Investigación

La inmunoterapia sigue abriéndose paso en oncología

El melanoma y el cáncer de pulmón logran avances significativos con nuevos tratamientos

La inmunoterapia sigue abriéndose paso en oncología
Thinkstock

La inmunooncología está cambiando las expectativas actuales de supervivencia a largo plazo de pacientes de cáncer de pulmón y melanoma. Ello se desprende de unas jornadas organizadas en Madrid por Bristol-Myers Squibb (BMS), en las que expertos de este campo analizaron los últimos avances en las técnicas que alteran el sistema inmunitario para hacer frente al cáncer.

Los efectos de la inmunoterapia están demostrando ser especialmente positivos con estos dos tipos de cáncer. “Desde 2010 estamos asistiendo a una serie de avances en el tratamiento de pacientes con melanoma metastásico que han cambiado radicalmente su abordaje”, aseguró durante las jornadas el doctor Iván Márquez Rodas, coordinador de la unidad de cáncer heredofamiliar en el Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. “Se trata de un campo que estaba estancado desde los años setenta en la administración de quimioterapia”, añadió.

Nuevos usos del nivolumab

El uso de Opdivo (nivolumab) acaba de ser ampliado por la Comisión Europea en monoterapia para el cáncer de pulmón no microcítico no escamoso, localmente avanzado o metastásico después de quimioterapia previa en adultos, además de para el carcinoma avanzado de células renales después de tratamiento previo en adultos.

El doctor Paul Lorigan, de The Christie Clinic de Manchester (Reino Unido), una autoridad en melanoma, fue uno de los ponentes claves del simposio. “Los últimos avances han aumentado la supervivencia de los pacientes de los 4 a los 13 meses”, indica a CincoDías. Esos resultados, explica, se obtienen por dos vías: los tratamientos que estimulan el sistema inmunológico (inmunoterapia) y las terapias dirigidas a subgrupos de pacientes que tienen una mutación particular del melanoma. En este último caso, se trata de bloquear los genes responsables de las mutaciones.

“El potencial de la inmunoterapia es que, modificando el sistema inmunológico, podemos lograr que los pacientes sean supervivientes a largo plazo”, subraya Lorigan. Combinando la administración de dos grupos de tratamientos, los anticuerpos CTLA4 y los inhibidores PD-1, el equipo del británico ha conseguido que una pequeña pero significativa proporción de pacientes sean supervivientes a largo plazo. “No están curados, pero alcanzan los cinco y seis años sin depender de la enfermedad”, destaca.

Opdivo (nivolumab), desarrollado por BMS, es uno de los inhibidores PD-1 más recientes, según asevera Lorigan. “Apaga el sistema inmunológico de la célula cancerígena. Se trata de un anticuerpo, y las pruebas han detectado que sirven también para cáncer pulmón”.

La combinación de los dos tratamientos que emplea el doctor Lorigan fue aprobada por la Food and Drugs Agency (FDA), el regulador de EE UU, hace siete meses. “Todavía no se han usado juntos durante demasiado tiempo, así que no conocemos su efecto a largo plazo. Aunque estamos muy esperanzados”. Además de en melanoma, esta nueva vía de actuación parece funcionar en otros tipos de cáncer, asegura este experto. “Especialmente en el de pulmón, pero también en el de cuello y, muy probablemente, funcionará en algunos más”.

Paul Lorigan.
Paul Lorigan.

Aunque pueda parecer que no tienen nada que ver, el melanoma y el cáncer de pulmón están muy relacionados. En ambos casos implican grandes mutaciones que dañan el ADN. Y los cánceres que tienen tantas mutaciones son más dados a responder ante tratamientos de inmunoterapia, explica el profesor Lorigan.

  • Buen punto de partida

¿Cuál es el siguiente paso? Para este experto, quedan varios pasos por dar. “Uno de ellos es predecir mejor quién responderá y quién no a cada uno de los tratamientos”, indica. “También hay que trabajar para dilucidar mejor cuál es la secuencia óptima del tratamiento, es decir, ver cuál se debe administrar antes en caso de que el paciente sea apto para los dos”. Otro aspecto no menor será reducir el coste de los tratamientos. Y ver durante cuánto tiempo se deben administrar.

Solo el cáncer de pulmón se cobra más de 21.000 muertes al año en España, además de 25.000 casos diagnosticados, según datos del estudio Globocan 2012. Se trata de un cáncer que se detecta en estadios muy avanzados. La inmunoterapia arroja una nueva esperanza para quienes lo padecen.