Vehículos de ocasión

Que no le salga rana el coche de segunda mano

Si compra a un particular, pida un informe a la DGT y verifique el estado del motor y del cuentakilómetros.

Coches en exposición en un Salón de Vehículos de Ocasión. La visita a estas ferias es cada vez más frecuente en España.
Coches en exposición en un Salón de Vehículos de Ocasión. La visita a estas ferias es cada vez más frecuente en España.

Desde luego, no se trata de una operación a corazón abierto o de hacerse con el casoplón de sus sueños, pero comprar un coche de segunda mano es una decisión que puede reventar muchos bolsillos si el vehículo en cuestión sale rana.

En España, los coches de segunda mano son, con diferencia, en estos momentos los más buscados en internet (el 78%, según recoge un estudio de la compañía Direct Seguros) y también los más vendidos: por cada coche nuevo se venden 1,7 de ocasión.

Las razones son obvias. Son más baratos y por mucho menos dinero se puede disfrutar de un vehículo de mayor categoría y mejor equipamiento. “Cuesta menos dinero en relación con los años de uso y, además, permite disfrutar de coches de menor antigüedad [renueva el parque]”, alega Gerardo Cabañas, director general de AutoScout24, una plataforma de automoción que cuenta con más de 100.000 ofertas de vehículos de todo tipo.

En los últimos cuatro meses, la venta de automóviles usados en España creció más de un 17% –de acuerdo con Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor)–, lo que demuestra que muchos españoles han vencido el prejuicio de tener que estrenar el coche a toda costa. ¿Tendrá que ver también el efecto millennials, más proclives a compartir que a poseer, entre otras cosas, el automóvil?

En la tienda oficial hay que pagar el IVA y el impuesto de transmisión está incluido en el precio

La mitad de las ventas de vehículos de ocasión en España se realizan entre particulares, lo que evidencia que se ha perdido mucho miedo a comprar directamente, pero también requiere tomar una serie de cautelas porque, aunque es más barato que comprar al profesional, “a veces lo barato puede salir más caro”, advierte Cabañas.

Eduardo Bayo, cofundador de Inventariomotor, una plataforma que gestiona stocks de coches usados en la nube, asegura que “las garantías que ofrece un vendedor profesional no las ofrecen los particulares”. Generalmente, los vehículos de concesionario pasan una exhaustiva revisión: son reparados si tienen alguna avería o desperfecto y están puestos a punto, puntualiza Bayo.
Concesionario o particular

El profesional está obligado por ley a dar una garantía mínima de un año (al margen de la original) sobre el coche vendido y aunque nadie puede garantizar que el vehículo no se va a averiar un día después de que esta se cumpla, es una opción a considerar porque, si ocurre, el profesional se tiene que hacer cargo de la reparación.

Las cifras

17,3% es la subida de las ventas de coches usados en los cuatro primeros meses de este año, lo que supone que por cada coche nuevo se venden 1,7 de segunda mano. Este año, las ventas de ocasión alcanzarán las 1,8 millones de unidades, prevén en Ganvam.

62% es lo que se ha disparado la compra de vehículos por parte de las empresas españolas, alcanzando el 16% del total del mercado español. Los vehículos seminuevos, con una antigüedad de hasta tres años, fueron los que más tiraron del mercado de reventa.

No obstante, puede darse la circunstancia de que el vehículo tenga un vicio oculto o, lo que es lo mismo, un defecto o avería no documentada. Esta figura también permite reclamar al vendedor, bien la reparación o bien la resolución del contrato, pero, según reconoce Cabañas, es bastante difícil de demostrar. Normalmente, si no hay acuerdo entre las partes, se suele acabar en complejos, lentos y caros procesos judiciales, por lo que es conveniente inspeccionar el coche minuciosamente.

  • Impuestos

El concesionario también se encargará de gestionar todos los trámites administrativos de la venta, incluidos los gastos del impuesto de transmisiones patrimoniales que Hacienda establece en un 4% del valor asignado al vehículo. Pero comprar en el canal profesional obliga a desembolsar el 21% de IVA.

Al igual que cuando se adquiere una casa se solicita una nota simple en el Registro de la Propiedad, en el caso de un coche adquirido a un particular es imprescindible solicitar un informe del vehículo en la Dirección General de Tráfico.

