Empresas Vintage

Ray-Ban: Las gafas más vendidas tienen alma de aviador

Ray-Ban nació en EE UU antes de la Segunda Guerra Mundial

Fue la solución para los pilotos que sufrían con la luz del sol en las alturas

Ray-Ban: Las gafas más vendidas tienen alma de aviador

A día de hoy, continúa la controversia acerca de qué avión realizó el primer vuelo de la historia. Varios expertos le atribuyen el mérito a los conocidos hermanos Wright, y otros, al brasileño Alberto Santos Dumont. La lista de posibles candidatos se amplía con muchos más nombres, como Henri Farman o John William Dunne. Lejos de resolverse este misterio, lo que sí parece estar claro es que la primera edad de oro de la aviación llegó en el periodo de entreguerras, cuando se construyeron varios prototipos de aviones militares, más potentes que los primeros, que alcanzaban mayor altura y podían recorrer grandes distancias. Además, el papel clave de la aviación en la Primera Guerra Mundial llevó a las potencias a prestar mucho más interés por este sector.

Así, en la década de los treinta, durante los primeros vuelos a mayor altitud, muchos pilotos del Ejército del Aire de Estados Unidos se dieron cuenta de que, a varios kilómetros sobre el nivel del mar, la luz solar era mucho más fuerte, la visibilidad se complicaba y los mareos eran frecuentes. De esta forma, el cuerpo militar solicitó al alto mando que el traje reglamentario de piloto contase también con unas gafas protectoras que frenasen la fuerte radiación. La empresa óptica encargada de tal tarea fue la estadounidense Bausch & Lomb, que bautizó el modelo con el nombre de Ray Banner (barrera para los rayos, en inglés). Es así como, tomando la sílaba inicial de cada palabra, nació la popular marca de gafas Ray-Ban.

Cronología

Las gafasde la marca se popularizaron entre aviadores como Amelia Earhart,ya que aliviaba las molestias del sol en los ojos durante el vuelo.
Las gafasde la marca se popularizaron entre aviadores como Amelia Earhart,ya que aliviaba las molestias del sol en los ojos durante el vuelo.

1937. Nace la marca Ray-Ban, lanzada por la empresa estadounidense Bausch & Lomb. Pensada para reducir el impacto de los rayos solares de los pilotos de guerra, rápidamente se popularizó entre otros grupos de la sociedad, sobre todo aquellos que practicaban deportes al aire libre, tales como la caza o pesca.

Años cuarenta. Ray-Ban dispara su producción, ya que se convierte en el proveedor del Ejército del Aire de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Años cincuenta. La influencia de Hollywood se vuelve determinante en la sociedad estadounidense y el cine se convierte en el mejor escaparate para una marca que lucen en la gran pantalla actores del porte de James Dean o Audrey Hepburn.

1969. El catálogo de Ray-Ban lo forman ya más de 50 modelos diferentes, cuando nueve años antes eran solo 30. La influencia del mundo de la moda aupó su ascenso.

1999. El éxito de las gafas de sol como accesorio hace que la compañía italiana Luxottica adquiera en propiedad todos los modelos ópticos de la empresa fundadora de Ray-Ban. Esta marca es, en buena parte, responsable de la facturación del grupo, que el pasado año superó los nueve millones de euros.

El primer modelo, lanzado en 1937 únicamente para uso militar, fue bautizado, cómo no, como Ray-Ban Aviator. Se caracterizaba por una montura metálica de color dorado, lentes verdes con un 75% de oscuridad, un puente de dos barras, patillas en espátula y el logotipo de la marca, en diminuto tamaño, sobre la lente derecha. El modelo aviador actual, pese a haber evolucionado, continúa con la esencia de los primeros anteojos.

