundo, porque favorece la salud y el medio ambiente en zonas urbanas, donde se generan los mayores gases tóxicos.

BBVA, el Ayuntamiento de SantCugat del Vallès, la startup de envíos de paquetería Koiki y Calidad Pascual son algunos de ellos. Los cuatro han recibido el Premio a laMejor Práctica en Movilidad Sostenible de la Fundación Renault y el Club de Excelencia en Sostenibilidad, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, que llega este año a su cuarta edición.

  • BBVA
Ivan Segal (Renault), Joan Puigdomènech (Sant Cugat), Donna DeAngelis (BBVA), Isabel García Tejerina (Agricultura), Aitor Ojanguren (Koiki) y José Longás (Club de Excelencia en Sostenibilidad).
Ivan Segal (Renault), Joan Puigdomènech (Sant Cugat), Donna DeAngelis (BBVA), Isabel García Tejerina (Agricultura), Aitor Ojanguren (Koiki) y José Longás (Club de Excelencia en Sostenibilidad). Cinco Días

Para facilitar el acceso a la recién estrenada Ciudad BBVA, en el madrileño barrio de Las Tablas, la compañía financió la construcción de una parada de autobuses, “más accesible y segura” para empleados y visitantes; levantó una pasarela peatonal sobre la A-1 que conecta con las 18 líneas de ómnibus interurbanos que llevan, a su vez, al intercambiador de plaza de Castilla y habilitó un servicio de autocares privados que enlazan la sede con la estación de Chamartín.

Pero en La Vela, como se conoce al complejo por su edificio más emblemático, se fomenta también la bicicleta, con 375 plazas, el coche compartido o los enchufables, tras instalar puntos de recarga gratuitos en los aparcamientos.

Y otra novedad, los empleados disponen de una aplicación que permite ceder el parking a otro compañero cuando no lo utilice. Así, en la categoría de gran empresa, BBVA fue reconocida por racionalizar el vehículo privado mediante el incentivo del transporte público.

  • Sant Cugat del Vallès

Joan Puigdomènech, concejal de Medio Ambiente de esta ciudad catalana, está convencido de que la Administración más próxima a los ciudadanos, el ayuntamiento, debe dar ejemplo. “Nos transformamos primero para animar después al mercado privado”, considera. Ese cambio de mentalidad al que apela se impulsa en Sant Cugat del Vallès desde 2009.

Los resultados: más de 35 kilómetros de carril bici, con 105 aparcamientos; un bus eléctrico, cuatro híbridos y uno de baja emisión entre su flota de 20, que evitan la emisión de 143 toneladas de CO2 al año, así como tres furgonetas, dos coches y dos motos enchufables, un vehículo de gas y siete bicis eléctricas en el conjunto municipal. Además, la instalación de tres estaciones de recarga para particulares y parking gratuito en zonas azules y bonificaciones en el impuesto de circulación para los coches menos contaminantes, medidas que benefician al 25% de los viajeros (más de 1,1 millones).

Puigdomènech explica que en las licitaciones se promueve también la sostenibilidad como “elemento calificatorio”. Por ejemplo, que las empresas de servicio de jardinería usen vehículos híbridos asegura su elección. Este consistorio fue galardonado en la categoría de Administración pública.

  • Koiki

En Madrid o Barcelona, su vecino le entrega sus paquetes en casa y a la hora que usted diga. La startup española Koiki, reconocida en la categoría de pymes y emprendedores, ha cautivado no solo por su servicio de mensajería flexible y cercano, sino también por su modelo de negocio verde y de compromiso social. Sus mensajeros, que entregan el paquete en bici o a pie (máximo 10 kilos), pertenecen a entidades dedicadas a personas con discapacidad, como la Fundación Aprocor.

El negocio se replicará en breve en Lyon y Milán, informa su fundador Aitor Ojanguren, después de cerrar la actual ronda de financiación en el que participan fondos sociales y no los tradicionales inversores de capital riesgo, aclara. La empresa trabaja con la plataforma de comercio electrónico Bodeboca.com, DHL y está en conversaciones con Carrefour y Amazon.

  • Calidad Pascual

Reducir un 20% su huella de carbono en la distribución y comercialización de sus productos es la meta principal de esta compañía de alimentación y bebidas desde hace siete años. Un plan que ya obtuvo premio en la edición pasada por introducir en su flota gas natural y comprimido, pero que ahora completa con la incorporación de furgonetas eléctricas. La Nissan e-NV200 se encargará de la logística en Barcelona, gracias a acuerdos municipales. Y también funciona en Madrid, en el barrio de Las Letras. Hoy, el 80% de su flota es verde.

  • Endesa o Eurofred

Compañías como Endesa o la de equipos de climatización Eurofred también se suben al carro verde. Sus iniciativas son ejemplos de movilidad alternativa. En el primer caso, trabaja en la electrificación de su flota, para que en 2020 llegue al 40%, y ha lanzado en Mallorca, con fondos europeos, un proyecto de recarga rápida para particulares (seis puntos que en 30 minutos cargan el 80% de la batería). En el segundo, la empresa acaba de incorporar los híbridos a su flota comercial, de la mano de Toyota, para bajar un 26% las emisiones de CO2 al año y disminuir las de óxidos de nitrógeno.

Normas