  • Informe de Tráfico

Este documento aporta información sobre el propietario real del vehículo, posibles embargos o si sobre él existe todavía una deuda con el banco que puede imposibilitar la transmisión.
Además, el informe también recoge si tiene la ITV al día, quiénes son los propietarios anteriores, entre otros. Problemas que no se dan en el concesionario, porque todas las incidencias o fallos tienen que estar documentados.

Para saber si el vehículo está en buen estado es esencial probarlo y verificar el estado del motor, de las marchas, los frenos, etcétera, en el mayor número de situaciones posible, así como fijarse si tiene un ralentí irregular o ruidos extraños, aconseja Bayo.

  • Cuidado con el cuentakilómetros

Pero también es imprescindible fijarse en el cuentakilómetros, clave para determinar la antigüedad y comprobar que el precio del vehículo es apropiado. Aunque no es fácil comprobar de un vistazo si ha sido manipulado, arguye Cabañas, se pueden detectar síntomas que revelen los kilómetros reales, como el desgaste del volante, del pomo de la palanca de cambios, de los botones de la consola central o del propio asiento, etcétera.

Asimismo, Bayo recomienda también fijarse en el cuadro de mandos, por si tiene alguna luz que indique fallos, y en el plano mecánico, verificar que el tubo de escape no tenga grietas o una excesiva emisión de humos; el deslizamiento de los cinturones de seguridad, si funciona el aire acondicionado o posibles cambios en la tonalidad de la pintura de la chapa, que pueden indicar siniestros anteriores.

  • Carrocería

En AutoScout24 aconsejan que el estado de la chapa se revise a la luz del día y cuando no llueva. Además, la mejor manera de comprobar las abolladuras y la situación de las puertas es mirando desde el ángulo lateral. También hay que desconfiar de las pegatinas en el vehículo, ya que pueden tapar arañazos o defectos pasados.

El seguro, hasta un 22% más caro en usados

Que no le salga rana el coche de segunda mano

Puede resultar sorprendente, pero un estudio del comparador Rastreator afirma que los seguros de los coches usados pueden ser hasta un 22% más caros que los de los coches nuevos. Algo que hay que sopesar a la hora de tomar la decisión de compra.

En los modelos Ford Focus, Seat Ibiza, Seat León, Renault Mégane y Volkswagen Golf (por cierto, los más populares en el mercado de segunda mano), el precio de la prima del seguro es más alto cuando son de ocasión, según el informe. La razón para Rastreator es que los coches con mayor antigüedad tienen menos elementos de seguridad, teniendo en cuenta que en los últimos años la industria del motor ha evolucionado mucho. “La probabilidad de sufrir accidentes, pequeños golpes o percances es mayor”, en este tipo de coches, aclaran.

Además, el cálculo de la prima de las aseguradoras se apoya en multitud de variables, entre ellas, los siniestros, y los usados tienen más probabilidades de haber sufrido accidentes o golpes. Lo mismo ocurre con el uso de las garantías de la póliza. Los de segunda mano normalmente suelen recurrir más a servicios como la grúa, por pinchazos, averías, etc., y a otras coberturas como la de incendios. El seguro es un elemento a valorar a la hora de decidirse por un vehículo de segunda mano.

En el portal de automoción AutoScout24 recomiendan, antes de comprar el vehículo, monitorizar durante algunos meses el mercado, en las plataformas de análisis de precios que ayudan a seguir en tiempo real la evolución de los precios medios de cada modelo y a comparar con otros vehículos anunciados de características similares. También es conveniente informarse sobre gastos futuros, como el consumo de combustible, el impuesto de circulación y el mantenimiento que supone el vehículo que se quiere adquirir.

Además de tener en cuenta todos estos factores, para los compradores menos arriesgados, el Real Automóvil Club de España (RACE) acaba de poner en marcha un servicio que certifica el estado del automóvil en los coches de ocasión. Los denomina vehículo certificado y consiste en que un equipo de profesionales independientes realiza un análisis y diagnóstico del automóvil. Luego emite un informe considerando los elementos mecánicos, de seguridad, mantenimiento, estéticos y documentación. Aunque este servicio (que cataloga el coche desde uno a cinco volantes de calidad) está destinado a los profesionales de la venta de coches de ocasión, es una garantía para los que compran, al tratarse de peritos independientes.