Editorial

Un ejemplo de apoyo a la empresa

Las empresas cotizadas españolas de pequeña mediana capitalización tienen hoy en Nueva York y mañana en Chicago una cita excepcional para darse a conocer ante los inversores internacionales y mejorar su liquidez y su capacidad de financiación. El Spanish Small & Midcaps Conference, que organiza BME (Bolsas y Mercados Españoles) y JB Capital, incluye este año a 14 compañías cuyos representantes mantendrán 150 reuniones con un total de 40 inversores estadounidenses. Axiare, BME, CAF, Dia, Ebro Foods, Eurocap, Hispania, Indra, Lar, Merlin Properties, NH Hotel Group, PharmaMar, Prisa y Sacyr son el grupo que integra la quinta edición de esta iniciativa.

 Mientras que las grandes cotizadas españolas, con presencia en diversos mercados, están suficientemente consolidadas internacionalmente o tienen herramientas eficaces para darse a conocer a los inversores foráneos, las small y las midcaps resultan menos conocidas. Ello supone que cuentan, a priori, con muchas menos posibilidades de atraer capital extranjero y de mostrar su solvencia y sus fortalezas. La fórmula para lograrlo no es otra que aumentar la transparencia y que establecer contacto directo con los inversores, algo más necesario que nunca en el contexto de incertidumbre política que España vive actualmente. Desde la organización del Spanish Small & Midcaps Conference se reconoce que a lo largo del evento habrá que explicar a los inversores estadounidenses el por qué de la repetición de elecciones generales en el país. Una tarea a la que puede ayudar de forma notable el anuncio, realizado ayer, de la próxima visita de Barack Obama a España, la primera que realiza un presidente de EE UU en 15 años.

Las empresas de pequeña y mediana capitalización constituyen un núcleo de valores cuya rentabilidad a largo plazo es en muchas ocasiones mayor que la ofrecida por compañías más grandes y cuya volatilidad no es superior a la de estas. Entre esas firmas destacan especialmente las que tienen relación con los servicios por su estrecha vinculación a los altibajos del ciclo económico, lo que aumenta sus expectativas en un escenario como el actual, de recuperación de la economía y del consumo. El ejemplo del Stoxx Europe Small 200, uno de los índices europeos que siguen la evolución de estos valores, muestra que a lo largo de los últimos 16 años solo ha habido tres ejercicios en los que las grandes cotizadas hayan tenido mejor comportamiento bursátil. Por todos esos motivos, y por las oportunidades de crecimiento que pueden ofrecer a este perfil de compañías, iniciativas como esta son una forma eficaz y transparente de apoyar a las empresas españolas y de mejorar sus vías de crecimiento y financiación.