Pero la firma óptica se dio cuenta rápidamente de que el uso de estas gafas podía ir mucho más allá de las alturas del cielo. Así, tan solo un año después, en 1938, la marca comenzó a venderse a todo el público y empezaron a ganar adeptos entre quienes practicaban deportes y otras actividades al aire libre. El segundo modelo lanzado fue Ray-Ban Shooter, con lentes verdes, o también con lentes de color amarillo claro, perfectas para los días nublados, ya que aumentaban la nitidez y filtraban la luz azulada para reducir los efectos de la neblina. El detalle característico de este modelo fue el pequeño anillo situado entre ambas lentes, pensado para dejar en él el cigarrillo encendido y así tener las manos libres.

Todos estos diseños parece que cosecharon sus frutos en una época en la que no existían productos similares. Y Ray-Ban supo aprovechar el tirón. El siguiente objetivo de la empresa fueron los cazadores, tiradores y pescadores. Así, el nuevo diseño, llamado Skeet Glass (referido al deporte de tiro al plato) y lanzado solo un año después del anterior, se caracterizó por las varillas y las patillas de la montura, cubiertas con materiales como el nácar o la piel de becerro para ocultar los destellos y que el portador pudiese evitar ser visto. La influencia militar, no obstante, siguió guiando los pasos de la firma, que continuó diseñando modelos para la flota aérea.

La Segunda Guerra Mundial marcó el ritmo de la producción de los años cuarenta, y aunque la empresa no conserva cifras de fabricación, Ray-Ban fue durante estos años el único proveedor óptico del Ejército estadounidense. Algunos modelos marcaron un antes y un después, en concreto, uno con un revestimiento especial en la parte superior de la lente que mejoraba la protección, pero que se degradaba poco a poco en la parte inferior para poder ver con claridad los mandos del avión. Varios años más tarde, las películas bélicas de Hollywood empezaron a marcar tendencia y muchos de los prototipos de guerra, sobre todo el aviador, se adaptaron a la moda de la calle, con modelos como Ray-Ban Olympian, Ray-Ban Wayfarer o Ray-Ban Caravan. De hecho, también se empezaron a lanzar colecciones y diseños únicamente femeninos, e incluso infantiles.

A principios de 1960, la marca contaba con 30 modelos, y en menos de diez años el número del catálogo ascendió hasta superar los 50. Y aunque la moda empezó a coger peso, el nicho deportivo seguía siendo una de las bazas de la empresa. En 1970 creó las primeras gafas con lentes de espejo, pensadas para los alpinistas, y cuatro años después, las lentes Ambermatic, que cambiaban de color en función de la intensidad de la luz.

Fruto del éxito de la marca, en 1999, el grupo Luxottica adquirió el segmento de monturas de Bausch & Lomb, incluidas las propias Ray-Ban. Desde entonces, es uno de los pilares de esta compañía italiana, que cerró 2015 con una facturación de más de nueve millones de euros, sin ofrecer información adicional sobre el peso que cada una de sus marcas aporta al valor final.

El cine y la música como escenario

John F. Kennedy, con unas Ray-Ban.
John F. Kennedy, con unas Ray-Ban.

Entrada la década de los cincuenta, Hollywood comenzó a influir como nunca en los gustos, comportamientos y aficiones de la sociedad. Es en esta época cuando Ray-Ban lanza al mercado el mítico modelo Wayfarer, que empezaron a lucir rápidamente estrellas de la gran pantalla como James Dean, en Rebelde sin causa, o Audrey Hepburn, en Desayuno con diamantes.
En otros éxitos del cine, como The Blue Brothers, Top Gun y Risky Business, también se vieron unas Ray-Ban en el rostro de los protagonistas, algo que se repitió años más tarde en películas como Men in Black o en Miedo y asco en Las Vegas.
Los escenarios de música también hicieron que Ray-Ban saltase a la fama. Uno de los mayores ejemplos es el de la gira Bad de Michael Jackson, entre 1987 y 1989, la que tuvo más público en la historia de la música y en la que el rey del pop saltó a cada uno de los escenarios con un modelo Ray-Ban Wayfarer.